Más de Cultura

El silencio, una oportunidad para mejorar

Consejos. Los especialistas en psicología abogan por momentos ‘vacíos de ruido’ para mejorar la salud y el bienestar

Sílvia Fornós

Whatsapp
El silencio es una oportunidad para mejorar nuestro bienestar. FOTO: GETTY IMAGES

El silencio es una oportunidad para mejorar nuestro bienestar. FOTO: GETTY IMAGES

Según el último Informe de Sordera y Pérdida de la Audición de la OMS, se estima que, en el año 2050 la cifra de personas que padecerán algún tipo de problema auditivo podría alcanzar los 900 millones de personas si no se adoptan medidas preventivas. En este sentido, en los países más desarrollados, la pérdida auditiva se está generalizando debido a los niveles sonoros de riesgo que soportan los más jóvenes tanto en su rutina diaria como de ocio. Asimismo, diariamente la población vive rodeada de estímulos sonoros, desde los coches hasta los smartphones, que llegan a generar estrés tecnológico.

Por esta razón, los especialistas en psicología abogan por tomarse un descanso y aprovechar los beneficios del silencio terapéutico, como una oportunidad para mejorar nuestra salud y bienestar. Al respecto, la psicóloga y directora del Centro Psicoedúcate de Vila-seca, Miriam Recio Ventosa, explica que «utilizamos el silencio en sesión con los pacientes cuando queremos fomentar la toma de conciencia. Cuando estás en silencio, paradójicamente, es cuando puedes escucharte, por lo que favorece la actitud al cambio».

Si bien, en la actual era digital el silencio sigue siguiendo una herramienta psicológica obviada. La razón –explica Miriam Recio– se encuentra en que «en una sociedad ‘llena de ruido’ y de voces que pretenden controlarnos hacia donde interesa, el silencio incomoda, no está normalizado, ya que si nos escuchásemos tendríamos más claro cuáles son nuestras necesidades y seríamos personas más seguras». En esta línea, la especialista asume que «incluso a nosotros, los psicólogos, nos cuesta mantener el silencio de los pacientes aun sabiendo que es muy beneficioso».

La psicóloga y directora del Centro Psicoedúcate de Vila-seca, Miriam Recio Ventosa. FOTO: Fabián Acidres

Ventajas

En lo que se refiere a los beneficios del silencio, la directora del Centro Psicoedúcate de Vila-seca destaca que «nos hace salir de toda esa rutina que no nos permite pensar en nosotros mismos, es decir, hablar con nosotros» y asegura que «parece raro, pero una tarea que envío con frecuencia a mis pacientes es que tengan una ‘cita’ con ellos mismos, que se tomen un café en silencio y se escuchen, ya que tenemos más cosas a decirnos de las que creemos».

En cuanto a cómo lograr la difícil tarea de conseguir un entorno en el que reine el silencio, Miriam Recio explica que «nos han enseñado a tapar el malestar, a no sentir, a hacer ‘como si no pasara nada’ y a convivir con ruido de fondo. Podemos ir cambiando esto tomando conciencia de que si queremos coger las riendas de nuestra vida, aunque duela un poquito, nos tenemos que escuchar para hacer algo con nuestras emociones y así poder tomar decisiones. Y para eso tenemos que crear entornos de silencio». Por esta razón, el silencio es una necesidad, ya que «sin él, queda en segundo o tercer plano nuestro diálogo interior. Ese que comentaba antes que no podemos escuchar si no hay silencio. Y eso nos afecta directamente a nuestra autoestima. Si no escucho lo que me tengo que decir... siempre escucharé antes a los de fuera», afirma la psicóloga.

Así, meditar puede contribuir a alcanzar el silencio. «La meditación ayuda a conectar a nivel profundo con uno mismo, y ese silencio es enriquecedor para poder sentir (ya no solo escuchar) nuestras emociones y qué nos quieren decir», asegura Miriam Recio. Asimismo, hay personas que no pueden estar en silencio, ya que «no toleran el malestar y que tapan con sus días ajetreados. Prefieren, inconscientemente, llenarse el día de planes y trabajo, todo el día rodeados de gente para no quedarse a solas con ellos mismos... y su silencio». La directora del Centro Psicoedúcate de Vila-seca asegura que «el silencio puede contribuir en la sanación de enfermedades o dolencias, ya que el estrés crónico y falta de silencio y tranquilidad puede agravar los síntomas físicos. Somos un todo y nuestra parte física y emocional está directamente conectada, por lo que todo afecta a todo». Al respecto, en el informe Escuchar sin riesgos de la OMS se alerta de que «la pérdida de audición provocada por el ruido puede tener efectos en muchos aspectos de la vida, como el desarrollo social y educativo del individuo y su capacidad para trabajar. Además del riesgo de pérdida auditiva, los niños y los adultos que viven en entornos ruidosos pueden padecer un mayor estrés psicológico y ansiedad». Por último, Miriam Recio recuerda que «el silencio comunica todo y nada a la vez. Creemos que el silencio es una pérdida de tiempo, pero si le prestas atención y ‘lo escuchas’ va a comunicar lo que no puedes ver en tu rutina llena de ruido».

Temas

Comentarios

Lea También