Más de Costa

Vila-seca saca a licitación la recogida de basura y limpieza por valor de 47,7 millones

Una de las novedades que asumirá la nueva adjudicataria es la gestión de los ‘contenedores emergentes’ en el centro histórico. También se renovará la flota de camiones y la maquinaria

Jordi Cabré

Whatsapp
De las tres baterías de contenedores soterrados instalados en 2009 en el centro histórico, actualmente solo funciona una. FOTO: Alba Mariné

De las tres baterías de contenedores soterrados instalados en 2009 en el centro histórico, actualmente solo funciona una. FOTO: Alba Mariné

El Ayuntamiento de Vila-seca quiere terminar el año con la adjudicación del nuevo contrato de la basura y limpieza. Hace pocas semanas, se aprobó por pleno la licitación de este servicio, que para un plazo de diez años sin prórroga hay una estimación económica de 47,7 millones de euros, 6 millones más que el actual (41,4) contrato que se firmó a finales de 2008 por 12 anualidades y empezó en 2009.

El concejal de Serveis Generals, Josep Toquero, explica que «el actual contrato termina como muy tarde en junio de 2022, pero se puede acortar si antes hemos firmado la nueva concesión». Actualmente, la empresa que gestiona el servicio es Urbaser.

El nuevo contrato tiene una serie de exigencias que deberán aceptar las candidatas a este concurso público. La primera de todas es que habrá una renovación total de la flota de camiones y de máquinas de la limpieza. «Además, se mirará de incrementar aquellos vehículos en las áreas que sean más necesarias», señala el concejal.

Lo que se mantendrá en su gran mayoría son los contenedores que Vila-seca, en 2009, adquirió siendo una de las ciudades pioneras. Los depósitos de doble apertura y llamados Easy (fácil en inglés) ha sido una solución que ha ido ganando municipios adeptos en estos años, pasando de 22 a 119 en toda Catalunya en 12 años. Los contenedores de Vila-seca están en buen estado, aunque hay unos 80 que se cambiarán con la puesta en marcha del nuevo contrato.

El actual contrato de Vila-seca limitó el soterramiento de contenedores solo en el centro histórico y con los años dos de las tres baterías se han anulado por las dificultades en la limpieza y la recogida que generan. Cuando se han anulado se han generado otras baterías aéreas cercanas.

«En su momento estudiamos todas las posibilidades y la que más nos gustó fue esta opción de contenedores Easy. Ahora queremos mantener este modelo que nos ha ayudado a alcanzar un 53% de selectiva y seguimos trabajando para llegar al 60% en 2030, uno de los objetivos que fija Europa», explica Toquero. La media de recogida selectiva en Catalunya está entorno al 45%.

Además de la renovación de la flota y el cambio de los contenedores más dañados en estos años, Vila-seca apuesta por un modelo de recogida de basura adaptada a la ciudad.
Contenedores de ‘quita y pon’

En el centro de la ciudad se ha decidido que en la nueva etapa se coloquen contenedores emergentes. En otras palabras, estarán operativos unas horas y luego se retirarán. El planteamiento municipal establece cinco puntos donde se instalarán los contenedores de fracciones por la tarde-noche para que los vecinos puedan bajar sus residuos y depositarlos en el contenedor que corresponda. De madrugada, se recogerán en camiones y se limpiará la zona, de forma que durante el día ‘desaparece’ de la vista eeste servicio en la parte histórica.
«Es un sistema práctico y que a su vez no distorsiona la imagen de la parte antigua de la ciudad. Hemos visto que en Italia el sistema funciona y creemos que aquí también lo hará», añade el concejal. La posibilidad del puerta a puerta que se lleva a cabo en otras ciudades, Vila-seca lo ha descartado y apuesta por estas baterías emergentes que se irán colocando y sacando a diario.

Otro de los aspectos que potenciará la nueva concesión es la gestión de la deixalleria que se encuentra en el polígono Alba. Se buscará limitar el acceso a particulares, siendo más estrictos para las empresas que llevan allí sus residuos con el fin de ahorrarse la gestión de los mismos. Habrá un control de usuarios, de las cantidades y la tipología, explica el concejal.

También se activarán deixallerías móviles (camiones) para mejorar la recogida de trastos por la ciudad (incluyendo La Plana y La Pineda) y se instalarán una quincena de contenedores específicos en la calle para recogidas de aquellos elementos de pequeño tamaño como pilas o baterías.

Temas

Comentarios

Lea También