Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Veinte detenidos por alquilar residencias vacacionales ficticias

Ofertaban pisos en la costa de Tarragona pero también en Barcelona, otros puntos de España e incluso en Bruselas

Àngel Juanpere

Whatsapp
Imagen de una operación del Cuerpo Nacional de Policía. FOTO: DT

Imagen de una operación del Cuerpo Nacional de Policía. FOTO: DT

Una banda ofrecía chalets y viviendas –principalmente en la costa de Tarragona pero también en otros puntos de España y Europa– para pasar las vacaciones de verano por un precio que oscilaba entre 400 y 1.500 euros. Cuando los clientes –algunos procedentes de Alemania o Francia– acudían a su residencia de verano se encontraban con que estaba vacía o bien ocupada por sus legítimos dueños. El grupo organizado, cuyo cabecilla vive en El Vendrell, ha engañado a aproximadamente un centenar de personas, de las cuales 96 han presentado denuncia. La Policía Nacional de Tarragona ha detenido a 20 personas como responsables de este entramado, que habría logrado estafar más de 56.000 euros.

Las investigaciones se iniciaron en septiembre de 2015 cuando se tuvo conocimiento de la primera denuncia recibida en la comisaría provincial de Tarragona y que procedía de la comisaría local de Gandia. A partir de aquí la lista de afectados ha ido creciendo y repartidos por toda la geografía española: Madrid, Vilanova i la Geltrú, Sabadell, Sevilla, Alcobendas, Vigo, Zaragoza, etc. Pero también han sido víctimas personas que viven en Alemania, Francia e Italia. Se da la circunstancia de que una familia alemana acudió a Eivissa para pasar su vacaciones en la vivienda que había alquilado por 1.500 euros. Cuando quiso abrir la puerta salió la dueña.

El modo de actuar era siempre el mismo. El grupo utilizaba conocidas páginas webs, tanto españolas como extranjeras. En las mismas daba cuenta mediante un anuncio del alquiler de un apartamento para periodo vacacional, básicamente verano pero también alguno en invierno. Adjuntaba fotografías y los datos de la persona de contacto. Una vez realizado éste telefónicamente con el anunciante, se les exigía realizar un ingreso en una cuenta corriente en concepto de reserva, además de enviar una fotocopia del DNI para formalizar el contrato. Los supuestos clientes comprobaban días más tarde que habían sido víctima de una estafa, al no lograr contactar con el anunciante una vez realizado el pago.


Amplia oferta
La ‘oferta’ de apartamentos era muy amplia. Incluía toda la costa tarraconense –desde Tarragona a Calafell, pasando por Torredembarra, Altafulla, etc–, Eivissa, Benidorm, Palma de Mallorca, Ribadesella, La Coruña, Barcelona, etc. En el catálogo figuraban también viviendas en el extranjero, como Londres y Amsterdam.

Esta organización criminal estaba perfectamente jerarquizada y estructurada en sus diferentes cometidos y funciones. El jefe de la organización criminal era un ciudadano rumano de 26 años residente en El Vendrell, que era el responsable directo de insertar las falsas publicaciones en internet. Había sido detenido en una ocasión por Mossos por un delito de robo.

En el segundo eslabón se integraban los conocidos en el argot policial como ‘los conseguidores’. Son tres ciudadanos de origen marroquí, cuya misión era captar a las personas que supuestamente tenían que dar la cara para los contactos, y que eran los receptores de las transferencias bancarias. El tercer nivel de la organización, formado por 16 miembros, lo integraban personas de nacionalidad española, de escasos recursos económicos, quienes a cambio de una comisión abrían cuentas bancarias a su nombre y transferían el dinero ingresado por las víctimas a la organización, o bien entregaban en mano el dinero al jefe del clan, tras ser retirados de sus cuentas bancarias en cajeros automáticos. A estos últimos se les conoce con el nombre de ‘mulas’.

La mayoría de los 20 detenidos viven en El Vendrell, pero también hay uno de Torredembarra, tres de Reus, uno de Alacant, otro de Tarragona y uno más de Roda de Berà. Todos tienen antecedentes –uno cuenta con 32 arrestos anteriores-. Todos quedaron en libertad.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También