Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

Vandellòs y Ascó tendrán que almacenar sus residuos radiactivos durante 50 años

El Gobierno entierra definitivamente la apuesta por centralizar estos desechos en una única ubicación y confirma que cada central gestionará su combustible gastado hasta 2072

| Actualizado a 10 noviembre 2022 07:00
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Confirmado. No habrá Almacén Temporal Centralizado (ATC) para los residuos nucleares de España. El gobierno descarta definitivamente construir un único almacén para los residuos de alta actividad que generan las centrales nucleares y apuesta por la creación de Almacenes Temporales Descentralizados (ATD) que se ubicarán en las siete plantas del país, entre ellas las de Vandellòs y Ascó. Así lo detalla el 7º Plan General de Residuos Radiactivos elaborado por el Ministerio para la Transición Ecológica, que entierra definitivamente el anterior plan, que se aprobó en 2006 y que llevaba más de una década caducado.

De esta forma, por el momento no habrá un único cementerio nuclear para el combustible gastado de las centrales nucleares, lo que se consideran residuos de alta actividad, sino que cada central dispondrá de su propio almacén para los desechos que se generen tanto de su producción como del proceso de desmantelamiento. En última instancia, la apuesta es construir un almacén geológico profundo, en una ubicación aún por determinar, donde se llevarán todos los residuos radiactivos que se acumulen en los ATD. Esta instalación, sin embargo, está proyectada para dentro de 50 años.

El alcalde de Vandellòs i l’Hospitalet de l’Infant, Alfons Garcia, aseguró ayer que «de las propuestas que se preveían en el borrador de este séptimo plan, esta era la más acertada, porque descarta el almacén centralizado, que supondría no cumplir con los plazos previstos de desmantelamiento». Asimismo, el alcalde celebra que se apueste a largo plazo por enterrar los residuos en un almacén geológico profundo, aunque pide que se acorten los plazos previstos. El plan actual contempla que este almacén geológico no entrará en funcionamiento hasta de aquí a 50 años, en 2072. Su emplazamiento se analizará y decidirá entre 2033 y 2039.

«Estamos de acuerdo con el almacén temporal mientras haya un proceso de producción y un posterior desmantelamiento de la planta. No se puede mantener de forma indefinida. Si la producción sigue hasta 2035, se tienen que acortar los plazos de una forma realista para que allí no queden unos residuos que supongan hipotecar esos terrenos durante décadas», defiende el edil.

Almacén geológico profundo

«Los ATD proporcionan un marco temporal adecuado para desarrollar la solución final de almacenamiento, concediendo el tiempo suficiente para diseñar, licenciar, construir y poner en explotación el futuro almacén geológico profundo», detalla el Plan General de Residuos Radiactivos. Asimismo, el documento define esta alternativa como «la opción más sostenible y segura como punto final de la gestión de los residuos de alta actividad y del combustible gastado».

En este sentido, cabe recordar que en 2030 está previsto que cese la producción la central nuclear de Ascó I y, dos años después, la de Ascó II. En el caso de Vandellòs II, continuará operativa hasta febrero de 2035. Sin embargo, la capacidad para guardar el combustible gastado no es suficiente para culminar la vida útil de ninguna de ellas. Es por ello que, antes de la construcción de los ATD, está previsto que se amplíen los Almacenes Temporales Individualizados (ATI) de Ascó, que empezaron a funcionar hace diez años, y que se construya uno en Vandellòs II, la única central española que aún no dispone de estos depósitos para residuos radiactivos.

El Consejo de Ministros ya autorizó en verano de 2021 a ENRESA (Empresa Nacional de Residuos Radiactivos) la fabricación de cuatro de estos almacenes, entre ellos los dos de la provincia, con un importe de 220 millones de euros. La previsión es que entren en funcionamiento en 2026, momento en que está previsto que las piscinas de Vandellòs y los almacenes de Ascó agoten su capacidad. Posteriormente, estos almacenes con residuos quedarán integrados en los ATD que dispondrá cada central.

Por otra parte, el plan que ha presentado el gobierno de España también hace referencia a los residuos de la central de Vandellòs I, clausurada en 1989 y desmantelada de forma parcial desde 2003. Actualmente, los restos radiactivos que se extrajeron de la planta se encuentran almacenados en instalaciones de Francia, lo que supone un importante gasto para las arcas del Estado, que ya supera los 100 millones de euros anuales. El planeamiento actual es que se construya un nuevo almacén en Vandellòs I para que vuelvan estos residuos en 2027.

Petición para unificar los ATD

Desde el Ayuntamiento, sin embargo, reclamarán al gobierno central que, en lugar de construir un almacén descentralizado para cada central nuclear del municipio, unifique ambas instalaciones en un solo emplazamiento. «Presentamos una serie de alegaciones al anterior borrador en las que pedíamos fundamentalmente agrupar los almacenes que habrá en nuestras plantas en uno solo. De momento no se contempla, pero seguiremos incidiendo en la necesidad de unificar los dos ATD», explica el alcalde de Vandellòs.

Garcia, que es vicepresidente de la Asociación de Municipios en Áreas de Centrales Nucleares (AMAC), mantuvo este martes una reunión con la vicepresidenta tercera y ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, donde dieron a conocer el contenido del Plan General de Residuos Radiactivos. Este documento aborda también el desmantelamiento de todas las centrales españolas y detalla que se pondrá en marcha tres años después del cese de la actividad. En el caso de Vandellòs I, la previsión es que el desmantelamiento arranque en 2030.

Esta nueva versión del plan se encuentra ahora en exposición pública y el ministerio ha solicitado los informes preceptivos tanto al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) como a las comunidades autónomas afectadas, antes de que pase a aprobación parlamentaria. Según informó la ministra a los alcaldes, la previsión es que el documento esté aprobado de forma definitiva antes de que acabe la actual legislatura, en diciembre de 2023.

Comentarios
Multimedia Diari