Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

Vecinos de Creixell piden reducir el tráfico pesado de una calle por las grietas en sus inmuebles

El vial de tierra es el único acceso para camiones (mercancías, basura o arena para playas) hasta el paseo marítimo de Roda de Berà

| Actualizado a 19 julio 2022 07:00
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

En el límite fronterizo entre Creixell y Roda de Berà, a pie de playa, existen una serie de viviendas sin nombre oficial. Unos los conocen por Afores (afuera en catalán) y cada edificio tiene un número, aunque la correspondencia difícilmente llega con precisión. También tiene el nombre de Camp de la Mata, como lo conocían hace más de 60 años.

Entre 1962 y 1967, empezaron a edificarse las primeras viviendas (Apartaments Casamitjana) en el espacio comprendido entre la vía del ferrocarril y la orilla. En aquellos tiempos, la agricultura casi rozaba las olas del mar y el turismo de masas era un concepto que todavía sonaba extraño.

En los años 90 del siglo pasado, aquella zona, que debía ser un plan parcial a lado y lado del ferrocarril, quedó en un vacío urbanístico y terminó como zona verde, una consideración que a fecha de hoy supone un problema para sus vecinos y el propio consistorio, que no puede hacer nada para intentar solucionar los problemas que se generan.

Estas viviendas, situadas en el extremo norte del paseo del Ferrocarril limitan con Roda de Berà y conectan Creixell con Roda de Berà por debajo de la línea férrea. Esta conexión empieza en el paseo del Ferrocarril y termina en el paseo marítimo de Roda de Berà con un tramo llamado Camí de la Platja, el nombre oficioso.

Se trata de un tramo sin asfaltar que conecta en ángulo recto con el paseo del Ferrocarril y el marítimo de Roda de Berà. Y no solo el ángulo es un problema de movilidad, la estrechez del mismo pone en riesgo cualquier cruce con otro vehículo o peatón (ver fotografía).

Los vecinos de este Camí de la Platja están molestos por los problemas estructurales de sus viviendas (las vibraciones y el incremento del tráfico ha provocado la salida de grietas) y por la seguridad de una zona que debería ser más restrictiva en cuanto al tráfico se refiere.

La situación al límite del vecindario ha motivado que algunas fmailias hayan tenido reuniones con los dos alcaldes: Jordi Llopart (Creixell) y Pere Virgili (Roda de Berà). Y a ellos se les ha expuesto el problema y las posibles soluciones: un camino con otro asfalto (sostenible) para evitar los problemas de la tierra y las polvaredas; un semáforo para evitar colisiones de vehículos, un paso protegido con bolardos para peatones...

Estas medidas, que no son nuevas, sí han salido de nuevo a la luz a raíz del exceso de camiones en estas semanas pasadas. La aportación de arena a las playas del sur de Roda de Berà solo es posible por este trayecto. Y el exceso de vehículos pesados ha reactivado un problema que lleva tiempo latente.

El alcalde de Creixell, Jordi Llopart, admite que entiende el problema que explica el vecindario pero que el actual POUM del municipio impide cualquier acción urbanística en la zona, ya sea puntual o temporal. Reconoce que el tema de la movilidad se puede reducir con medidas compatibles con las normas urbanísticas, pero que cualquier mejora viaria (asfaltado diferente, semáforo, bolardos...) es compleja si antes no se plantea una modificación del POUM.

Por su parte, Pere Virgili también ha escuchado a los vecinos afectados y admite que también se pueden buscar soluciones a la movilidad pesada.

Por una parte, se puede buscar un camión de la basura más pequeño, de menos tonelaje (el vehículo actual que cubre Creixell también recoge la basura de esta zona de Roda por racionalización del servicio y el servicio de Roda de Berà lo hace en otro punto del municipio vecino). También explicó Virgili a los vecinos que se podría plantear una aportación de arena diferente, con extracción de sedimentos marinos mediante una draga y llevarlos a la orilla sin necesidad de pasar por el camino.

Mientras, los vecinos siguen tapando sus grietas, canalizando las aguas estancadas en días de fuertes lluvias y deseando que no haya colisiones o atropellos irreversibles en este vial.

Comentarios
Multimedia Diari