Exigen soluciones a las inundaciones en el entorno de la plaza del puerto de Coma-ruga

El consistorio intenta aumentar la pendiente para desaguar en unos jardines y que absorban el agua

| Actualizado a 17 marzo 2022 11:55
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Hace unos meses finalizó la remodelación de la plaza Germans Trillas, frente al puerto de Coma-ruga. Además de que el diseño levantó quejas de algunos vecinos por su dureza y no haber creado un espacio más verde, también se ha visto que en días de lluvia intensa gran parte del espacio queda inundado durante horas.

Los vecinos denuncian la situación y temen que también se esté canalizando el agua de lluvia hacia el lago de Coma-ruga, lo que podría suponer una pérdida de calidad y afectar a los peces de ese estanque.

Sin embargo el Ayuntamiento niega una derivación del agua de lluvia hacia el lago. Los trabajos que se están realizando en la zona son para lograr en la calle una mínima pendiente que facilite llevar ese agua precisamente hacia la plaza. Allí se habilitaron unos parterres verdes que deben absorber la acumulación de agua de lluvia.

 

 

El alcalde Kenneth Martínez señala que esas zonas hacen de balsa de laminación y de absorción, aunque es un proceso natural lento. También señala a la dificultad de lograr esa mínima pendiente ya que la zona está a cota cero.

Los vecinos de la zona explican que en las obras que se realizan ven tubos que desembocan al estanque. Martínez señala que son trabajos para comprobar el estado de lo que son unas antiguas canalizaciones pero que no están conectadas a pluviales.

 

El Ayuntamiento señala que las obras que han destapado unas antiguas tuberías son para comprobar su estado, pero qu8e con van a evacuar al lago.

En este sentido el alcalde explica que una tubería que todavía llevaba pluviales lago de Coma-ruga que estuvo activa durante años y que tenía el registro frente a las dependencias de la policía local ha quedado anulada. «No sólo no se lleva agua pluvial al lago, sino que la que quedaba se ha anulado».

Pero los vecinos lamentan que en una nueva plaza y en parte de las calles anexas pueda acumularse tanta cantidad de agua, lo que  señalan como un afectación para los peatones y un riesgo para la circulación. Martínez explica que las obras para lograr un pendiente hacia la nueva plaza busca precisamente un mayor desagüe de la calle y que los parterres puedan absorber la de la plaza y la que descienda por las calles anexas.

Los vecinos de la zona también temen que hasta esa laguna de Coma-ruga hayan podido llegar también aguas residuales. El consistorio niega esa posibilidad ya que son conductos completamente diferentes y que en ningún caso llegan al estanque.

Comentarios
Multimedia Diari