Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Vila-seca colocará desfibriladores en los edificios más concurridos

Además formarán a 80 personas para que en caso de una urgencia puedan practicar los primeros auxilios a las víctimas de un infarto

J.Cabré

Whatsapp
Desfibrilador  instalado en la Fira Comercial de Reus. Los de Vila-seca serán parecidos. FOTO: ALBA MARINÉ

Desfibrilador instalado en la Fira Comercial de Reus. Los de Vila-seca serán parecidos. FOTO: ALBA MARINÉ

Diez edificios públicos de Vila-seca (ayuntamiento, sede de la Policía Local, dos pabellones deportivos, Auditori Josep Carrera, tres centros cívicos y el centro de formación Antic Hospital) tendrán dentro de un mes por lo menos un desfibrilador para utilizar en casos de emergencias.

Estos aparatos irán acompañados de una formación específica para unas 80 personas que estén vinculadas a los diferentes edificios con el fin de poder actuar rápidamente y con conocimiento en caso de una emergencia.

«Era una necesidad que debíamos cubrir más allá de los desfibriladores que tienen la Policía Local y el de la Creu Roja», explica Josep Maria Pujals, concejal de Salut. Por ello, el Ayuntamiento convocó un concurso público para ampliar el servicio. Antes, pero, se asesoró con expertos médicos para ver en qué edificios de titularidad pública debían colocarse. Las conclusiones eran lógicas: aquellos con mayor afluencia de público y en los que hay un número elevado de personas mayores.

El concurso lo ha ganado la empresa AB Medica Group. Será la encargada de colocar en cada uno de los diez edificios estos desfibriladores, comprobar su operatividad y hacer un mantenimiento continuado para que estén siempre listos. A cambio, el Ayuntamiento abonará cerca de 18.000 euros anuales para que este servicio sanitario urgente esté siempre preparado en caso de una emergencia en alguno de estos puntos.

De momento, en el estudio municipal se contemplan estos diez edificios públicos de los tres núcleos urbanos de Vila-seca. «Pero si vemos que en el futuro hay que incrementar el número de desfibriladores o bien alguno debe cambiarse de ubicación por alguna razón, lo haremos para incrementar la eficacia de estos aparatos en caso de necesidad», explica Pujals.

La idea de instalar desfibriladores en Vila-seca la propuso al gobierno de CiU el concejal del PP, Jordi Camarasa. Pujals admite que la propuesta tenía sentido y que la ciudad debía cubrir esta necesidad de salud como ya han hecho otras poblaciones del entorno. Se empezó a trabajar hace unas semanas y hace escasos días se ha aprobado la adjudicación para instalar este servicio.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También