Más de Costa

Vecinos de Coma-ruga piden medidas para reducir la velocidad en sus calles

En la zona hay una superficie comercial y el paso de coches a elevada velocidad es constante

José M. Baselga

Whatsapp
Los vecinos protestaron en la calle.

Los vecinos protestaron en la calle.

Vecinos de la urbanización Garrofers de Coma-ruga denuncian la velocidad a la que circulan algunos conductores por calles del núcleo. Pese a ser viales estrechos en los que además hay coches aparcados, son muchos los que aceleran de manera irresponsable.

Ya han habido atropellos de mascotas y los vecinos temen que en cualquier momento pueda suceder el arrollamiento de una persona. La zona es de casas unifamiliares y muchos niños van en bicicleta por las calles o salen corriendo de las casas. Además las aceras son estrechas y debe caminarse por la calzada.

Los residentes en la urbanización reclaman al Ayuntamiento que coloque sistemas para reducir la velocidad de los conductores como bandas sonoras o badenes.  También piden más señalización vertical y horizontal, ya que la que hay está muy desgastada y prácticamente es invisible en algunas zonas. Incluso plantean que se coloque un radar.

Este sábado los vecinos realizaron una concentración de protesta y colocaron pancartas reclamando soluciones  y recordando que la velocidad máxima es la zona debe ser de 30 km/hora. En cambio en el núcleo todavía hay señales de 40 que los residentes piden que se retiren y advierten que mantendrán las protestas.

La situación sin embargo no es nueva. Hace años también protestaron por la velocidad en sus calles. En la urbanización hay una superficie comercial y el paso de coches es constante durante todo el día. Los vecinos explican que desde primera hora de la mañana la zona parece un circuito de velocidad. Algunos coches pasan a más de 80 kilómetros, dicen.

Tras la apertura de la superficie comercial en 2012 que supuso el incremento de circulación en la zona residencial de viviendas unifamiliares también hubo protestas para conseguir que la cadena comercial habilitase un carril directo desde la N-340 para evitar el tránsito por las calles.

Ahora los vecinos pedirán a los gestores del supermercado que intermedien con el Ayuntamiento para que coloque sistemas reductores de velocidad que eviten la peligrosidad en las calles. Los vecinos piden medidas como los badenes colocados en el vial de Les Madrigueres «porque además aquí hay casas y es un peligro. Queremos la misma seguridad que allí»

La reivindicación de mejorar la señalización y la seguridad vial en el núcleo de Garrofers de Coma-ruga se extiende a toda la urbanización. Este mismo sábado sobre las cinco de la tarde hubo un accidente en el cruce de las calles Jaume Huguet y Telègraf. Dos coches colisionaron si mayores consecuencias ya que iban a poca velocidad.

El accidente en el cruce.

Los vecinos explican que sin embargo los frenazos son constantes en ese mismo cruce ya que las señales horizontales son invisibles y son muchos los que corren en exceso. En el cruce del accidente de este sábado ya se han producido diferentes siniestros.

Temas

Comentarios

Lea También