Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

La urbanización Brises del Mar beberá agua del Ebre este verano

El precio de adjudicación de la obra asciende a 346.610,78 euros

| Actualizado a 03 mayo 2022 22:58
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Temas:

El déficit de agua para el consumo de boca en la urbanización Brises del Mar de Altafulla toca a su fin. Para este verano, con la llegada del agua del Consorci d’Aigües de Tarragona (CAT) se prevé resolver un problema endémico que con el paso de los años se ha ido agravando y que se arrastra desde los mismos orígenes de esta zona urbanitzada, nacida en los años sesenta del siglo pasado. Ayer al mediodía se formalizó el contrato de obras, junto al pozo que en la actualidad suministra el agua, firmado por el coalcalde de Altafulla, Jordi Molinera, y la empresa adjudicataria R.S. Agrotècnica del Segrià, SL, representada por Marcos Ortega, el director técnico de la empresa.

La ejecución del proyecto consiste en la interconexión de los depósitos de la montaña de Sant Antoni y el de Brises del Mar, para hacer llegar a la zona el agua del Ebro, que es de la que se abastece el municipio altafullense. Precisamente Jordi Molinera ha recordado que solucionar el problema de abastecimiento de agua a este punto del término municipal «ha sido una prioridad desde el mismo momento en que entramos en el gobierno local y es de justicia que todo el municipio tenga los mismos servicios, en este caso, la calidad del agua». El coalcalde admite que el camino no ha sido fácil «puesto que ha sido necesario revisar y actualitzar el proyecto, la firma de expropiaciones temporales y la probable revalorización de los costes».

Los trabajos se iniciarán en breve y se concretan en construir una conducción de 3,5 kilómetros que ha de unir el depósito de Sant Antoni con el de Brises del Mar, y la instalación de un grupo de impulsión. La tubería discurrerá soterrada por caminos vecinales y fincas particulares y deberá salvar por el subsuelo estructures y vías como la carretera N-340, la comarcal TP-214, la autopista AP-7 y el trazado de la antigua vía del ferrocarril Reus-Roda de Berà.

Se estima en dos meses y medio la duración de las obras. Molinera ha señalado que «el reducido plazo de ejecución es lo que ha determinado la adjudicación». El precio de adjudicación es de 346.610,78 euros (Iva incluido) por debajo del de licitación que se situaba en los 421.667,61 euros. Para su financiación se cuenta con una ayuda de 170.000 euros otorgada por la Agència Catalana de l’Aigua.

La mejora supondrá que unas 120 familias dispondran de la adecuada calidad del agua. Hasta hora y durante muchos años, el suministro, sin ser insalubre, tenia un sabor de boca desagradable.

Comentarios
Multimedia Diari