Más de Costa

Vertido de granza (bolitas) de polietileno en la playa de La Pineda

El Ayuntamiento de Vila-seca remite a la Guardia Civil un informe de la presencia de micropásticos e informa de ello al Port de Tarragona y a la AEQT 

Jordi Cabré

Whatsapp
FOTO: DT

FOTO: DT

La granza o pellet de polietileno ha aparecido de nuevo mezclado con la arena de la playa de La Pineda. Estos microplásticos esféricos diminutos se han convertido en los últimos años en una pesadilla (además de ser una contaminación) allá donde se depositan por su dificultad de recogerlos y por ensuciar uno de los atractivos de Vila-seca, su litoral.    

El pasado 9 de noviembre, el área de Serveis Públics elaboraba un informe municipal al encontrar en una de las esquinas de la playa, en la zona del Racó (cerca de donde nacieron las tortugas este septiembre), una gran cantidad de pellets.

El informe se remitió a la concejalía de Serveis Generals, Seguretat i Civisme con el fin de enviar el documento al Seprona de la Guardia Civil, que tienen desde 2019 una investigación abierta para esclarecer la procedencia de estos vertidos del compuesto sintético que se fabrica en el polígono industrial de Tarragona.

El Seproma acudirá en los próximos días para recoger muestras del material sintético

El informe del consistorio enviado a la Guardia Civil esta semana ha ido acompañado de una notificación a la Associació Empresarial Química de Tarragona (AEQT) y al Port de Tarragona. El objetivo municipal no es otro de conocer el origen el vertido y esclarecer una contaminación de la que nadie se hace responsable. Desde 2017, en diferentes épocas del año ha aparecido esta granza. Nadie ha podido establecer su origen y de ahí la investigación aún abierta por el Seprona.

FOTO: DT

Este informe municipal enviado a la Guardia Civil ha coincidido con la publicación del informe anual de la organización internacional Surfrider Foundation, en el que resaltan la «contaminación recurrente» en cinco puntos de Europa, entre ellos en el litoral de Tarragona y por extensión La Pineda. 

El Ayuntamiento, que realiza diariamente una limpieza de la playa señala que una parte del pellet se ha recogido manualmente, pero otra se dejará en la arena hasta que llegue la patrulla del Seprona y compurbe la presencia d eestos microplásticos.

A diferencia de los últimos vertidos, en esta ocasión la procedencia de este material sintético es por mar, ya que en las últimas semanas no ha habido ni fuertes rachas de viento ni lluvias torrenciales que hayan podido empujar por otras vías estas bolitas tandiminutas que se necesitan 35 de ellas para sumar un gramo. 

AEQT y Port de Tarragona

Fuentes de la AEQT han admitido la preocupación de la presencia de la granza en la playa y por ello su compromiso firme para poder controlar su proceso de fabricación y transporte para evitar que haya vertidos. Todas las empresas del polígono que fabrican granza están adheridas a este control de los microplásticos y desde hace un año las otras empresas que forman parte dle transporte del material se han sumado, de forma voluntaria, a esta responsabilidad de controlar la granza. Desde la AEQT se remarca que se trabaja intensamente para que «no se pierda ni un pellet» y que el compromiso de las empresas tarraconenses ha sido unánime.

El Port de Tarragona explica que no tiene tráfico a granel de pellets y que registraron dos contenedores de 1.660 kilos desde marzo de 2019 a este mes de noviembre.

Ningún contenedor no se abre ni se manipula en dependencias portuarias (salvo de si hay inspecciones aduaneraa), de forma que tal como llegan al Port son cargados a los barcos o viceversa. Fuentes del Port añaden que «está totalmente excluido que este tipo de material se pueda liberar en el entorno natural desde las instalaciones portuarias».

Los pellets aparecidos este mes de noviembre en Vila-seca ampliarán la investigación que lleva el Seprona y que de momento sigue sin esclarecerse el origen. El objetivo del Ayuntamiento es conocer la verdad y actuar con ella en consecuencia.

¿Tóxico o inocuo?

En enero de 2017, el Ayuntamiento de Vila-seca encargó a la empresa Eurofins el análisis de los pellets aparecidos. El objetivo era tener un informe independiente sobre la composición y poder tener pistas del origen del vertido.

El contenido explicaba que el material que compone la granza «está sujeto a la norma de ámbito europeo donde se especifica qué componentes debería contener para ser perjudicial para la salud humana». El análisis evidenció que los pellets no tenían ninguno de los 173 compuestos que serían nocivos para la salud y por tanto no afectarían a los usuarios de la playa, pero no daba pistas de su origen.

Temas

Comentarios

Lea También