Más de Cultura

Raquel Martínez: «Las necesidades emocionales son una prioridad»

Entrevista
La reusense ofrece mañana una nueva conferencia para apoyar a familias con niños diagnosticados con TEA y docentes

Sílvia Fornós

Whatsapp
La reusense Raquel Martínez. FOTO: F. ACIDRES

La reusense Raquel Martínez. FOTO: F. ACIDRES

La reusense Raquel Martínez (Raquel Salamades en las redes sociales) es especialista en Inteligencia Emocional y Atención a la Diversidad. Hace un año decidió impulsar un espacio virtual para acompañar a familias con hijos/as con Trastorno del Espectro Autista (TEA) y a docentes. A través de la iniciativa ‘Acompañando el Autismo’, vuelve con una nueva conferencia titulada Un pasito más cerca mañana 2 de abril –en directo a las 18 h en su canal de YouTube Raquel Salamades– para apoyar el Día Mundial de Concienciación del Autismo.

El proyecto ‘Un pasito más cerca’ surgió hace un año.
El año pasado, coincidiendo con el Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo, realicé el primer encuentro en directo. Abordé la sesión desde una doble perspectiva: cómo cuidarse la persona que acompaña a una persona con Autismo y cómo acompañar a un niño o niña con Autismo. A raíz de esta primera conferencia me comentaron la idea de crear una escuela online. Después de hacer una segunda sesión en directo, decidí ofrecer una formación y asesoramiento, para maestros y familias, coincidiendo con el confinamiento. 

¿En qué consiste el apoyo?
Se trata de un abordaje sistémico en el que se plantean las siguientes cuestiones: en qué entorno se desarrolla el niño/a, qué necesidades educativas y emocionales tiene... Entonces, teniendo en cuenta las necesidades básicas de un menor con Autismo –cómo comprender el mundo, qué estrategias necesita para comunicarme o aprender– el trabajo consiste en alcanzar el bienestar emocional.

¿Las necesidades emocionales caen en el olvido?
Las necesidades emocionales son una prioridad, ya que a veces solo se tiene en cuenta aquello que debe aprender el niño o la niña. Para mí, es muy importante garantizar el bienestar emocional y para ello me apoyo en soportes visuales, ofrecerles herramientas de comunicación cuando no existe la comunicación a través del lenguaje oral, subdividir las tareas para que puedan conseguir los objetivos, ponerles actividades que se encuentren en su zona de desarrollo próximo para que tengan éxito, y enseñarles estrategias de autorregulación y bienestar emocional.

Las familias y los docentes ¿cómo deben cuidar su salud emocional? 
El trabajo más importante es la concienciación y comprensión de sus necesidades, es decir, observar sus demandas, conocer las dificultades a las que se enfrentan, qué necesidades hay detrás de sus acciones, cómo pueden superar un bloqueo emocional… Yo como docente o familiar, debo cuidar mi bienestar emocional, ya que en función de mi estado ofreceré a mi hijo o alumno unas posibilidades de aprendizaje u otras.

¿Cuál es papel de los profesionales?
Es fundamental. La labor debe ser de acompañamiento, desde la neutralidad y la confianza, ya que con el tiempo las familias acaban convirtiéndose en grandes expertos en el cuidado de sus hijos. Siguen siendo padres con la carga emocional que conlleva y necesitan nuestro apoyo y comprensión.

¿Cuándo se produce un cambio de percepción familiar?
Los profesionales deben ayudar a entender a los padres que su hijo simplemente tiene una neurología diferente que hace que viva y comprenda la vida de una manera visual, literal y un tanto inflexible, y que para ayudarle solo necesita aquellos apoyos que le permitan poder entender el mundo desde su neurología. Cuando hacen todos estos pasos se produce un cambio de percepción. También es muy importante generar aquellos vínculos para fomentar las habilidades sociales, donde suelen presentar dificultades.

¿Qué actitud deben tener las familias?
Deben preguntarse qué es capaz de hacer su hijo, cuáles son sus fortalezas y, desde ahí, avanzar paso a paso. De lo contrario, las familias sienten miedo al futuro y a veces se fijan más en lo que no hace que en lo que es capaz de hacer el niño o la niña. Mantenerse en el momento presente y creer en su hijo son piezas claves, ya que es capaz de aprender y poco a poco irá avanzando. Un pasito más cerca entre su manera de percibir el mundo y la nuestra. Un camino que hacemos juntos, acompañándonos y disfrutándolo.

Temas

Comentarios

Lea También