Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

Los nuevos servicios de playa de La Pineda no llegarán esta temporada

El Ayuntamiento de Vila-seca ha invertido 1 millón de euros en los nuevos equipamientos pero sólo se instalarán las pasarelas

| Actualizado a 31 julio 2022 07:00
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

El Ayuntamiento de Vila-seca descarta montar este verano los nuevos servicios de playa que se tenían que estrenar en la playa de La Pineda. A estas alturas, todavía no se han recibido los materiales, con lo que desde el consistorio confirman que únicamente se instalarán las nuevas pasarelas de accesibilidad, que se prevé que estén disponibles a finales de la próxima semana. Los problemas en el proceso de licitación y la demora en la entrega por parte de la empresa proveedora han hecho que los nuevos equipamientos no vayan a llegar hasta el mes de agosto. Es por ello que el consistorio ha optado por mantener los servicios antiguos y retrasar el estreno de la nueva imagen al verano que viene.

El consistorio puso en marcha el proceso de licitación para los nuevos servicios municipales de playa el pasado mes de enero y dividió el contrato en dos lotes. Por un lado, el suministro e instalación de las pasarelas de madera, que se adjudicó por unos 50.000 euros y que ahora verá la luz. El otro lote es el que incluía el grueso de los equipamientos, con dos nuevas casetas para el servicio de salvamento y socorrismo, cuatro torres de vigilancia, una caseta para el servicio de mini club, que incluye una terraza, y otra para la práctica deportiva, así como dos almacenes para guardar material. Sin embargo, esta parte del concurso quedó desierta, con lo que el Ayuntamiento tuvo que abrir un proceso negociado para buscar a contrarreloj una empresa que asumiera el encargo.

La encontró el pasado mes de mayo, con un incremento de unos 150.000 euros sobre la inversión prevista, que será finalmente de 990.000 euros. Aún así, «por un tema de cadena de suministros no nos van a llegar hasta agosto», explica el alcalde de Vila-seca, Pere Segura, que reconoce que, después de todas estas trabas, «la transformación de la playa no se verá de una forma impactante y potente hasta el año que viene». El edil admite que esta verano no se está ofreciendo la mejor imagen y manifiesta que «podrías no hacer las cosas, pero yo siempre prefiero asumir un poco de riesgo a entrar en la inacción. El contexto actual es así. Tú contratas una cosa, pero para que te la suministren pasa mucho tiempo».

El material no llegará hasta agosto y el consistorio ha optado por mantener el que hay

Asimismo, a pesar de mantener las instalaciones anteriores, desde el consistorio recalcan que este verano se continúan ofreciendo los servicios públicos de playa con normalidad, tanto de salvamento y socorrismo, como del club infantil y de deportes. En este sentido, los nuevos equipamientos que se han comprado este año servirán para modernizar los módulos prefabricados que utilizan los socorristas, tanto el que hay en el Pinar de Perruquet como a pie de playa en la zona más próxima al Racó. También se prevé contar con cuatro torres de vigilancia en propiedad, por las dos que hay actualmente.

400 metros de pasarelas

En cuanto a las pasarelas de madera, la brigada municipal ha instalado unos 200 metros de las que ya disponía el Ayuntamiento, que se mantendrán hasta que lleguen las nuevas. En este caso, se prevé multiplicar por dos las zonas de pasarelas, ya que se han adquirido un total de 400 metros que se instalarán en once puntos a lo largo de la playa.

Desde los grupos de la oposición se han sumado a las críticas por la situación de provisionalidad que está viviendo la playa de La Pineda este verano. Así, Vila-seca en Comú hizo público un comunicado donde denunciaba «una flagrante escasez de aseos públicos y pasarelas para personas con movilidad reducida». Una situación, afirman, que «pone de relieve una pésima gestión por parte del equipo de gobierno».

Mientras, desde Decidim Vila-seca critican las obras de canalizaciones que se están ejecutando a lo largo del paseo desde hace semanas para dar servicio a los chiringuitos. «El gobierno de Vila-seca ha tenido muchos meses para ejecutar obras que sabían que eran necesarias desde hace mucho tiempo y que perjudican a los comerciantes, propietarios de chiringuitos, la movilidad de los vecinos, así como la imagen del municipio y la experiencia de los turistas», lamentan.

En marcha seis de los siete chiringuitos

La playa de La Pineda ha estrenado este verano los nuevos modelos de chiringuito. Un estreno que también ha llegado más tarde de lo previsto por problemas con los suministros y las nuevas canalizaciones de luz y agua. Hoy por hoy ya están en funcionamiento seis de los siete chiringuitos adjudicados y todos ellos lo hacen conectados a la red antigua. El séptimo, el más próximo a la zona de la caracola, no llegará a montar esta temporada. Fuentes del Ayuntamiento han explicado al Diari que las obras que se están ejecutando en diferentes puntos del paseo para renovar la red de agua potable, electricidad y saneamiento continuarán por lo menos dos semanas más. Estos trabajos, que incluyen alguna ducha limpiapiés nueva, tienen un coste de 370.000 euros.

Comentarios
Multimedia Diari