Arte terapéutico

Berta Sala, Dera Wells yTeresa Numen crean terapias artísticas para mejorar el desarrollo de las personas

MARC LIBIANO PIJOAN

Whatsapp
Berta Sala adapta sus sesiones electrónicas a los grupos. FOTO: CEDIDA

Berta Sala adapta sus sesiones electrónicas a los grupos. FOTO: CEDIDA

La Arteterapia se define como un tratamiento artístico que consiste en la utilización del arte como vía creativa para sanar trastornos psicológicos, tratar miedos, bloqueos personales o traumas del pasado.

Pero, a parte de los fines meramente terapéuticos, la Arteterapia es una técnica de progreso personal, de autoconocimiento y de expresión emocional. Por tanto no se hace necesario poseer ninguna carencia, sino simplemente sentir la necesidad de explorar y mejorar a través del arte.

Berta Sala (Cambrils, 1975) potencia esos argumentos a través de la música, su expresión prácticamente desde la infancia. No en vano ejerce, entre otras muchas facetas, de DJ y de productora musical. También se arropa en la músicoterapia para completar la formación y el progreso profesional. A través de la música electrónica crea sesiones grupales en las que intenta hallar las emociones a través del movimiento libre.

«Trabajo con el movimiento libre consciente a través del Ecstatic Dance y las cinco emociones internas», confirma la cambrilense, que ha experimentado esa labor en espacios libres, como la playa y otros emplazamientos atractivos para la actividad.

Una sesión de Ecstatic Dance no está basada en una clase o en una técnica. Es la creación de un espacio de libertad y conciencia, en el que puedes expresarte a través del cuerpo y la danza con un hilo conductor; la música. Se particulariza por no contar con metas y estructuras, además de la improvisación del Dj, lo cual fomenta que la danza y las relaciones con los demás participantes también sean improvisadas.

Berta Sala se ha consolidado como la única en la provincia capaz de elaborar su terapia con la música electrónica, además posee el Máster en Músicoterapia. Incluso imparte un programa para niños, niñas, padres y madres en el Mas Pintat de Reus. Remezcla canciones infantiles con ritmos electrónicos y la terapia lleva a cabo un cometido más individualizado.

Por su parte, Dera Wells (Cambrils, 1987) se encuentra en la última fase de sus estudios de Arteterapia Gestalt, una forma de psicoterapia que usa los medios artísticos como el modo de comunicación primordial.

«Me interesa la psicología humanística, trabajar con el cuerpo, las emociones y las sensaciones. Intento salir de lo racional con el paciente», refleja esta artista vinculada a la pintura, en concreto con las ilustraciones en murales y en acuarela. Hace dos años que regresó a casa después de experimentar un viaje de búsqueda personal lejos de la zona de confort. «Uno deja de ser creativo en el momento en el que se estanca. Resulta necesario mantener el espíritu crítico y revisarse», admite.

En sus sesiones permite que los participantes utilicen sus propias herramientas para alcanzar la creatividad. «Una vez hicimos una actividad en la que las personas tenían que saludarse sin utilizar las palabras. Solo con ese detalle, el paciente ya sale de sus esquemas. Hubo frescura y en algunos casos, apareció el niño que todos tenemos dentro», recuerda.

Una de las principales finalidades de la artista en sus programas de esta especialidad es «transmitir que todos tenemos la capacidad de crear nuestra propia historia. A menudo caemos en patrones de actitud que no nos hacen felices. Normalmente, al final de cada sesión, la gente sale con el corazón más abierto y agradecida».

El propósito de Wells para un futuro no muy lejano trata de generar grupos de trabajo de larga duración. Sensaciones de proceso terapéutico amplio para comprobar la evolución de las personas que se encuentran en él. «A mí, el arte, me salvó en mi juventud y creo que puede ayudar a mucha gente», finaliza.

Por otro lado, Teresa Numen, con 27 años de residencia en Reus y 20 de dedicación a la terapia, cuenta cómo descubrió esa vocación. «Me di cuenta de que era un lenguaje que me permitía expresar lo que no podía expresar con palabras».

Elabora sus reuniones mediante la especialización Gestalt y refuerza la opción de que, los pacientes, a través del arte, rescatan recursos propios para ponerlos al servicio de la habilidad. «Las personas aprenden a validarse y a mejorar la gestión de sus emociones».

Numen cuenta con su propia consulta en Reus y organiza talleres con un denominador común; la evolución personal. De formación inicial, educadora infantil, la terapeuta ha ayudado a muchas personas a recuperar valores como la autoestima. «Ese es el lado más agradecido de mi trabajo».

Sala, Wells y Numen ensalzan siempre el proceso por encima de la obra final.

Temas

Comentarios

Lea También