Más de Cultura

Cultura Àngels Cid Fornós Dibujante, pintora e ilustradora

Àngels Cid: «A los alumnos les gustan los personajes valientes»

Entrevista. De pequeña, todo lo que veía lo ilustraba con un simple carboncillo de los restos de alguna hoguera, como un animal en movimiento o la gente vendimiando

ANTON MONNER

Whatsapp
Àngels Cid Fornós con algunas de las publicaciones que ha ilustrado. FOTO: XAVIER MONNER CATALÀ

Àngels Cid Fornós con algunas de las publicaciones que ha ilustrado. FOTO: XAVIER MONNER CATALÀ

Las dos grandes pasiones de Àngels Cid Fornós son el dibujo y el cariño por la tierra. Es una gandesana que trabaja y enseña a dibujar y pintar a los escolares de Gandesa, y también tiene alumnos extraescolares en otras poblaciones de dentro y fuera la comarca. La tierra, su gente, sus costumbres, los frutos que cosechan los campesinos, su manera de ser y su humanismo han hecho de ella una dibujante de gran sensibilidad que expresa con magnificencia el folclore, la cultura, los personajes significantes y la historia de los espacios que pisa. Y con su sonrisa, el afán de darse a los demás, sobre todo a los niños, y su carácter abierto se ha convertido en una ilustradora de calidad y muy requerida en las comarcas del Ebre.

¿Cuándo empezó a dibujar y pintar?

A mi padre le gustaba dibujar y sabía mucho. De pequeña mi gran afición era, como la de mi padre, dibujar. Todo lo que veía lo ilustraba con un simple carboncillo de los restos de alguna hoguera; un animal en movimiento, una persona, la gente vendimiando, un paisaje o un monumento. Y así empezó la afición que me hacía más ilusión: dibujar y pintar.

La afición usted ya la tenía, ¿la complementó con estudios para poder ejercer de profesora?

Así es. Le he dicho que de pequeña, en edad escolar, me gustaba dibujar y pintar, pero mi familia no tenía posibilidades para enviarme a estudiar. Fue de grande cuando casualmente fui a trabajar a Móra la Nova, y al lado de donde trabajaba hay una escuela de arte. Un día, al acabar el trabajo, me decidí a entrar, para ver qué hacían y si podía participar. Allí me acogieron con entusiasmo, y a continuación me animaron a seguir dibujando y ampliar mis conocimientos, como simple forofa. Pero inmediatamente los profesores me convencieron de que tendría que cursar estudios oficiales. Y así, a los 38 años empecé y a los 45 obtuve el título de Técnica Superior en procedimientos pictóricos por la Llotja de Barcelona. Lo llevaba en la sangre y lo que de pequeña no pude hacer, lo conseguí de mayor.

¿En qué escuelas trabaja de profesora de dibujo?

Doy clases en la escuela de Gandesa y a mis alumnos les gusta mucho dibujar y pintar. Tengo un grupo que puede llegar a hacerlo bien. También voy a Flix, donde la Associació de Dones de la localidad me pidió que les diera clases. Y además doy clases extraescolares de dibujo y pintura en diferentes poblaciones, como Batea, La Pobla, Bot o Pinell de Brai.

¿Le gusta poder transmitir a los alumnos el humanismo y el cariño por la tierra?

Siempre que tengo la oportunidad, les expreso la necesidad de entender lo importante que es pertenecer a la tierra donde vivimos, y la estimación que debemos tener aplicando los tonos de los colores y los movimientos de las figuras y de los paisajes que lo rodean. Animo a los alumnos a conocer y a dibujar personajes históricos y de leyendas populares del territorio. A los niños les gustan mucho estas noticias de historietas de héroes y personajes valientes, y como sienten afición por los hechos pasados de nuestra gente, expresan mejor y con sentimiento aquello que dibujan; la tierra, las personas y el paisaje, todo va unido y así aplican los colores y las figuras adecuadas en cada dibujo. Esto es lo que intento y muchas veces lo consigo; ¡Tengo muy buenos alumnos!

¿Sus ilustraciones provocan el afán de conocer la historia?

¡Y tanto que sí! Es una suerte que los niños se hayan entusiasmado con mis dibujos y esto todavía me anima más a mí. Innovo en cada clase explicando alguna gesta de los gandesanos, como fueron los asedios del General Cabrera que sometió la población, donde 700 habitantes, hombres, mujeres y niños, la defendieron ante un gran ejército de miles de soldados y con poderosa artillería. Y así, los gandesanos resistentes, habiendo agotado las fuerzas, muertos de hambre, heridos y dejándolo todo a manos del enemigo, tuvieron que abandonar el pueblo, emigrando a Mequinensa. La población quedó totalmente destruida y en su castillo cayeron 1.720 cañonazos y bombardeos, no dejando ninguna almena entera de su castillo. ¡Esto les entusiasma, cuando se lo explico!

Participa activamente en otras acciones culturales.

Me considero una mujer de pueblo y siempre ayudo en cualquier actividad social cuando se me pide mi colaboración, sobre todo cuando son culturales. Y así, algunas veces delante del grupo, u otras como simple ayudante, conseguimos hacer la representación teatral del Casament Reial que tuvo lugar en 1319 y que tanta repercusión tiene y que aumenta año tras año, visitando nuestra ciudad miles de personas llegadas de todo el país. Lo conseguimos al fundar la compañía de teatro La Farsa de Gandesa.

Temas

Comentarios

Lea También