Más de Costa

Vecinos de Torredembarra exigen recuperar la rotonda de la A-7

Los bloques de hormigón de la rotonda aérea de la autovía A-7 deberían retirarse ese día, coincidiendo con la gratuidad de la AP-7 desde Tarragona hasta La Jonquera

ISAURA VALLE

Whatsapp
La solución momentánea de las New Jersey realmente no ha acabado con las retenciones en esta rotonda de Torredembarra. FOTO: ALBA MARINÉ

La solución momentánea de las New Jersey realmente no ha acabado con las retenciones en esta rotonda de Torredembarra. FOTO: ALBA MARINÉ

Faltan ya solo 20 días para que la AP-7 desde Tarragona hasta La Jonquera pase a ser gratuita. Fecha en la que, de cumplirse lo prometido, deberían quitarse los New Jersey que cierran en dos hileras separadas por una veintena de metros la circulación interna de esta rotonda.

Precisamente, fue la entrada en vigor de la gratuidad de la AP-7 entre Tarragona y Alicante, en agosto de 2018, y la obligación de trasladar el trasporte de mercancías a las vías rápidas (fueran de pago o autovías), los hechos causantes de la instalación de estos muros de cemento.

Al finalizar el tramo de autovía desde Vandellòs hasta La Móra, los camiones debían circular por un solo carril hasta la rotonda de Torredembarra para incorporarse a la autopista. Y, algunos de los camiones que viajaban en sentido sur, también salían en Torredembarra y volvían a entrar en la AP-7 para ahorrarse el pago del tramo gratuito hasta Salou.

La colocación de estas barreras causó múltiples quejas de los vecinos torrenses, de los pueblos de alrededor y, sobre todo, de los habitantes de la urbanización de Brises del Mar de Altafulla, una de las zonas más perjudicadas, puesto que tienen que «hacer esa vuelta de la rotonda y tragar con eso varias veces al día».

Torredembarra pide construir un 'by-pass' para evitar que se siga taponando la rotonda

La decisión final

Las numerosas protestas fueron perdiendo fuerza a la vez que Carreteras del Estado se comprometía a retirar automáticamente las New Jersey una vez suspendidos los peajes en la autopista AP-7. Ahora, parece ser que esa decisión no va a ser inmediata, sino que dependerá de lo que determinen los técnicos del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana.

Según afirman fuentes de la Subdelegación del Gobierno, aunque todo hace pensar que finalmente se quitarán, esta decisión se tomará tras el estudio correspondiente del nuevo escenario una vez levantadas las barreras del peaje.

Desde la asociación de vecinos de Brises del Mar han decidido contactar con el subdelegado del gobierno, Joan Sabaté, con la finalidad de conocer el estado actual del problema e informar de que «si no lo desbloquean en ese momento, tal y como prometieron, nosotros vamos a plantarnos allí hasta que se desbloquee. No vamos a dejar pasar ni un minuto más. Si no nos informan del día y la hora en que se retirarán las barreras, nosotros el día 1 de septiembre -a las doce de la noche del 31- nos plantaremos allí y no se circulará en ningún sentido».

La promesa por parte del subdelegado del gobierno llegó hace un par de años, en una reunión con los alcaldes de las poblaciones afectadas y ante la presión de las movilizaciones en la rotonda realizadas por los afectados. En ese momento, ante la negativa inmediata de retirada de las New Jersey, se apostó por una mejora en la señalización y seguridad de la zona, debido a los numerosos accidentes que tenían lugar.

Esas medidas sí llegaron a contribuir en la disminución de los incidentes, pero realmente nunca se ha conseguido una buena movilidad en la rotonda. A las puertas de la gratuidad de la AP-7 y en plena época veraniega, los lunes, viernes y fines de semana, siguen formándose colas aunque «con la situación causada por la pandemia ya se ha visto bastante reducido el tráfico», afirman desde la asociación de vecinos de Brises del Mar, quienes durante todo este tiempo aseguran haber sido «olvidados por el ayuntamiento de Altafulla, tanto en este como en otros conflictos». Por este motivo, han decidido iniciar los trámites para formar un partido político con el que poder presentarse en las próximas elecciones municipales como entidad propia y no en representación de la asociación de vecinos.

Propuesta municipal

A pesar de la gratuidad, se da por hecho que seguirá habiendo tráfico rodado pesado que use la autovía hasta La Móra y luego prosiga la marcha por la autopista.

El alcalde de Torredembarra, Eduard Rovira, ante la intuición de que la prolongación de autovía desde La Móra hacia el norte no se realizará, ya aseguró que sería necesario un ‘by-pass’ antes de llegar a la rotonda de Torrdembarra para construir un acceso directo entre las dos vías (A-7 y AP-7). De este modo, se podría lograr una mejora de la circulación interna y la movilidad de los vehículos desde este acceso.

Temas

Comentarios

Lea También