Dos años y medio de prisión por atropellar mortalmente a una joven de 17 años

El vehículo circulaba al triple de la velocidad permitida y el conductor dio positivo en cocaína. No podrá conducir durante cuatro años

| Actualizado a 18 diciembre 2021 06:51
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Dos años y medio de prisión y la retirada del carnet durante cuatro años. Es la pena con la que se ha conformado un vecino de Cambrils condenado por haber atropellado mortalmente a una joven de 17 años en un camió de Vila-seca el 2016. El hombre circulaba al triple de la velocidad permitida y dio positivo en cocaína, según la sentencia del Juzgado de lo Penal 3 de Tarragona. El encausado ya ha consignado en el Juzgado el importe de la indemnización. Las partes personadas en la causa llegaron a un acuerdo antes de la celebración de la vista oral.

Sobre las doce y media de la mañana del 24 de junio de 2016, Júlia Cruset Pla caminaba en compañía de seis amigas por el Camí del Castell, en Vila-seca. Se trata de una vía que va paralela a la autopista AP-7, en el tramo comprendido entre el Camí Fondo y el Camí Más Calvó. Pasó por su lado, en sentido contrario a su marcha y a gran velocidad, un vehículo de color gris plata no identificado. Dicho coche hizo sonar su bocina.

Instantes después, en el mismo sentido y persiguiendo al anterior, apareció el Ford Turneo de color rojo conducido por el acusado, un ciudadano de nacionalidad cubana y con antecedentes penales, aunque no relacionados con el tráfico. El coche varió inopinadamente su trayectoria, enfilando al grupo de caminantes. Seis de ellas pudieron esquivar al turismo, menos Júlia, que resultó mortalmente lesionada. Un helicóptero medicalizado del SEM la evacuado al Hospital Sant Joan de Déu de Esplugues de Llobregat, donde falleció el día 30. El turismo, después del atropello, cayó por un terraplén y fue a parar a un campo de olivos.

Fotocopia del carnet

El acusado, de 50 años y vecino de Cambrils, fue requerido por los agentes de la Policía Local de Vila-seca y solo presentó una fotocopia de escasa calidad de su supuesto permiso de conducir expedido en su país, cuya correspondencia con su pretendido original no ha podido establecerse.

Las pericias que se llevaron a cabo en el lugar de los hechos acreditan que el acusado circulaba a una velocidad de entre 85 y 102 km/h, estando administrativamente limitada a 30 km/h en la vía en que se produjo el atropello mortal.

El análisis clínico que se practicó al encausado en el Hospital de Santa Tecla horas después del atropello dio positivo en cocaína.

El grupo de jóvenes se dirigía a una masía familiar para celebrar una comida con un grupo de padres. Estos habían acudido en vehículo y las jóvenes prefirieron hacerlo a pie para hacer tiempo.

Comentarios
Multimedia Diari