Cultura Ocio

De ruta por escenarios cinematográficos

Tarragona. La exposición ‘El fabulós món del cinema’, en el Tinglado 1, invita a visitar los parajes donde se rodaron míticas películas. 

Gloria Aznar

Whatsapp
'El fabulós món del cinema' da la bienvenida al visitante. Foto: Pere Ferré

'El fabulós món del cinema' da la bienvenida al visitante. Foto: Pere Ferré

El salvaje Oeste americano de La muerte tenía un precio; el antiguo Egipto de Exodus: Dioses y reyes; El planeta Naboo de Star Wars; el Moscú de Doctor Zhivago o Desembarco del rey, la capital de los siete reinos de Juego de Tronos son paisajes que se pueden visitar recorriendo unos pocos kilómetros. Estas producciones son algunas de las que integran El fabulós món del cinema, exposición instalada en el Tinglado 1 del Moll de Costa de Tarragona hasta el próximo 12 de diciembre y que muestra escenarios de grandes superproducciones que se rodaron en Catalunya y el resto del Estado.

«El fabulós món del cinema es fruto de dos exposiciones. Por una parte, Tras las huellas de nuestros héroes. De turismo por el Cine y las Series y por otra, La bicicleta mágica, sobre la evolución de este arte a partir de sus máquinas y cámaras», explica Jaume Palau, comisario de la muestra y autor de las fotografías

El comisario Jaume Palau. Foto: Pere Ferré

Palau, que se autodenomina arqueólogo cinematográfico, ha recorrido medio mundo a la búsqueda de escenas de películas y series de televisión con el objetivo de difundir y promover el turismo del séptimo arte. «Cuando era joven me llamaban mucho la atención esos escenarios. Hoy en día, esos lugares naturales siguen ahí para verlos, a pesar de haber transcurrido muchos años, porque a veces estamos hablando de películas de las décadas de los 60 y 70. Y este es el mensaje de El fabulós món del cinema», cuenta. Palau destaca que cinco son las patas que hacen que un país sea atractivo para la industria: «los bajos costes económicos, los paisajes, la cantidad de horas de luz, la estabilidad política y el equipo cualificado de técnicos y localizadores». 

El descubrimiento del territorio por parte de los grandes directores de Hollywood se remonta a los años 50, a Pandora y el holandés errante, dirigida por Albert Lewin, con Ava Gardner y James Mason. «Se consideraría la primera película que aterriza aquí y se fija en los paisajes de la Costa Brava. A raíz de ahí empezamos a recibir otras grandes producciones». Algunas de ellas, las míticas De repente el último verano, de Joseph L. Mankiewicz, en 1959; El Cid, de Anthony Mann, en 1961; El imperio del sol, de Steven Spielberg, de 1987 o, ya más actuales, El perfume. Historia de un asesino, de Tom Tykwer, en 2006 o la serie Juego de Tronos, de 2016.

La caída del Imperio romano. Foto: Pere Ferré

Asimismo, en Tarragona, la exposición destaca el Far del Fangar, en Deltebre, como localización de Sáhara, de Breck Eisner, en 2005. Film basado en la novela homónima del autor norteamericano Clive Cussler, protagonizada por Matthew McConaughey y Penélope Cruz.

«El gran precursor y culpable de que se ruede en España es Samuel Bronston, productor de origen ruso que instauró los estudios cercanos a Madrid», dice el comisario. Allí fue donde se rodó La caída del Imperio romano, dirigida por Anthony Mann en 1964, cuyos decorados entraron en aquella época en el Libro Guinness de los récords y que, paradójicamente, se levantaron encima de 55 días en Pekín, de 1963, dirigida por Nicholas Ray».

En su periplo tras las huellas de héroes y villanos de la gran pantalla, el comisario recaló en las Bardenas Reales, en Navarra. Un paraje semidesértico que se convirtió, entre otros lugares, en el Kazajistán de El mundo nunca es suficiente, dirigida por Michael Apted con Pierce Brosnan. «En un momento de la película se produce una explosión y 007 huye por un agujero. Pues conseguí encontrar ese agujero e incluso los cables que sirvieron para detonar la explosión», relata.

Foto: Pere Ferré

El Western y Clint Eastwood
Si bien a nadie se le escapa que las películas del lejano Oeste se corresponden con Almería, el comisario puntualiza que el Spaghetti western «nace entre la comunidad de Madrid y Catalunya, en Esplugues de Llobregat, donde había unos decorados de los que ya no queda nada». Y en relación a Almería, fue el director Sergio Leone quien pensó que aquellos paisajes se parecían mucho a los desiertos de Arizona, «por lo que decidió ambientar allí la Trilogía del dólar, que fue la que catapultó a Clint Eastwood al éxito». 

Asimismo, una parte importante de la muestra recoge autógrafos de estrellas como Sofia Loren, Kirk Douglas, Charlton Heston, Harrison Ford o Sean Connery. También fotografías originales de los rodajes o réplicas a escala de piezas relacionadas con las películas como la espada Tizona, del Cid, el característico poncho de Eastwood, algunos de los coches utilizados por James Bond, el látigo de Indiana Jones, así como programas de cine de la época y pósters de diferentes tamaños.

Diplomado en Turismo, Jaume Palau es autor de libros como Licencia para viajar, De vacaciones por los Siete Reinos o Set Wars.

Réplica del Aston Martin DB5, de las películas de James Bond. Foto: Pere Ferré

El anuncio
Las andanzas de Daniel Craig por Tamarit

Antes de retirarse como James Bond, el británico Daniel Craig estuvo en Tarragona rodando el anuncio previo a su último filme, ‘Sin tiempo para morir’. Así lo atestigua Jaume Palau, el comisario de la exposición del Tinglado 1 de Tarragona. «Daniel Craig ha trabajado sobre todo en Italia, pero sí que tengo que decir que estuvo en Tarragona rodando el spot publicitario que corresponde a su última película. El Castillo de Tamarit fue la localización escogida para la parte del inicio de ese anuncio», relata. Si bien en la exposición no hay imagen de este spot, en relación con el agente 007 sí contiene ‘El mundo nunca es suficiente’ y ‘Muere otro día’, con Pierce Brosnan.

Temas

  • Tarragona
  • Moll de Costa
  • Tinglado 1
  • El fabulós món del cinema
  • Jaume Palau
  • escenarios

Comentarios

Lea También