La Cooperativa Agrícola de Vila-seca pasa a manos municipales

El Ayuntamiento y el consejo rector de la entidad firmaron ayer por la mañana la compraventa de dos fincas por valor de 1,25 millones de euros

| Actualizado a 24 febrero 2022 06:16
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

¿Cree que se debe proteger el catalán en las escuelas?


No

La sede principal de la Cooperativa Agrícola, ubicada en la calle Sant Antoni; y un almacén situado en la calle Castillejos, junto al Celler Noucentista, son desde ayer propiedad del Ayuntamiento de Vila-seca. 

El alcalde Pere Segura y el concejal de Hacienda, Xavier Farriol, y una amplia delegación del consejo rector de la entidad encabezada por el presidente Francesc Gené, rubricaron en el consistorio la compraventa de las dos fincas, que a partir de ahora pasarán a manos municipales y el gobierno local podrá definir nuevos usos en las fincas que pasan a engrosar el patrimonio local.

La rúbrica del acuerdo, por valor de 1,25 millones de euros, es la culminación de la asamblea celebrada el 11 de noviembre de 2021, en la que los socios respaldaron al consejo rector de la cooperativa para poder formalizar la venta de estas dos instalaciones y con el dinero resultante poder ubicar la nueva sede de la cooperativa en una finca en el polígono industrial de la ciudad. El valor de las dos fincas (690.000 y 560.000 euros respectivamente nace de la tasación independiente que se encargó en su momento para definir un precio justo y conforme para las dos partes).

La finca de la calle Sant Antoni 24-26 alberga las oficinas, la Agrobotiga y el almacén. Tiene una superficie de 720 metros cuadrados y su futuro pasaría por nuevos equipamientos municipales entre ellos estaría la opción de la nueva comisaría de la Policía Local. La segunda finca, que es más grande (3.146 metros cuadrados), su uso era hasta la fecha puramente de almacenes de la entidad. Su futuro pasaría por un complemento cultural junto al Castell y el Celler.

La firma de la compraventa permitirá al consejo rector de la cooperativa tener capital para poder levantar las nuevas instalaciones en el polígono Alba. El presidente, Francesc Gené, explicaba que «ahora es momento de trabajar y poder activar las instalaciones cuanto antes. Nos gustaría poder estrenarlas en las cosechas de la algarroba y la aceituna». Mientras la nueva sede no esté operativa, el Ayuntamiento garantiza el uso de la sede de la calle Sant Antoni.

Comentarios
Multimedia Diari