Más de Cultura

«La maqueta Tarraco no está terminada del todo»

De celebración El 30 de noviembre de 2005 vio la luz la maqueta Tarraco, obra de Elies Torres, quien publicará un libro sobre los secretos de su construcción

ÒSCAR LASCORZ

Whatsapp
Elies Torres visita cada 15 días su maqueta para llevar a cabo tareas de mantenimiento.  FOTO:CEDIDA

Elies Torres visita cada 15 días su maqueta para llevar a cabo tareas de mantenimiento. FOTO:CEDIDA

Se trata de la segunda maqueta ambientada en la Antigua Roma más grande del mundo. Ubicada en la Antiga Audiència de Tarragona, ejerce como puerta de entrada al conocimiento de todo el patrimonio histórico de Tarraco. Para su autor, Elies Torres (Tarragona, 1964), 2020 fue un año especial, ya que su ‘niña grande’ -así le gusta llamarla- cumplió 15 años. Con motivo de esta efeméride, espera presentar en abril su libro con fotografías inéditas sobre su obra maestra.

¿Por qué un libro?

Creo que era necesario documentar la maqueta Tarraco. Con este libro de bolsillo lo he logrado.

¿Qué se va a encontrar el lector?

Fotografías inéditas, hechas por Francesc Sech, sobre la maqueta y su construcción. También se trata de una guía en la que podréis comparar los monumentos de la ciudad con los representados en la maqueta.

15 años ya de la maqueta Tarraco... ¿Por qué decidió hacerla?

Después que Tarragona fuera declarada Patrimonio de la Humanidad, desde el Ayuntamiento se me propuso hacer alguna cosa que marcara un antes y un después, un polo de atracción.

Y apostó por la maqueta...

Sí. Mercè Martorell, entonces concejal de Patrimonio, quería algo que fuese un punto de entrada de conocimiento al patrimonio. Como anteriormente ya había hecho la maqueta medieval del Pretori, creí conveniente hacer otra que transportara al visitante a la época romana.

Pero esta más grande...

Exacto. Es una maqueta de 20 metros cuadrados. La hicimos entre ocho modelistas en un taller que, por sus características, nos impidió hacerla más grande.

¿Cuánto tardasteis en hacerla?

5 años. Para que te hagas una idea, la maqueta sobre la Antigua Roma que encargó Mussolini se tardó 25 años en hacerla. Esa es la más grande del mundo y tiene 40 metros cuadrados.

¿Qué parte fue la más complicada?

La del Fórum de la colonia porque no nos poníamos de acuerdo con su configuración y volumetrías. Aunque, la más laboriosa fue la del acueducto, ya que cuenta con 2.000 piezas de 1 milímetro. Se necesitó dos meses para completarlo.

¿Guarda algún secreto la maqueta?

Como cualquier gran obra queda interesante decir que no está acabada. Y, así es. El motivo es secreto.

¿La visita a menudo?

El Ayuntamiento apostó para que yo mismo llevara las tareas de mantenimiento cada 15 días. Además, dos veces al año la desmontamos para aplicarle antihongos y repintarla. Así que, sí, la suelo visitar.

¿Qué significa para un tarraconense como usted haber hecho esta obra?

Es un orgullo tremendo. En 15 años han pasado más de 10 millones de personas. Soy un afortunado porque el prestigio me lo ha dado la ciudad. Por desgracia, a Tarragona se la conoce por las obras que se hacen lejos de aquí. A nivel personal, significa mucho más aún.

¿Por qué?

Cuatro días antes de la inauguración nació mi hija pequeña y la mayor lo hizo cuando se inauguró la medieval. Al terminar la Tarraco, dije que sería la última por si a caso. (Ríe)

Y, ¿así ha sido?

No. En 2018 estrené la maqueta de la conca del Francolí. Es preciosa. Se encuentra en la Escola de Natura, en el Parc del Francolí. Se trata de mi legado final.

Temas

Comentarios

Lea También