El futuro del edificio de la estación de tren de Cambrils, un debate sin fin

Crónica. Decisión firme. Aunque el gobierno local quiere derribar el equipamiento, la plataforma Conservem l’Estació sigue con la lucha para evitar su desaparición

| Actualizado a 21 enero 2022 11:32
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

¿Cree que se debe proteger el catalán en las escuelas?


No

Este mes de enero se ha cumplido el segundo aniversario de la puesta en funcionamiento de la nueva estación de tren de Cambrils. Hace veinticuatro meses los cambrilenses vieron cómo dejaba de operar su emblemática estación y cómo este cambio hizo surgir un debate ciudadano que cogió fuerza el año pasado: ¿Qué hacer con el emblemático edificio?

En cuestión de semanas aparecieron dos plataformas: Conservem l’Estació de Cambrils,un movimiento impulsado por la Associació de Veïns del Barri de l’Estació y el Casal Popular a favor de mantener el inmueble, y Oberts a la Mar, una iniciativa de un grupo de empresarios que cuenta con el apoyo de los exalcaldes de la localidad –a excepción de la última alcaldesa- y que está a favor de derribarlo.

Mientras estas dos plataformas defendían su posicionamiento, el gobierno de entonces –ERC, Junts y NMC- evitó manifestarse de forma pública acerca del futuro del equipamiento construido en 1865. Un acuerdo que cambió por completo con la llegada a la alcaldía de Oliver Klein. Una de sus primeras declaraciones como alcalde fue que el edificio de la antigua estación se debía derribar como contemplaba el Plan de Ordenación Urbanístca. Un anuncio que cayó como un jarro de agua fría entre los promotores de Conservem l’Estació, que desde entonces no han dejado de presentar proyectos para demostrar que el inmueble puede integrarse perfectamente en la trama urbana del barrio y conectar las avenidas de Vidal i Barraquer y de Horta de Santa Maria.

La plataforma ha enviado varios comunicados en los que da varias razones para mantener el edificio que entienden que forma parte del patrimonio local. Una de las principales peticiones era que se diera un uso social a la antigua estación para que actuara como dinamizador de un barrio que en los últimos años se ha degradado. Pero a pesar de que el movimiento cuenta con el apoyo de parte de la ciudadanía, el gobierno de NMC, Cs, PSC y PP se ha mostrado firme en su decisión de demoler el edificio. De hecho recientemente presionaba a Adif para que autorice el derribo y está previsto que los presupuestos para este 2022 contemplen una partida económica para realizar la acción.

De poco ha servido a Conservem l’Estació sacar a la luz que en el programa electoral del NMC se incorporaba un punto que decía: «Preservaremos y daremos usos ciudadanos a los edificios sin actividad de la Estació de Tren así como de la antigua Escola Municipal de Música cuando se traslade».

También recientemente recordaban que la exconcejala del PSC, Ana López, cuando gestionaba la cartera de Promoció Econòmica en 2019, impulsó un debate entre los alumnos cambrilenses sobre cómo transformarían el edificio una vez estuviera en desuso. El el portavoz socialista, Josep M. Vallès, no tardaba en responder que la postura del partido había sido la misma desde hacía 35 años: derribar el edificio.

Ahora la iniciativa ciudadana, que sigue en pie de lucha, pide al gobierno local encontrar una solución que «contente» tanto a defensores del patrimonio como a los que quieren unir las dos avenidas. «Todavía estamos a tiempo y seguro que Cambrils sale ganando», afirman en un comunicado.

Comentarios
Multimedia Diari