Más de Cultura

Cultura Letras

La huella de Lorca en Tarragona

Salvador Giné recoge en un libro el paso del poeta por la ciudad a propósito de la representación de ‘Yerma’.

Gloria Aznar

Whatsapp
García Lorca en Cadaqués, en 1927. Foto: Archivo de la Fundación Lorca/cedida

García Lorca en Cadaqués, en 1927. Foto: Archivo de la Fundación Lorca/cedida

«De Federico García Lorca destacaría dos cosas. Primero, que era una persona con unas grandes virtudes artísticas. No solo un gran dramaturgo, sino también excelente músico, dibujante y conferenciante. Y a nivel personal era cercano, afable. Se llevaba bien con casi todo el mundo. Tenía un magnetismo excepcional».

El escritor Salvador Giné (Les Borges Blanques), es el autor del último libro publicado sobre el gran poeta, Lorca a Catalunya (Viena Edicions), en el que se recoge su visita a Tarragona con motivo del estreno de su obra Yerma con la actriz Margarida Xirgu, en el Teatre Saló Modern, sito en la Rambla Nova, 33. 

Era octubre de 1935. Faltaba muy poco para la sublevación militar contra la Segunda República y el autor deja entrever, sin decirlo abiertamente, la polarización política y social del momento. «O estabas con Yerma o contra Yerma», dice Giné. Sabedores de este hecho, los medios fueron preparando la ciudad para la función, «previendo furibundas reacciones maldicientes de las derechas, que se vieron en otras ciudades», cuenta Giné en el ensayo.

Así, el Diari de Tarragona publicó semanas antes una excelente crítica de la obra. El día indicado, la representación fue un éxito, pero no se libró de los ataques que la tachaban de inmoral. En este sentido, Giné puntualiza que «la obra de teatro debería estar muy bien hecha porque los sectores de la derecha que la criticaban se referían al mensaje. No así a los actores y la escenografía en general, que calificaban de espléndida». Yerma es una de las obras que componen la trilogía lorquiana y en ella la protagonista, una mujer casada, duda sobre si tener un hijo extramarital y acaba estrangulando al marido. 

Pero no será esta la única obra que los tarraconenses verán de Lorca, ya que días después, se estrena en el mismo escenario La dama boba, con la presencia del poeta, quien fue entrevistado por el director del Diari de Tarragona tras la función. Una conversación en la que el granadino aseguró que ya había visitado antes la ciudad, durante la Festa Major, supuestamente con Salvador Dalí. Sin embargo, la presencia de ambos artistas en las fiestas de Santa Tecla no está probada, así como tampoco ha quedado ningún documento gráfico del paso de Lorca por Tarragona.

Era octubre de 1935. Faltaba muy poco para la sublevación militar contra la Segunda República y el autor deja entrever, sin decirlo abiertamente, la polarización política y social del momento.

De igual manera, Giné resalta el hecho de que no haya ningún registro sonoro del autor, en una época en que las grabaciones ya eran habituales. «Y esto tal vez le aporta un aura de misterio» a una figura ya mitificada. «Lorca es un símbolo», destaca Giné. «Se tenía que matar al símbolo. Hubo quien no le perdonó que traicionara a su causa y se pasara a la izquierda. Que reclamara justicia social y que montara una compañía de teatro para ir a repartir cultura a gente que no tenía posibilidades. Esto unido a su homosexualidad... Algunas derechas no se lo perdonaron nunca», apunta el autor, quien añade que justamente después de su muerte ha sido un símbolo para la izquierda.

«Lorca representa unos valores y por eso es universal. Su obra y su pensamiento han trascendido su vida. Aún está de actualidad. Su teatro aún llena auditorios. Se habla de él como si lo acabaran de matar, como si acabara de estrenar una obra, arrastra pasiones y esto muy poca gente en el mundo lo puede decir».

Cine Teatro de Tarragona, en la Rambla Nova. Foto: Cedida

Tarragona, destino turístico
«En aquella época Tarragona ya era una ciudad turística de primer orden. Iba gente desde Noruega, Inglaterra, Francia o Bélgica y en el Port ya atracaban los transatlánticos y yo quería dejar constancia de este hecho», revela Giné. Igual que Reus, «la segunda ciudad de Catalunya a principios del siglo XX». Al mismo tiempo, en Lorca a Catalunya Giné propone visitar la Tarragona que se encontró el poeta a través de unos itinerarios.

«Ahora, 80 años después, si volvemos la vista atrás, vemos que estamos otra vez en la casilla de salida, con muchas coincidencias como la polarización izquierda-derecha o los indultos a Companys y su gobierno por proclamar el estado catalán». 

«No existirá nunca más nadie como él», sostiene categórico Salvador Giné, quien defiende que si no lo hubieran asesinado aquel agosto de 1936, le hubieran otorgado el Nobel de Literatura. «Era una bestia artística». 
 

Temas

  • García Lorca
  • Tarragona
  • Yerma
  • Salvador Dalí
  • teatro
  • Guerra Civil

Comentarios

Lea También