Más de Cultura

Banquetes contra el algoritmo

El 'Bouquet Garni' de Olaf Ladousse o la materialidad del arte no clasificable por Google en la era del NFT

Iván Pintor Iranzo

Whatsapp
Neón de Olaf Ladousse (@pilardiez10)

Neón de Olaf Ladousse (@pilardiez10)

En la época de los NFT, los tokens no fungibles que acreditan, a través de la tecnología blockchain, la imposible y contradictoria originalidad de una obra digital, un libro como 'Bouquet Garni', de Olaf Ladousse, es un canto a la materialidad como el que toda su obra sostiene.

bouquet-garni
Bouquet Garni, por Olaf Ladousse

A través de las páginas de 'Bouquet Garni', el término culinario francés que alude al ramillete de hierbas aromáticas atadas con un hilo que perfuman el caldo, desfila un florilegio de lo mejor del blog Olaf (http://www.olafladousse.com/): estampaciones de grabados al linóleo, sellos de caucho tallados con gubia, carteles, neones, portadas de discos de músicos como Daniel Johnston, objetos rescatados de la basura e instrumentos musicales hechos con pistolas de juguete, latas y potenciómetros, a los que el autor denomina doorags —en homenaje a la banda americana de Arizona Doo Rag— y dibujos, diagramas narrativos sobre los que resuena la rabia, la irreverencia y el amor desesperado de la escuela Bruguera, de personajes como Carpanta, de Escobar, Don Furcio Buscabollos, de Cifré, el Caco Bonifacio, de Enrich, Angelito, de Vázquez o Aspirino y Colodión, de Alfons Figueras.

Con este libro que, en sí mismo, aparenta ser un doorag de la paquetería, editado con mano exquisita por Barrett y con una estampación única que singulariza cada ejemplar, el universo de este autor belga afincado hace casi treinta años en Madrid, se constela como un atlas no sólo de su propio universo sino de los gestos del underground. Su capacidad para la síntesis de opuestos y de formas visuales a contracorriente aparece surcada, además, por las músicas de sus grupos musicales, Las Solex —junto a Eva García y Balma Gimeno— y Los caballos de Dusseldorf (LCDD) —el propio Olaf bajo su avatar El burro ácrata, junto a sus tres compañeros, El potro de Cascorro, La yegüa de Dresden y La Mulasaña—, un auténtico laboratorio sonoro de experimentación con todo tipo de artefactos. Como en su fanzine ¡Qu  suerte!, en el que, desde 1992, ha convocado un sinfín de artistas consolidados de todo el mundo, de Julie Doucet a Calpurnio, así como a autores emergentes en torno a temas monográficos como la carne, la muerte, el marinero o la explosión, 'Bouquet Garni' no es sólo un compendio o perfume de su obra sino un banquete y una suma de pasajes que, con sus diferentes versiones de los tres idiomas empleados, francés, inglés y castellano, es también, como el propio Olaf dice, un desafío a cualquier posibilidad de clasificación por parte de los algoritmos de Google.

Temas

Comentarios

Lea También