Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Vecinos de Mont-roig denuncian la falta de alumbrado en la vía pública

Viven en el Casalot y temen que haya atracos o agresiones. Hace apenas unos días ya intentaron robar en un chalet
Whatsapp
Algunos de los vecinos afectados, indignados por la falta de alumbrado en la vía pública. Foto: Alba Mariné

Algunos de los vecinos afectados, indignados por la falta de alumbrado en la vía pública. Foto: Alba Mariné

La falta de servicios y mantenimiento es evidente en la urbanización Casalot de Mont-roig del Camp. Pero los vecinos de las calles de la conocida Zona Ranxos llevan semanas con una problemática añadida. Cuando oscurece, el alumbrado de la vía pública no se enciende. Primero creyeron que, como en otras ocasiones, sería sólo durante un par de días. Pero llevan así un mes, y aseguran que afecta a su día a día y a la seguridad de medio centenar de familias.

Antonio López es uno de los vecinos que reclaman soluciones. Critica que desde el año 2008, los problemas de alumbrado son constantes, sobre todo cuando llueve con intensidad. «Ya entonces, sobre estas fechas, estuvimos un mes y medio sin luz. Y se cometió un crimen en una vivienda. Ahora estamos preocupados. Son las mismas fechas y tenemos el mismo problema. Tenemos miedo de que pueda ocurrir algo similar», lamenta López, quien puntualiza que «cuando es de noche, nuestras calles se convierten en la boca del lobo».

Los problemas con el alumbrado público no se habían prolongado más durante tanto tiempo. «Pero ahora llevamos demasiados días y nadie nos da soluciones», lamentan los vecinos, quienes aseguran que hace apenas unos días ya hubo un intento de robo en una vivienda. «Ocurrió en una casa propiedad de una señora francesa, que tiene en Miami su segunda residencia. Saltó la alarma y no llegaron a robar nada. Pero no nos sorprendería que aprovecharan esta situación para intentarlo de nuevo en alguna otra casa», lamenta López, quien asegura que cuando saca a pasear al perro «no se ve nada». Y es que los robos, añaden, son una de sus principales preocupaciones.

Marita Kiener es también una vecina perjudicada. Es alemana, y en 2008 adquirió su casa en esta urbanización de Miami. Está preocupada y se siente insegura. «Cuando oscurece no se puede caminar por la calle. Hay denuncias, hay robos... Da miedo salir», insiste esta vecina, a lo que Rafael Moya, otro ciudadano, añade: «Una cosa llama a la otra. Y ya estamos cansados de vivir así».

Abandono municipal

La situación del Casalot es complicada. El alumbrado público es competencia de los propios vecinos. Los servicios no están recepcionados, y reclaman que se haga cargo el Ayuntamiento. «Pagamos, como todos, pero no tenemos nada de nada. Deberían haber asumido la gestión hace al menos cinco años», insiste Antonio López, quien espera que alguien les dé una solución definitiva. Mientras, aseguran que han tenido problemas con okupas, y que ya no les llega el correo postal: «Nos tienen abandonados».

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También