Más de Costa

Vila-seca bonifica el IBI de sus centros públicos de salud a petición de la Generalitat

El pleno de ayer por la tarde aprueba las ordenanzas fiscales para el próximo año sin aumentar la presión fiscal.

Jordi Cabré

Whatsapp
El Centre de Salut de Vila-seca se inauguró en 2012. FOTO:Pere Ferré/DT

El Centre de Salut de Vila-seca se inauguró en 2012. FOTO:Pere Ferré/DT

Vila-seca aprobó en el pleno ordinario de septiembre las ordenanzas fiscales de 2022, que en grandes líneas mantienen la misma presión fiscal que este ejercicio. El concejal de Hisenda, Xavier Farriol, explicó que «no hay demasiadas novedades respecto a las actuales ordenanzas y en aquellas tasas e impuestos que modificamos, lo hacemos a la baja». 

Farriol puso de ejemplo la tasa de recogida de basura y de residuos comerciales en aquellos negocios administrativos como puede ser un bufete de abogados o una administración de fincas. La propuesta es rebajar la tasa «ya que consideramos que era elevada por la tipología de negocio que ejercen en la ciudad», admitió.

Con esta continuidad de tasas e impuestos para 2022, Farriol destacó la petición del Departament de Salut para obtener la exención de pago del IBI de sus dos centros de salud públicos (uno en Vila-seca y el otro en La Pineda), solicitud que el Ayuntamiento ha aceptado y ha incorporado dentro de los edificios y propiedades que o bien no pagan IBI o bien están bonificadas hasta el 95%.

El concejal Farriol argumentaba que «se trata de un servicio público que se da a los vilasecanos y por tanto nos parece bien la propuesta de la Generalitat». El equipo de gobierno argumenta que en base al Real Decreto 2/2004 y su punto en el que habla de exenciones del IBI «se ha valorado positivamente» la inclusión de esta petición del Servei Català de la Salud. 

Otra de las novedades para 2022 es la pérdida de los ingresos que procedían de la concesionaria de la AP-7, que ya no es una vía de pago. Farriol explica que «si bien es un dinero importante, no debemos angustiarnos de cómo recuperarlo (unos 70.000 euros). Tenemos diferentes fórmulas los ayuntamientos para poder obtener ingresos sin aumentar la presión fiscal a los contribuyentes».

Además de la aprobación de las ordenanzas fiscales, el pleno incluyó dos tasas nuevas, una relacionada con los vehículos de movilidad personal (VMP), los patinetes, y la otra de la futura creación de una tarjeta para la ciudadanía que implique ventajas en algunos servicios municipales.

En el caso de los patinetes, la nueva ordenanza es una petición de la Policía Local, ya que en caso de retirada del vehículo por una infracción faltaba conocer qué tipo de imposición debía pagar el titular para recuperar el patinete. El precio propuesto es el que se abona ahora por recuperar un ciclomotor.

Respecto a la tarjeta municipal, antes de activarla y ofrecer servicios, ésta debe estar regulada por una ordenanza y su respectiva tasa, que ayer también se aprobó.

Temas

Comentarios

Lea También