Cultura Música

Queen revive con toda su fuerza en la Tarraco Arena

La banda tributo God Save the Queen llegó a Tarragona con una puesta en escena idéntica a la original.

Montse Plana

Whatsapp
God Save the Queen durante el concierto del sábado por la noche en la Tarraco Arena.  Foto: Montse Plana

God Save the Queen durante el concierto del sábado por la noche en la Tarraco Arena. Foto: Montse Plana

God Save the Queen no dejó a nadie indiferente la noche del sábado en la Tarraco Arena. La reina resucitó y quedó claro que la banda británica y sus míticas canciones siguen emocionando igual o más que el primer día, cuando se cumplen ya casi 30 años de la desaparición del vocalista Freddie Mercury.

Luces apagadas, voces distorsionadas y el público empieza a aplaudir. Tras la pequeña introducción de sintetizadores, se ilumina el escenario e irrumpen con fuerza los cuatro miembros de la banda con el riff de guitarra de Brian May de One Vision. El público estalló de alegría ante una puesta en escena impoluta a lo Magic Tour: Freddie Mercury con chaqueta amarilla, jersey de Bimbo y Betty Boop y pantalones blancos; Brian May, ropa blanca y la Red Special entre sus manos; Roger Taylor desde la batería con gafas de sol y jersey de rayas; y John Deacon también de blanco, para después cambiarse a los pantalones cortos, igual que en el concierto de Wembley de julio de 1986.

La banda tributo hizo un repaso de los grandes hits de Queen, siguiendo el reparto del Magic Tour, con un timbre de voz idéntico al original, un sonido de guitarra muy trabajado y, algo esencial, una puesta en escena con gran actitud. Se nota que los cuatro integrantes de God Save the Queen se han hecho suyos los atributos de Mercury, May, Taylor y Deacon y, encima del escenario, cada uno interpreta a la perfección su personaje. Lo hacen de forma tan natural que para el público es como ver un directo de la banda original. Llevan más de 20 años trabajándolo y lo tienen completamente integrado. Los movimientos les salen de forma espontánea.

Aunque el público tuvo que permanecer sentado durante las dos horas de concierto, la Tarraco Arena vibró con fuerza. Se vivieron momentos de emoción con Love of my life, cuando los asistentes cantaron a capella, y de mucha energía con Another one bites the dust o Radio Gaga. No faltaron temas como Bohemian Rhapsody o el enérgico Don’t stope me now, que cerró la actuación. El público se levantó al completo al final del concierto para brindar un sentido y largo aplauso al grupo argentino. Entre los asistentes incluso apareció una bandera argentina, en honor a la banda.

Temas

Comentarios

Lea También