Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

El sector turístico se ve gravemente perjudicado por la subida de la energía

Hoteleros y restauradores se quejan del incremento en las facturas en la primera campaña importante post-Covid. La valoran positivamente pero «habrá que esperar a las cifras finales»

| Actualizado a 18 septiembre 2022 07:51
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

El sector hostelero se ha consolidado como una fuente de ingresos económicos y demanda de empleo esencial para la economía de la Costa Daurada.

Sin embargo, siendo una de las locomotoras de la recuperación económica post-Covid, la inflación no le ha sido ajena, golpeando también a precios y costes en hoteles y restauración. Continuando con la estela de la información publicada ayer en el Diari al respecto, hay establecimientos que debido a su actividad no pueden permitirse prescindir ni de la calefacción ni de la luz, puesto que son esenciales para poder desarrollar su trabajo, como son los establecimientos hoteleros, «donde se han duplicado y triplicado los gastos» debido al incremento de las facturas, aseguran fuentes del sector en la Costa Daurada.

Actualmente, este grupo de consumo tiene los precios más altos de los últimos 28 años, exactamente desde 1994. Según indican los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), los precios del mencionado sector crecieron, por ejemplo, un 7,2% en junio en comparación con el mismo mes de 2021.

Y es que la subida de los precios de la luz y del gas no han dejado indiferente a nadie. «La subida ha sido muy fuerte y lo peor es que nadie sabe todavía cómo va a evolucionar», asegura Xavier Guardià, portavoz de la FEHT (Federació Empresarial d’Hosteleria i Turisme de la província de Tarragona). Él mismo incide en que «hemos tenido que trabajar con precios pasados en muchas ocasiones», refiriéndose a paquetes cerrados con unas tarifas fijas ya acordadas previamente a la crisis energética.

El ejemplo del hielo

«Esto nos ha supuesto, evidentemente, menos ganancias. La verdad, ha sido como el cuento de la lechera. Preveíamos unos ingresos determinados pero que han resultados menores dada la actual situación de los aumentos de la luz y del gas», explica. Pero no son lo único de lo que se queja, porque «a ello hay que añadir el aumento también de precios de los alimentos», resalta, aspecto que incide especialmente en todo lo referente a la restauración.

Y no solo eso. Hay productos que han escaseado, desaparecido, siendo difíciles de encontrar o, simplemente, han disparado sus costes habituales. «Ahí está el ejemplo del hielo», recuerda Guardià y añade que «ha duplicado sus precios. Es únicamente uno de los casos más habituales». Si a nivel particular ya ha sido uno de los artículos ‘más buscados’ dadas las altas temperaturas de este verano, el sector de la hostelería ha sufrido a la hora de ofrecer cubitos de hielo en bebidas o para refrigerar neveras.

La FEHT habla de menos ganancias por la subida también de alimentos y suministros

En cuanto a la repercusión del precio final en los clientes, fuentes del sector hostelero consideran que en el caso de que continúe en el tiempo tanto este gasto energético como la subida de precios que llevan sufriendo desde principios de año, «acabará repercutiendo de cara al precio de los clientes, porque «no quedará más remedio».

El 40%

Hoteleros y restauradores sufren por ambos costados la crisis de suministros y la subida del precio de la luz y del gas. El sector sitúa en torno a un 40% el aumento de la factura de la luz en hoteles, cafeterías, restaurantes y establecimientos de ocio, lo que va directamente a la cuenta de resultados del negocio, ya que en muchos casos llevan «tres cuatro meses sin tocar ningún precio», apuntan.

El sector también denuncia que «todos consumimos electricidad y combustibles, y si hay ayudas, deben ser para todo el mundo. El nuestro es un ramo que genera miles de puestos de trabajo en la Costa Daurada y Terres de l’Ebre, que se podrían perder si no se para esta sangría».

Aunque hay que tener en cuenta que el volumen de actividad actual del sector hotelero está muy por encima de las cifras alcanzadas en 2021, llama la atención que el precio a pagar se multiplique y se dispare en muchos casos.

«Buenas sensaciones»

El hecho de que el aumento del número de visitantes respecto al año pasado, y aún más claramente sobre 2020, haya sido satisfactorio no impide que desde la FEHT recalquen que «para nosotros, la temporada no ha acabado. Será en noviembre cuando hagamos un balance final del transcurso de la temporada turística. Ahora estamos todavía en temporada y pronto llegará el momento de hacer una evaluación final», afirma Guardià.

Ello no es óbice para que reconozca que «se ha notado cierta recuperación, con un turismo que ha sido similar al de 2019». Y, en cuanto a sensaciones, «ha dado la impresión de que en julio y agosto la gente gastaba más. Muy probablemente porque llevaba dos años ahorrando para salir y ahora estaba dispuesta a gastar. En ese aspecto, ha habido buenas sensaciones porque creo que ha habido cierta recuperación a nivel general».

Sin embargo, los mercados que peor han funcionado, por debajo de lo habitual, han sido «el británico y el ruso. Este último tiene una clara explicación y ha sido 0. Respecto al británico, creo que ha estado entre 20 y un 30% por debajo de lo que venía siendo habitual. Los británicos planean con tiempo y hay que pensar que hasta inicios de año todavía estábamos en una ola importantísima de Covid en Europa. Pero ha pasado en nuestro destino y en todos», señala el portavoz de la FEHT.

En el apartado positivo «hay que agradecer la respuesta de los dos grandes mercados en la Costa Daurada: el nacional y el francés. Siempre ha sido así. El primero ya lo hizo desde Semana Santa», concluye Guardià.

70 millones invertidos en restaurar y renovar

Las empresas turísticas del Camp de Tarragona y las Terres de l’Ebre han invertido a lo largo de este 2022 unos 70 millones de euros en renovaciones, mejoras y construcción de nuevos establecimientos, según datos de la Federació Empresarial d’Hostalería i Turisme de la província de Tarragona (FEHT). En concreto, los hoteles han invertido unos 45 millones de euros; los campings, otros 20, y los apartamentos, cinco.

Actualmente, en la demarcación se ofrecen unas 70.000 plazas en hoteles, 78.000 en campings y 25.000 en apartamentos. En los últimos seis años, el total de las inversiones alcanzaría cerca de los 500 millones de euros.

Comentarios
Multimedia Diari