Vecinos de Miami Platja exigen la reparación de una tubería con fugas reiteradas

Los residentes en los edificios Sícoris y Hawai alertan del peligro de esta cañería privada que se ha roto en varias ocasiones. Desde Nostraigua se ha hecho una reparación urgente 

Cristina Sierra

Whatsapp
FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

Los residentes en los edificios Sícoris y Hawai de Miami Platja están desesperados por los reiterados problemas que sufren por las fugas en la tubería de agua de la asociación de El Pozo de las comunidades Bahía. Hace justo un año, los vecinos denunciaron al Diari que estaban hartos de las humedades y filtraciones de agua que causaba la cañería privada. En ese momento el consistorio llevó a cabo una reparación de forma subsidiaria pero hace seis meses la tubería se rompió de nuevo y la situación se agravó.

«La cañería volvió a romperse en tres partes y no podemos estar así porque tenemos miedo a que pase una desgracia. Hay muchas fugas de agua y tenemos el paseo otra vez inundado», lamenta Toni Martínez, presidente de la comunidad de propietarios del edificio Sícoris. Tanto este bloque como el Hawai están afectados desde hace tiempo, de forma directa, por el conducto que abastece de agua de pozo y pasa por la vía pública para conectar los edificios de los apartamentos Bahía.

Pero el problema está en que los responsables del pozo no quieren que la red sea municipal y tampoco quieren llevar a cabo los trabajos de reparación pertinentes, una petición que ha realizado el consistorio en varias ocasiones.

FOTO: Alfredo González

Como señala Martínez, esta vez la rotura, que afecta a cerca de 200 residentes, no ha ocasionado daños en la tercera planta del parking como sí ocurrió el año pasado. No obstante, temen que el agua se siga filtrando por el interior del inmueble. «Los vecinos estamos en alerta porque no sabemos qué hay.

Tenemos miedo de que el agua esté por el interior de los edificios, no sabemos por dónde va a salir», afirma. Ante esta preocupación, los vecinos han levantado un acta notarial por si la fuga causa una «catástrofe». El presidente de la comunidad de propietarios de Sícoris explica que querían dejar constancia de que algo está pasando. «Esta cantidad de agua se está metiendo por dentro de los edificios y teníamos claro que debíamos notificar este problema».

El residente también asegura que cuando detectaron que las fugas volvieron a producirse se pusieron en contacto con la Policía Local pero no se hizo nada hasta la semana pasada, cuando desde la empresa Nostraigua se arregló la cañería. «Hicieron un pegote que dejó de funcionar a las horas. Necesitamos que lo arreglen urgentemente. Se han tenido que cambiar los cables eléctricos porque se humedecían y saltaban los diferenciales. El ayuntamiento debe actuar ya, hay una negligencia.

Somos varios vecinos afectados. Sí es cierto que hay muchos que son de segunda residencia pero todos pagamos los impuestos igual que el resto de contribuyentes del municipio», manifiesta. Una de las posibles soluciones para acabar con esta «pesadilla», según Martínez, sería que el consistorio realizara las obras y avanzara el dinero y posteriormente reclamar al propietario del pozo el importe.

Reparación subsidiaria

Desde el consistorio informan que el ente público Nostraigua ha realizado en los últimos años varios trabajos de reparación de la tubería que suministra agua a los edificios Bahía Palace 1, 2 y 3. El sábado pasado se llevó a cabo el último arreglo de forma subsidiaria y a raíz de un Decreto de Orden de Ejecución, teniendo en cuenta que la persona obligada, la Asociación de Propietarios Bahía Palace, que es la titular del tramo de tubería de suministro privado de agua potable, no había efectuado los trabajos pertinentes. Fuentes municipales explican que el gobierno ha intentado actuar en varias ocasiones para que los propietarios solucionen de una vez por todas estas fugas.

«El Ayuntamiento ha realizado diferentes requerimientos a la asociación, que en 2020 pidió la licencia de obras para arreglar la tubería. Un procedimiento que continúa en trámite porque no han presentado la documentación que se les ha pedido, entre ella, el proyectado adecuado a los requerimientos de la obra y documentación justificativa de la correcta prestación del servicio», aseguran. 

Además confirman que Nostraigua y el Ayuntamiento siguen manteniendo conversaciones e insistiendo a la entidad de vecinos para que actúe y «asuma la responsabilidad» que tiene respecto a esta cuestión. «La intención es que reconsideren conectarse al suministro de agua potable del municipio para asegurar el control de calidad y garantías del servicio», comunican desde el consistorio. 

Temas

Comentarios

Lea También