Más de Cultura

Cultura Desde el Krustyburguer

¿Eres de Zoo o de Stay Homas?

Santa Tecla vs Misericòrdia. Es posible que este año, por primera vez, las fiestas de Reus superen en atractivo a las de Tarragona.

David Sancho

Whatsapp
Getty Images

Getty Images

No nos pongamos tontos, que confeccionar una programación no es una cosa tan fácil. En realidad, después de años dedicado al mundo de las artes escénicas, sigo sorprendiéndome con aquellos concejales de pueblos que se sienten temerosos cada vez que se acercan las fiestas. Hay concejalías que, a priori, parecen más señoras. Comerç, Indústria, Hisenda, Trusime, Patrimoni… Pero Festes es harina de otro costal. Me gusta pensar que es como el fútbol. Todo el mundo sabe. Todo el mundo opina. Y ahí está el temor. Un error en la Festa Major hace que en un pueblo pequeño todo el mundo se atreva a increpar al concejal de turno. Aunque el programa no sea extenso. Aunque no haga falta trabajarlo intensivamente durante todo el año. Unas fiestas te catapultan o te hunden.

Tampoco quiero entrar en excusas y el manido tema de que la situación actual ha hecho mucho daño, que las cosas no son como eran, que se hace lo que se puede o que no todo está en nuestras manos. La situación pandémica es para todos, por lo que lo más sensato es hacer una comparación entre similares para que cada uno tome sus propias conclusiones.
Del programa musical de Santa Tecla de este año (música joven, no tradicional o como cada uno lo quiera llamar), destacan dos propuestas. El concierto de Zoo y el mano a mano entre Roba Estesa y las Balkan Paradise Orchestra. Para quien no le suene ninguno de estos nombres, y como referencia, el número de oyentes mensuales en Spotify de estas tres formaciones son 258.000, 46.000 y 32.000 respectivamente.

Por otro lado, en la Misericòrdia de Reus destacan otros dos conciertos, Miki Núñez y Stay Homas. Hagamos lo mismo: 685.000 y 766.000 en Spotify. Gustos geográficos de lado, y siendo incluso benevolentes, vamos a equiparar ambas propuestas. Eso sí, sin olvidar que tanto Stay Homas como Roba Estesa, las Balkan o Zoo ya estuvieron en Sant Joan, en Valls, además de La Pegatina y el perenne Loren.

Lo curioso del caso es que Tarragona celebra su «festa major gran», mientras que Reus celebra la «festa major petita». Y valga este ejemplo para hacerlo extensivo al resto del programa a todos los efectos. Es posible que este año, por primera vez, Misericòrdia supere en atractivo a Santa Tecla. En atractivo, pero no en oferta. Esta Santa Tecla viene cargadita entre rutas y visitas guiadas o propuestas de tapeo, al gusto del consumidor, oiga.

Tampoco hace falta recrearnos en propuestas para el público familiar, reducidas prácticamente a La Terrasseta con propuestas circenses totalmente desconocidas incluso para un payaso como yo, que lleva más de dos décadas en el gremio (excepto «Ricky, el profesor de tenis», que ya estuvo en Tarragona en 2010 con el mismo espectáculo). Han sido significativamente mejores las propuestas de la Conselleria de Capacitats Diverses que el resto de la programación.
Programación pobre y excluyente. Sin conciertos de ámbito estatal, que en Tarragona tienen un gran público. Sin orquestas de las de toda la vida para un público mayor, que aunque no pueda bailar, sí puede escuchar los formatos concierto (no hace falta que venga a explicártelo un payaso).

Como ya pasó en 2020, Tarragona demuestra que va con un año de retraso. A diferencia de Reus, no han tenido cintura para actualizarse a las limitaciones de aforo que rigen hoy y que sí que permiten que Reus tenga al seguici tradicional en formato itinerante mientras que Tarragona lo hace a la italiana y con aforos justísimos. No es comprensible que, si el Conseller de Festes que programó (hablo del de antes, no la de ahora) no se dio cuenta, no lo haya hecho su equipo técnico, tanto o más responsable. Por favor, no saquen pecho del presupuesto gastado. Háganlo del programa ofrecido.

Temas

Comentarios

Lea También