Más de Cultura

Dripping, líneas de dinamismo y acción

Cambrils. Inspirándose en la galera, la artista Teresa Felip ha utilizado la técnica pictórica para crear su última exposición

SÍLVIA FORNÓS

Whatsapp
La artista reusense Teresa Felip. Foto: Alfredo González

La artista reusense Teresa Felip. Foto: Alfredo González

La galera (Squilla Mantis) es un animal versátil y enigmático. Su capacidad de adaptación al medio submarino le permite parecer transparente, a veces curva a veces plana. Potente luchadora, escapa del enemigo con la ambigüedad de su disfraz, ya que tiene pintados unos ojos en su cola. La artista reusense Teresa Felip se ha inspirado en todas estas cualidades del crustáceo para dar vida a la exposición Squilla Mantis. La línia en acció, que se puede visitar en la Sala Àmbits del Centre Cultural de Cambrils hasta el próximo 2 de julio.

Para ello, ha recreado de manera sintética, la forma y el movimiento de un conjunto de galeras, incluso cuando son capturadas y exhibidas dentro de las cajas de los pescadores. «Como profesora, la galera es una temática recurrente en mis clases. Con mis alumnos, he utilizado el crustáceo como modelo, ya que tiene una forma muy interesante», explica Teresa Felip. Para esta exposición ha utilizado la técnica del dripping, que consiste en verter o gotear pintura sobre una superficie. El resultado son diez obras de gran formato.

En sus obras, la artista también utiliza objetos personales reciclados. FOTO: A. G.

«El dripping supone conectar la mente con el cuerpo a través del brazo, por lo que debes ser rápido», explica la reusense y añade que «en cuanto a la representación del animal, primero debes estudiar todos los detalles, porque es muy versátil y expansivo, y mientras estás haciendo el dripping no puedes dudar». Para invitar al público a entrar en la exposición, y llamar su atención a pie de calle, Teresa Felip ha confeccionado –según describe– lo que sería «el fondo del mar y para ello he cogido unas cortinas viejas de tela plumeti y las he quemado para que el público pueda intuir, desde el exterior, el interior de la sala. Por último, utilizando el dripping he dado vida a una galera».

Papel, madera y tela son los materiales que sustentan las diferentes obras de la artista reusense. «Por primera vez, he hecho un dripping al óleo, cuya dificultad es el tiempo que tarda en secarse porque es una técnica muy grasa», dice, mientras que no muy lejos se encuentra otro dripping sobre una base de papel, en referencia al mundo de la ilustración.

En cada una de sus creaciones, Teresa Felip transmite su personalidad. Por ello el público podrá encontrarse frente a una obra compuesta por cuatro piezas. «Una de las partes es una galera de ganchillo que hizo mi madre, y encima he creado otra. También hay un grafito y una galera hecha en tela de lino», describe la artista.

En sus trabajos, la reusense también busca una conexión personal y por ello juega con distintos materiales. «Siempre intento trabajar con materiales y objetos que me pertenezcan de alguna manera, para que el público tenga un medio de interacción conmigo», asegura la reusense. Así, es posible ver en la exposición Squilla Mantis. La línia en acció una obra reproducida en un fragmento de papel de su mesa de trabajo en el taller. «Se pueden observar residuos de otras obras», explica.

En la exposicion se puede ver un audiovisual del proceso creativo. FOTO: A.G.

En otra de las piezas, Teresa Felip expresa de una forma más clara lo sugerente que puede ser el crustáceo. Lo hace mediante un dripping mucho más delicado y fino, como si de una caligrafía perfecta se tratase.

Pero nada es fruto de la casualidad. Para conseguir que cada dripping sea único, la artista es meticulosa con la pintura que utiliza. «Con una batidora remuevo la pintura, ya que al introducir aire queda más elástica y más integrada», explica Teresa Felip, quien detalla que «la mezcla lleva pintura acrílica con una proporción de aglutinante sintético, es decir, látex, pero también podría ser témpera con látex o una mezcla de ambas».

Control y belleza

La exposición es una demostración de la destreza que la artista tiene de la técnica del dripping, que en su día fue utilizada por el artista americano Jackson Pollock. «Fue pionero en cuanto a verter pintura de una manera autómata, ya que cogía los botes de kilo o de litro, y vertía la pintura; el resultado era una acumulación de hilos de diferentes colores, rojo, amarillo, verde… La obra era totalmente abstracta, porque su interés no era dibujar nada, sino llenar el lienzo con movimientos rítmicos», explica Teresa Felip.

La muestra se puede visitar hasta el próximo 2 de julio. FOTO: A.G.

En cuanto a la conexión entre la mente y la proyección artística a través del brazo, dice que «una vez que estás encima de la superficie, debes ser decidido y tener claro, antes de empezar, qué quieres decir y cómo quieres que sea el resultado final».

¿Cuál es el principio y el final en un dripping? «Es pura intuición, es decir, saber cuándo acaba es lo más difícil; en la vida también lo es saber cuándo debes parar», dice. En cualquier caso, la artista reusense Teresa Felip disfruta del proceso creativo. «Es una experiencia muy bonita, ya que en el dripping encuentro libertad artística, aunque también supone asumir un riesgo que es bello», concluye.

Temas

Comentarios

Lea También