Más de Cultura

Cultura Entrevista

Joaquín Berges: «El viaje de la vida es el gran peregrinaje»

Novela. En ‘Peregrinas’, el escritor Joaquín Berges presenta un Camino de Santiago peculiar, que acaba en Tarragona

Gloria Aznar

Whatsapp
El escritor zaragozano Joaquín Berges, autor de ‘Peregrinas’.

El escritor zaragozano Joaquín Berges, autor de ‘Peregrinas’.

Joaquín Berges es un zaragozano asiduo a Tarragona y a la Costa Daurada desde que era niño. Como escritor ha publicado El club de los estrellados, Nadie es perfecto, La línea invisible del horizonte o Los desertores. La última novela  es Peregrinas (Tusquets), en la que sus protagonistas, tres abuelas y un abuelo, se escapan de la residencia en la que están internados para hacer el Camino de Santiago. Pero no el tradicional, sino otro que los llevará hasta Tarragona pasando por Poblet, Montblanc o Vallmoll. Un peregrinaje de la vida en el que cada uno de los personajes pasará cuentas con su pasado, todo sazonado con una pizca de humor.

‘Peregrinas’ es un homenaje a los abuelos.
Sí. La historia de hacer el camino de Santiago al revés ya la tenía pensada, aunque no sabía quién la iba a protagonizar. Y durante el confinamiento del año pasado fue cuando decidí que tenían que ser unos ancianos. Ya se sabía que era el sector de la población que estaba siendo más castigado por la pandemia, confinado doblemente en las residencias, como se cuenta en la novela. 

¿No lo estamos haciendo bien con nuestros mayores?
Lo estamos haciendo de acuerdo a los tiempos que corren. No es que no lo estemos haciendo bien. Parece que ahora lo que más vale es un bien activo, estamos en un mundo de mercado y en ese mercado los ancianos están un poco en un segundo plano. Y esto es así en esta cultura, pero no en otras. 

Pero a los jóvenes también se les ataca.
A determinados jóvenes. La juventud es un punto muy importante y ahora mismo creo que un valor activo fundamental, que el mercado sí que quiere. Lo que ocurre es que les cuesta conseguir el primer trabajo o una vivienda. Pero en realidad la juventud siempre ha sido el divino tesoro y lo sigue siendo.

Parece que ahora lo que más vale es un bien activo. Estamos en un mundo de mercado y en ese mercado los ancianos están un poco en un segundo plano.

Tres abuelas protagonistas. ¿Por qué Julio?
Creo que hacía falta un hombre para hacer un poco la contrapartida genérica y además porque quería contar la historia de este hombre con Dorita, con la protagonista. A mí me interesa mucho este tema.

¿El del amor platónico?
Sí. Me interesan estas cosas un poco marginales a las que a veces no se les da mucha importancia y desde luego, que están muy pasadas de moda. Por ejemplo, hoy en día en que todo es visual y explícito, el amor platónico es como una cosa del siglo XIX o anterior. Y sin embargo, estoy seguro de que sucede, de que hay gente que se enamora de la idea, que idealiza a otra persona. Yo creo que el amor platónico es la idealización de un objeto de culto o de amor, que puede ser una obra de arte u otra persona.

Todos los protagonistas tienen su pasado. Amor platónico, violencia de género, soledad...
Y el amor por un hijo enfermo. Son unas historias muy cotidianas que explican por qué los cuatro personajes están montados en ese coche yendo supuestamente a Santiago de Compostela. El título no se refiere solo a peregrinas que van a Santiago o a Tarragona, sino a personas que hacen el viaje de la vida, que es el gran peregrinaje.  

Fina es ese personaje entrañable a pesar de la enfermedad.
En un primer momento, la enfermedad de la demencia y el Alzheimer tiene un punto muy entrañable porque el anciano olvida las cosas y las redescubre, con el asombro que eso supone. Eso sería la definición de un niño, alguien que se asombra de las cosas del día a día, algo que cuando se llega a adulto deja de ocurrir. Luego por supuesto, con el paso del tiempo la enfermedad es más dura, se pone más difícil.

¿Por qué ubica Santiago Apóstol en Tarragona?
Porque como Dorita, hice un pequeño estudio de España y me di cuenta de que en realidad es bastante más simétrica de lo que parece. Lo encontré muy curioso. Tanto si divides España por el eje vertical como por el horizontal hay paralelismos. Una costa cantábrica arriba, una costa del sol abajo; las dos extremaduras, una de interior que es Extremadura y la otra de exterior, que es Levante; los dos archipiélagos, uno en el este, otro en el oeste... Y sobre todo, las dos comunidades clave, Galicia y Catalunya. Tienen cosas muy iguales que las hacen distintas. 

¿Cuáles son las similitudes?
Son dos comunidades con régimen político distinto, con frontera con un país de la Unión Europea. Ambas tienen salida al mar, Atlántico y Mediterráneo y cuatro provincias cada una de ellas. Y la gran característica es que tienen lengua propia. Son muchas cosas. Y al mismo tiempo son muy distintas porque una es más celta y la otra más romana y de tartesios. No hay más que ir a Tarragona. Por lo que yo busqué un trasunto de Santiago de Compostela..

Y lo encontró en Tarragona.
Sí. Barcelona no podía ser porque es demasiado gran capital. Tenía que ser un poco más pequeña, como Santiago, que tampoco es la capital de Galicia. Entonces, salió Tarragona. Una ciudad además, que a mí me encanta, porque es preciosa con ese pasado romano que tiene tan bien conservado. 

Hoy en día en que todo es visual y explícito, el amor platónico es como una cosa del siglo XIX o anterior. Y sin embargo, estoy seguro de que hay gente que se enamora de la idea, que idealiza a otra persona.

¿Viene a menudo?
Soy uno de tantos zaragozanos que veranea en Tarragona desde que era un niño. Voy mucho a la Costa Daurada y soy un enamorado de Tarragona y del Delta de l’Ebre. 

Por eso el Delta también aparece en ‘Peregrinas’.
Es un paisaje muy diferente a lo que hay en España. Es muy difícil encontrar playas como las del Delta con los arrozales, los canales, las dunas. Parece casi una isla que está pegada a la península, hecha por el río.

Entonces se conoce bien el camino que hacen Dorita, Carmen, Fina y Julio.
Es el camino que mejor conozco. Por lo que igual que hizo Dorita, busqué las poblaciones a Tarragona que se pueden equiparar a las del camino de Santiago. 

Que son... 
En vez de Burgos, Zaragoza; en lugar de León, Lleida; en vez de Ponferrada, Montblanc… Porque no olvidemos que lo que sucede es que están engañando a Fina todo el camino para que crea que van a Santiago, por lo que tienen que hacerlo verosímil.  

¿Usted tiene sueños por cumplir como sus protagonistas?
Sí. Y espero seguir teniéndolos hasta el final de mis días.
 

Temas

Comentarios

Lea También