Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Vila-seca derriba el muro del Castell para que sea visible desde fuera

La nueva verja de acero permite observar desde el exterior su entorno y sus jardines. Forma parte de la última fase de rehabilitación de este emblemático edificio de titularidad municipal
Whatsapp
El derribo del muro de piedra dejó visible la nueva valla metálica (en la parte derecha de la foto). Foto: Lluís Milián

El derribo del muro de piedra dejó visible la nueva valla metálica (en la parte derecha de la foto). Foto: Lluís Milián

El Castell de Vila-seca ya luce su nueva verja de acero, diseñada por técnicos municipales. Ayer fue derribado el muro perimetral que lo cercaba desde principios del siglo XX. Esta actuación permite ver desde fuera el entorno y los jardines de este emblemático edificio de propiedad municipal.

«El muro hacía de barrera visual y no dejaba ver lo que había al otro lado. Ahora se podrá observar desde muchos puntos del municipio. Ganamos permeabilidad», manifestó ayer Manuela Moya, concejal de Urbanismo.

 

Remodelación de la acera

El siguiente paso serán las inminentes obras de remodelación de los jardines y de la acera, que ganará 800 metros cuadrados entre las calles Compte de Sicart y del Castell.

La rehabilitación del Castell de Vila-seca comenzó a finales de 2012. La primera fase consistió en la mejora de la accesibilidad con la instalación de un ascensor y la construcción de una escalera para acceder a los pisos superiores. El proyecto está ahora en su segunda y última fase, que contempla el nuevo vallado, iluminación y equipamientos interiores. Su coste supera los 2,3 millones de euros y, según el consistorio, estará acabado este año.

El Castell será el epicentro el futuro Parc Cutural, que «entre los jardines y otros terrenos de titularidad municipal situados detrás del castillo, ocupará una superficie de más de tres hectáreas en medio de la trama urbana», explicó Moya. El Ayuntamiento adquirió el pasado octubre el edificio del Celler de la Cooperativa, por un millón de euros, para incorporarlo a este espacio.

«Será estratégico para el municipio porque potenciará el centro histórico y conectará con La Canaleta, zona que está creciendo con el nuevo colegio y una área residencial, y el barrio del Colomí», concluyó la concejal.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También