Destrozado un restaurante de Altafulla por culpa del oleaje

La estructura no ha aguantado y han intervenido Bombers y Policía Local

| Actualizado a 24 abril 2022 15:01
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

La terraza del restaurante Voramar Cal Vitali de Altafulla ha quedado destrozada a causa del fuerte oleaje que ha vivido la playa del municipio este sábado por la tarde.

Según apunta Altafulla Ràdio y ha confirmado Bombers de la Generalitat, la terraza se ha derrumbado parcialmente ya que parte de la arena sobre la cual se asienta la construcción ha sido engullida. Este desequilibrio ha provocado los mencionados destrozos en el restaurante.

 

 

La Policía Local ha advertido hacia las 14 horas al propietario del local que no utilizase la terraza y, pese a que la actividad ha continuado dentro del mismo, al cabo de una hora ha sido imposible y se ha desalojado.

Bombers, junto al cuerpo policial local, ha inspeccionado el lugar y ha decidido precintarlo a falta de que este domingo por la mañana se realice una nueva inspección para valorar la situación.

El Ayuntamiento ve insuficientes las aportaciones de arena

Para el coalcalde de Altafulla, Jordi Molinera, las aportaciones de arena no solucionan esta problemática y por eso, ha reclamado al Estado un estudio sobre cómo afectan las corrientes marinas en las playas.

Después de la levantada, este domingo por la mañana un equipo del Grupo de Estructuras Colapsadas de los Bomberos han revisado el estado en que ha quedado la terraza del restaurante y han limitado el acceso al porche. Previamente al derrumbamiento de la terraza, la Policía Local y técnicos municipales se personaron en el restaurante por la caída de un elemento menor. No fue hasta las cuatro y media de la tarde de este sábado que la terraza cedió. En el momento de los hechos, no había nadie dentro del negocio y no se han tenido que lamentar daños personales.

El temporal de oleaje de este sábado se intensificó a partir de las dos del mediodía, con oleadas que superaban los tres metros de altura. Un hecho que, según Molinera, se sumó a la persistencia del mal tiempo desde el pasado 14 de marzo, que ha acabado derivando en el descalce de la terraza del restaurante. El coalcalde de Altafulla ha insistido en la importancia de contar con un plan de gestión y protección de la costa. Así, Molinera ha descartado que la solución de esta problemática implique aportar más arena a las playas o construir más espigones, sino para conocer como afectan las mareas y las corrientes marinas a la costa.

El Ayuntamiento de Altafulla ha emitido un comunicado en que remarca el compromiso hacia el plan de gestión de la playa y expresa su apoyo hacia los trabajadores del restaurante. En esta línea, aseguran que se trabaja para estabilizar la parte afectada de la estructura y agilizar los trámites para su reapertura.

Comentarios
Multimedia Diari