Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

Un siglo de la República de los niños en Calafell

Reportaje. Hace 100 años llegaron los primeros pequeños que conformarían las colonias de Vilamar, que fueron un ejemplo educativo pionero y revolucionario

| Actualizado a 17 agosto 2022 13:28
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Hace 100 años que a Calafell llegaron los primeros niños procedentes de Barcelona que iban a conformar la República de Vilamar, una experiencia educativa única que otorgaba a los pequeños una gran capacidad de autogestión, además de actividades y formación y salud.

Fue en una mañana del 16 de agosto de hace un siglo que aquella comunidad infantil comenzaba inicialmente con 300 niños que iba a ser un ejemplo educativo. La prensa de la época destacaba que «una nueva floración cultural en nuestra casa es el establecimiento de Vilamar en las doradas playas de Calafell».

Puntualizaba que Vilamar «quiere decir la república libre de los niños, chicos y chicas de Barcelona que la Comisión de Cultura de nuestra Ayuntamiento ha fundado para llevar a los jóvenes a hacer salud y a hacer espíritu en el contacto puro con las maravillas del mar y de la tierra, obras de Dios».

$!Un siglo de la República de los niños en Calafell

Aquella experiencia didáctica de las Colonias de Vilamar de Calafell, gratuita para todos los escolares de Barcelona, fue un ejemplo para la educación del país. Una revolución didáctica.

Corrían los años 20 y Jaume Jané, además de maestro era alcalde. Un día en 1922 recibió a Pere Vergés (1896-1970) en el Ayuntamiento y que llegó junto a un grupo de hombres, entre ellos un médico.

Presentaron al alcalde un proyecto para establecer en la playa una casa de colonias infantiles que impulsaría el Ayuntamiento de Barcelona. Jaume Jané contempló la propuesta. Se escogió el terreno y Vergés, junto a unos maestros, arquitectos y pedagogos comenzaron a trabajar en el proyecto.

$!Un siglo de la República de los niños en Calafell

Bajo lo que entonces eran pinares a pie de playa se habilitaron casetones de madera, zonas de juegos, cocinas, almacenes, aulas y salas para el pase de películas y realizar teatro.

Esa experiencia funcionó como una ciudad ideal. Habría un autogobierno de los niños con educación cívica centrada en el individuo. Con un alcalde de barrio, jefe de la casa y presidente. También funcionarios y los oficios para mantener la ciudad que eran escogidos democráticamente.

Tribunal

Vilamar tenía un gobierno, un parlamento y un tribunal para dirimir conflictos. Cada pabellón tenía a sus representantes en el parlamento de la República de niños. Había una formación integral con enseñanza individualizada y participativa.

$!Un siglo de la República de los niños en Calafell
$!Un siglo de la República de los niños en Calafell

Los vecinos se implicaron en la iniciativa, menos los sectores más conservadores. Los pescadores enseñaban a los niños las actividades en el mar y los agricultores los ciclos del campo. Los vecinos llevaban a los alumnos al castillo y a los lugares históricoss. Era un modelo en el que la experiencia se anteponía al aprendizaje memorístico.

Para evitar una sensación de aislamiento, los niños decidieron crear el Diari de Vilamar para mostrar sus actividades y del que se llegaron a editar 14 números..

$!Un siglo de la República de los niños en Calafell

Además de esa formación basada en la solidaridad y el respeto, las colonias de Vilamar también tenían una función terapéutica.

Baños de sol

El clima de la Barcelona de entonces generaba complicaciones respiratorias y en aquel mar de Calafell los jóvenes encontraban una gran mejora gracias a los baños de sol y a un mar especialmente yodado que ayudaban contra la tuberculosis.

$!Un siglo de la República de los niños en Calafell

Vergés dirigió la colonia hasta que Artur Martorell lo sustituyó y luego la dirigió el profesor de música Enric Gibert de 1933 a 1939, cuando cerró la colonia.

La prensa destacaba que la Colonia de Vilamar de Calafell era «la república que puede servirnos de símbolo: que la libertad ha sido siempre sello de nuestra Catalunya. E id a saber si la libertad de Catalunya nos vendrá, definitivamente con las velas de una barca, de una república libre de niños».

Durante este año Calafell organizará diferentes actos para conmemorar el centenario de las Colonias Vilamar.

Comentarios
Multimedia Diari