Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Vía crucis por la carretera N-340

Un pastor evangelista inglés camina desde Valencia hasta Barcelona con una llamativa cruz de madera de veinte kilos y más de tres metros al hombro
Whatsapp
El inglés Alan Saunders camina por el arcén de la N-340 entre Creixell y Roda de Berà. Foto: Lluís Milián

El inglés Alan Saunders camina por el arcén de la N-340 entre Creixell y Roda de Berà. Foto: Lluís Milián

El inglés Alan Saunders salió el 17 de enero de Valencia y espera llegar hoy a Barcelona. Va andando por la carretera N-340. Por el arcén. Camina a buen ritmo, cargado con una enorme cruz de madera de más de tres metros y veinte kilos al hombro. No es un superhombre. Tiene truco. Lleva incorporada un ruedecita para poder desplazarla. Pero eso no le resta mérito. Aún así pesa lo suyo. Ymás cuando lleva ya casi dos semanas a rastras con ella. Su cara muestra signos de fatiga. No es precisamente un atleta. Su estado de forma es el de cualquier cuarentón que no ha pisado nunca un gimnasio. Hace frío pero él está acalorado. Va en manga corta. En su equipaje, una mochila que pesa quince kilos, lleva una chaqueta.

Alan es un hombre muy religioso. En Inglaterra es pastor de una comunidad cristiana. No está recorriendo 350 kilómetros a pie para batir un récord o poner a prueba su cuerpo. Queda claro que no ha sido captado por la moda hipster, entendida como aquellos a los que les ha dado por dejarse barba y correr por la calle –ahora son runners, antes era hacer footing–. Alan tiene una misión: evangelizar. Quiere llevar la palabra de Jesucristo por todos los pueblos por los que pasa. Suelta su discurso sin rubor. Se encuentra con personas que le escuchan atentamente, otras directamente le ignoran. A todas les da (o lo intenta) un pequeño folleto amarillo en el que cuenta las bondades de su religión. Lo ha titulado Cuatro razones por las que puedes sonreír.

Nos topamos con él nada más pasar Creixell, cerca del desvío hacia Roda de Berà. Llama la atención de todos los conductores. Se para a hablar con nosotros. Posa para la fotografía, aunque nos deja claro que no tiene afán de darse publicidad en los medios de comunicación. Es un profesional del Evangelio. Asegura que en los últimos dos años ha caminado más de 2.400 kilómetros en 110 días. Ha estado en Reino Unido, Francia, Bélgica, Alemania, Polonia, Rumanía, Gibraltar, España y las Islas Mauricio.

 

Zapatillas y ropa cómoda

En su peregrinaje de ahora entre Valencia y Barcelona recorre una media de 25 kilómetros al día. Calza zapatillas de deporte y ropa cómoda, y guarda provisiones en la mochila. Cuando empieza a atardecer busca acomodo, un techo para pasar la noche. «Duermo en casas de personas que voy conociendo o en hoteles», dice.

Explica su propósito en su propia página web (www.bluemerangwalks.co.uk). En ella afirma que lleva 24 años evangelizando y tiene testimonios de salvación, sanación y provisión sobrenatural. Es un pastor cristiano moderno. Narra los pasos que va dando en su cuenta de la red social Twitter. Tiene 31 seguidores.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También