Más de Cultura

Cómo elegir las ‘apps’ de aprendizaje para personas con Trastorno del Espectro Autista

El Grupo de Investigación en Educación y Tecnología (Arget) desarrolla una herramienta digital para evaluar y seleccionar aplicaciones móviles

Diari de Tarragona

Whatsapp
En el mercado digital hay un sinfín de aplicaciones para trabajar con personas con TEA. FOTO: URV

En el mercado digital hay un sinfín de aplicaciones para trabajar con personas con TEA. FOTO: URV

El Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales define el Trastorno del Espectro Autista (TEA) como un conjunto de trastornos del neurodesarrollo que influyen sobre todo en la comunicación e interacción social, así como también en el comportamiento. Desde una perspectiva de capacidades, las personas con TEA se caracterizan por la meticulosidad, curiosidad, conocimiento especializado sobre temas de interés, honestidad y lógica, entre muchas otras. La condición del espectro autista, presente a lo largo de todo el ciclo vital, no se manifiesta de igual forma en todas las personas, cada una es diferente, lo es su manera de aprender y, en consecuencia, la forma en que se le puede enseñar. 

Ante esta diversidad de necesidades de aprendizaje, se ha evidenciado que el uso educativo de las tecnologías digitales, en concreto de las aplicaciones móviles, facilita los procesos de aprendizaje de las personas con TEA. Las razones de este encaje son diversas, pero destaca la capacidad de las personas con esta condición para procesar información recibida a través de estímulos multisensoriales, preferiblemente visuales. Estos recursos educativos resultan más motivadores, atractivos y fáciles de usar que otros. 

Se trata de un instrumento basado en criterios pedagógicos y tecnológicos

En el mercado digital hay un sinfín de aplicaciones móviles genéricas y específicas para trabajar con personas con TEA. Esto provoca que al colectivo docente muchas veces le resulte complicado elegir cuál es más adecuada para cada situación educativa y para cada alumno. Precisamente, la solución a este reto se encuentra en la investigación que ha publicado recientemente el equipo del Grupo de Investigación en Educación y Tecnología (Arget) de la URV. Han diseñado un instrumento que permite a los docentes seleccionar y evaluar la aplicación móvil más adecuada para trabajar con cada uno de los alumnos con TEA. Se trata de un instrumento de evaluación basado en un conjunto de criterios pedagógicos y tecnológicos, un cuestionario que ya es público en formato papel para facilitar la elección de las aplicaciones móviles teniendo en cuenta diferentes aspectos. También se ha diseñado una edición de este cuestionario en línea, que aún no se ha hecho público aunque se prevé que lo será en un futuro.

Aprendizaje personalizado
La autora principal del estudio, Mónica Sanromà, explica que a pesar de que hay características comunes, «la educación para estas personas es muy personalizada y eso nos hizo pensar que había rasgos más genéricos que podíamos evaluar –como los más técnicos– y otros que no «. Aparte del conocimiento que tienen los docentes de sus alumnos, «hay una parte de criterios relacionados con la accesibilidad de estas aplicaciones móviles a escala cognitiva y de aprendizaje». El objetivo es también que el colectivo docente pueda elegir aquellas aplicaciones móviles que les permitirán ajustar su uso a las particularidades y necesidades educativas de sus alumnos. 

Temas

Comentarios

Lea También