Más de Cultura

La doble moral de la Iglesia católica bajo la lupa de Fernando Delgado

El reconocido escritor y periodista repasa la trayectoria de la institución religiosa en relación a la sexualidad, en general, y a la homosexualidad, en particular

Gloria Aznar

Whatsapp
El escritor y periodista Fernando Delgado. Foto: Inma Caballer

El escritor y periodista Fernando Delgado. Foto: Inma Caballer

«La Iglesia ha conseguido acumular y recoger pecados de grandes ladrones, de grandes estafadores, de grandes destructores de conciencias. Pecados enormes. Pero el sexo parece que lo tuviera absolutamente reprimido, donde precisamente no existe el pecado. Porque la sexualidad es parte de la emoción personal de todos. No solo la de los llamados heterosexuales, sino también la de los llamados homosexuales». El escritor y periodista Fernando Delgado (Santa Cruz de Tenerife, 1947), ahonda en la hipocresía, en la doble moral sexual de la Iglesia católica y en su postura hacia la homosexualidad en su último libro Todo lo que necesita ser dicho. El amor libre y devoto (Editorial Planeta).

A medio camino entre el ensayo, el diario, la crónica o las memorias, el reconocido periodista repasa la trayectoria de la Iglesia en relación a la sexualidad, la vida de algunos políticos españoles de todos los colores, así como la de los últimos tres papas, Juan Pablo II, Benedicto XVI o Francisco. «Había registrado algunas reflexiones a lo largo del tiempo», asegura, «aunque esperé a la llegada de Francisco que tuvo una actitud, si no abierta, por lo menos tolerante, comprensiva hacia la homosexualidad», relata. Mandatarios como Donald Trump o Bill Clinton tampoco escapan al análisis de quien fue el primer director de Radio 3 y dos veces director de Radio Nacional de España. 

Hemos tenido al dictador bajo palio y en las misas se pedía su intercesión. Dejémonos de tonterías. Es una verdadera podredumbre. Es una cosa que parece que hemos ido olvidando, pero fue terrible

Llamándose él mismo mirón, pues a lo largo de su trayectoria ha tenido secciones en prensa con este nombre, en Todo lo que necesita ser dicho también dirige su mirada hacia el interior. Así, en sus páginas afloran sus recuerdos de niño en Tenerife, su pasión por leer la prensa diaria junto a su abuela, así como sus escritores de cabecera. Gloria Fuertes, un espécimen único; Terenci Moix, hiciste literatura de la vida y vida de la literatura y Pedro Zerolo, un hombre de coraje que encuentra en la plaza del sexo las corrientes de la libertad

A sus 73 años, Fernando Delgado ha considerado aparcar la prudencia para hablar sin tapujos. «Soy homosexual, sí», afirma. Aunque reconoce que tanto en los tiempos de Franco como durante los primeros años del PSOE «no podía identificarme de esa manera». Ahora, sin embargo, «hay una mayor soltura, liviandad. Esto antes era imposible. Cada cual puede identificar su sexualidad como quiera. Puede tener incluso una vida interior profunda sin ningún tipo de tendencia amatoria».

Franco, de quien Fernando destaca que «hemos tenido al dictador bajo palio y en las misas se pedía su intercesión. Dejémonos de tonterías. Es una verdadera podredumbre. Es una cosa que parece que hemos ido olvidando, pero fue terrible». 

Una podredumbre también visible en los cientos de abusos cometidos a menores. «La Iglesia ha sido muy negra», manifiesta quien de niño estudió con los jesuitas. No obstante, señala que nunca sufrió ningún tipo de abuso por su parte ni les guarda rencor.  

¿Quién es Dios? ¿Es masculino, femenino o neutro? ¿Qué es Dios?

En relación a la evolución del poder religioso con la sociedad, Delgado considera que «no ha evolucionado. Si bien en algunas iglesias hay mujeres que tienen entidad episcopal, aquí ellos han rechazado su presencia. Y hemos tenido monjas humildes y muy inteligentes, monjas extraordinarias, en el ámbito de las misiones, por ejemplo. Mujeres católicas muy emprendedoras».

Entonces, el periodista se pregunta ¿Quién es Dios? ¿Es masculino, femenino o neutro? ¿Qué es Dios?

En sus páginas también afloran sus recuerdos de niño en Tenerife, su pasión por leer la prensa diaria junto a su abuela, así como sus escritores de cabecera

Trayectoria
Con Tachero, la primera de sus novelas, el autor logró el Premio Benito Pérez Armas y el Pérez Galdós por Exterminio en Lastenia. En 1995 ganó el Planeta por La mirada del otro. En 2015, el Azorín por Sus ojos en mí y su última novela fue El huido que leyó su esquela. Los ocho libros de su obra poética recibieron los premios Julio Tovar y Antonio de Viana y ha publicado volúmenes de artículos y ensayos. De 1993 a 1996 presentó y coordinó los telediarios del fin de semana de TVE y más tarde presentó el programa A vivir que son dos días, en la Cadena SER.

Temas

Comentarios

Lea También