La futura escuela de música de Calafell, parada en el Tribunal de Contratos

Estudia una posible vinculación entre un miembro del tribunal y uno de los equipos finalistas en el concurso

| Actualizado a 11 abril 2022 14:16
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Noticias relacionadas:

- La vinculación con el Rey Amadeo I

 

La rehabilitación para adaptar la masía de Cal Rion, en el núcleo del pueblo de Calafell, como escuela de música, se presentó hace dos años como proyecto estratégico y para dinamizar la zona. Pero no ha comenzado y no se sabe cuándo lo hará.

El Tribunal Català de Contractes del Sector Públic paralizó el pasado año la licitación de redacción del proyecto ejecutivo  hasta comprobar si había incompatibilidades por la posible relación de uno de los miembros del jurado con uno de los equipos de arquitectura que pasaron a la segunda fase del concurso.

El Ayuntamiento convocó en 2020 un concurso para la redacción del proyecto. En un primer momento ya tuvo que paralizarse y revisar las bases del concurso por indicación del Col·legi d’Arquitectes de Catalunya (COAC) que consideró no eran acertadas.

En septiembre de 2020 quedó levantada la suspensión de la licitación del proyecto básico, aunque alguno de los equipos que concurrieron consideraron que todavía las bases no recogían las consideraciones del COAC.

En todo caso se presentaron siete equipos de arquitectos, lo que es un número bajo atendiendo a las características del edificio y la dotación económica.

Una de las propuestas quedó desestimada y fueron seis las que llegaron al jurado. De estas, dos lograron la puntuación mínima para pasar a una segunda fase del concurso.

Uno de los equipos descartados consultó a los servicios jurídicos del  Col·legi Oficial d’Arquitectes de Catalunya al considerar que podía haber una incompatibilidad. Señaló que uno de los miembros del jurado podía tener  relación con un integrante de uno de los equipos seleccionados.

De oficio

El TCCSP determinó de oficio medidas cautelares de paralización de la licitación y se está a la espera de la resolución para retomar la licitación de redacción del proyecto o volver a comenzar todo el proceso.

El Ayuntamiento niega incompatibilidades. Explica que cuando se planteó la posibilidad de destinar la masía a escuela de música encargó dos trabajos previos. Uno para saber si el edificio admitiría ese destino y otro  para conocer el modelo de gestión que podría tener. Conociendo que la obra sería factible fue cuando decidió iniciar el proceso para la rehabilitación.

Fue entonces cuando se abrió el concurso para que se presentasen equipos que optasen a la redacción del proyecto ejecutivo. En el tribunal de valoración había un miembro del equipo al que se consultó qué tipo de escuela de música podría albergar la masía. Es ese vínculo el que pretende aclararse.

El equipo que advirtió de la situación al Tribunal Català de Contractes del Sector Públic señala la necesidad de la transparencia y objetividad para la adjudicación del trabajo de redacción. 

El alcalde Ramon Ferré  acusó a los equipos que habían presentado el recurso el haberlo hecho porque al quedar descartados no cobrarían nada. Estos responden que se ciñeron en todo momento al calendario y exigencias del consistorio y que supone una inversión de tiempo y trabajo. «Sólo pedimos que se haga en libre competencia.

La resolución del Tribunal de Contractes del Sector Públic puede ser de que siga el proceso, que está en fase de apertura de plicas económicas para la adjudicación, o que se paralice y deba comenzarse de nuevo todo el proceso. En ese caso supondría alargar el posible inicio de las obras un mínimo de otros 15 meses. 

 

La historia: Una familia con poder y negocios 

Esa casa solariega en el núcleo del pueblo de Calafell destaca por el reloj de sol de su fachada. En ese caserón, que quedó configurado en el siglo XVIII, convivieron tres generaciones de Rion.

Los propietarios de la casa eran una familia con poder. No eran agricultores. En la vivienda no había bodega, ni prensas. «Era una familia dedicada a los negocios financieros y comerciales», explica el historiador Joan Santacana.

El edificio estaba catalogado y el Consistorio llegó a un acuerdo con sus propietarios para una permuta por terrenos. Durante años se usó para guardar los carruajes de la fiesta de los Tres Tombs.

Requiere de una profunda rehabilitación y restauración por su precario estado de conservación.

La vinculación con el Rey Amadeo I

Comentarios
Multimedia Diari