Vila-seca ‘sacrifica’ a corto plazo inversiones para poder compensar la falta de ingresos

Los presupuestos de 2022 nacen con la incertidumbre de la plusvalía, la espera indefinida de la deuda de la Generalitat en materia de Serveis Socials y el incremento de gastos de personal. La cifra asciende a 33,9 millones de euros

Jordi Cabré

Whatsapp
Uno de los proyectos diseñados para este 2022 es una pista para bicicletas en el Parc de la Torre d’en Dolça. FOTO: Àngel Ullate

Uno de los proyectos diseñados para este 2022 es una pista para bicicletas en el Parc de la Torre d’en Dolça. FOTO: Àngel Ullate

Vila-seca aprobó ayer por la noche su presupuesto para 2022. Unas cuentas que aparentemente debían ser más fáciles de elaborar una vez pasado el año cero de la Covid. Pero nadie esperaba en este último trimestre de 2021 que la sentencia del Constitucional sobre la anulación del cobro de la plusvalía (como se llevaba haciendo en los últimos años) provocaría tal terremoto en todos los consistorios para poder cuadrar las cuentas. 

Con todo, las cuentas generales de 2022 suben un 3,4% respecto a este año dejando en 33,98 millones de euros el presupuesto global, incluyendo los patronatos de Turisme y Música.
El concejal Xavier Farriol y el alcalde Pere Segura en su explicación en el pleno argumentaban que este incremento viene respaldado por una tendencia a la reactivación económica en varios frentes y añadida a la espera de las transferencias directas del Estado una partida de ingresos de 4,5 millones de euros.

Este optimismo y entrada de dinero procedente de Madrid permite equilibrar la pérdida de ingresos de la plusvalía, que Farriol no quiso aventurarse a calcular, pero que en épocas de bonanza estaba en los 2 millones de euros y ahora en un cálculo precavido roza solo los 600.000 euros.

Pero además de esta reducción de ingresos, Vila-seca también tiene otro frente abierto con la Generalitat. Lo recordó Segura en su parlamento: «Tenemos pendiente, de forma muy lesiva e inaceptable, la concreción de la aportación de la Generalitat en concepto de cofinanciamiento de los servicios sociales».

Vila-seca calcula que el ente autonómico debe transferir unos 3,3 millones, de los cuales tres están relacionados directamente a esta área de las personas, que con la pandemia de la Covid ha sido la que más esfuerzo municipal se ha destinado.

La parte positiva de las transferencias y la reactivación y la negativa de la pérdida de ingresos permiten ahora equilibrar unos presupuestos en los que los gastos de personal se han incrementado mucho en los tres últimos ejercicios «porque debíamos reforzar las áreas donde teníamos más carencias», justifica el edil de Hacienda. 

El ‘as’ en la manga

Con todo este frágil equilibrio, el capítulo que más sufre es el de inversiones. Farriol y Segura admitían que las cantidades reflejadas en el presupuesto son «inusualmente reducidas», pero justificando que la tendencia cambiará a lo largo del año con las modificaciones de crédito y la confirmación de las ayudas.

Sin ir más lejos, el alcalde ya ha anunciado en las redes sociales que Europa dará 5 millones para mejorar el frontal marítimo. Dinero procedente de los Fondos Next Generation. Este ingreso se añadirá a las cuentas cuando llegue formalmente la confirmación y por tanto, ahora no se contempla esta partida. «Tenemos algunas reservas todavía de liquidez y confiamos en que la liquidación del presupuesto permitirá ampliar partidas y actuar en este capítulo de inversiones», explica el concejal de Hacienda.

Un pabellón y un circuito

Más allá de la transformación prevista en el frontal marítimo de La Pineda, los proyectos que se prevén iniciar este 2022 en la ciudad son la primera fase de remodelación del estadio municipal para reconvertirse en ciudad deportiva, la construcción de una pista ciclista en el Parc de la Torre d’en Dolça o el proyecto de un polideportivo en la zona educacional de la ciudad, al lado de los institutos y del pabellón. 

Respecto a esta última previsión, se está elaborando el proyecto ejecutivo. Esta instalación está pensada para práctica deportiva, pero también albergar eventos lúdicos y sociales, substituyendo las carpas desmontables que se han levantado en actos de la fiesta mayor o Carnaval de los años anteriores a la pandemia.

La opinión de los partidos

La propuesta del gobierno local (formada por Vila-seca Segura y PSC) contó con el respaldo de Vila-seca en Comú, que dio su voto a cambio de un acuerdo de 37 puntos, y de Vila-seca som Tots (ex Ciutadans) que respaldó la propuesta por la atipicidad de este presupuesto.

Por su parte, Decidim Vila-seca (ERC) votó en contra en la sesión plenaria alegando que el pacto firmado al inicio de la legislatura tiene a día de hoy incumplimientos importantes.

Temas

Comentarios

Lea También