Stopagroparc rechaza el proyecto de un gran parque agrario en el Penedès

Ametller Origen pretende impulsar un centro de producción agraria y ganadera de 258 hectáreas

| Actualizado a 12 diciembre 2021 07:23
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

La plataforma StopAgroparc se opone a la reactivación del proyecto de Agroparque que el grupo Ametller Origen ha recuperado para el Penedès.

La empresa ya presentó en 2017 un proyecto similar, que no llegó a materializarse y que también generó rechazo en sectores del territorio al considerar que tenía un fuerte impacto.

Ametller Origen explica que la inversión es de 180 millones para convertir 258 hectáreas en un gran centro de producción agraria y ganadera.

El grupo ya dispondría de 258 hectáreas entre Gelida y Sant Llorenç d’Hortons en terrenos ya calificados como suelo industrial, agrícola o forestal.

Empleo

El objetivo de apertura es 2025 y la empresa calcula que puede llegar a crear hasta 3.100 empleos entre directos, indirectos e inducidos. El impacto económico sería de 433 millones, según Ametller Origen, que asegura que es una iniciativa de economía circular con saldo neto medioambiental de CO2 positivo.

El proyecto prevé la implantación de 12 hectáreas de placas fotovoltaicas, 10 de invernaderos, 40 de superficie logística, 90 de cultivos, una granja de 400 ovejas y 400 cabras. Además de un espacio para la formación e investigación en colaboración con universidades y centros de investigación.

La compañía habla de un sistema de microgoteo de agua aprovechando la de lluvia, la subterránea y la de reutilización, elaboración de compost natural, renuncia a pesticidas, abastecimiento de energía solar y biomasa y el biogas. El objetivo es llegar a las cero emisiones.

Visitable

El proyecto contempla un espacio visitable para coger frutas y verdura, un hotel rural, proyectos de inclusión social y un centro de investigación para ser un centro de referencia europeo.

Pero la plataforma StopAgroparc no ve todas esas bondades y considera que tendrá un fuerte impacto en el territorio. En su momento no pudo tirar adelante porque Ametller no disponía del suelo industrial necesario, pero con la compra de un terreno agrícola recalificado como urbanizable ya dispone del suelo que el colectivo considera que tiene un gran valor natural.

StopAgroparc señala que el proyecto obliga a modificar el Pla Territorial Metropolità de Barcelona que lleva a una transformación del paisaje y a un cambio productivo pasando a una agricultura intensiva que requiere de gran cantidad de energía y agua.

DO Penedès

También señalan que estarán junto a cultivos ecológicos integrados en el territorio que forman parte de los objetivos del plan estratégico de la DO Penedès que señala que a partir de la vendimia de 2025 todo el vino producido en la DO sea ecológico.

El Agroparc, según StopAgroparc, afecta a un corredor ecológico entre áreas de interés natural. Señalan que afectaría a terrenos donde habitan especies protegidas como el águila perdicera y otra veintena de especies.

Poco sostenible

Las 12 hectáreas de invernaderos tecnificados son motivo de alarma entre los contrarios al proyecto ya que señalan que requiere más energía y agua que la agricultura tradicional de secano de la zona. Las 10 hectáreas de placas solares tampoco gustan por su extensión y localización.

StopAgroparc añade el impacto por la movilidad de camiones que generará, además de la presión de visitantes con unas vías de comunicación que no están dimensionadas. El colectivo considera el Agroparque como un modelo no sostenible que se enmascara en el argumento de la proximidad y el kilómetro cero.

Comentarios
Multimedia Diari