“Somos daltónicos al éxito comercial”

Capsula, grupo argentino-vasco establecido en Bilbao, actúa este sábado en La Nau de Valls y el domingo en La Traviesa de Torredembarra

Javier Díaz

Whatsapp
Imagen del trío Capsula. Foto: Lucía Colom

Imagen del trío Capsula. Foto: Lucía Colom

El power trío argentino-vasco Capsula, escrito así, sin tilde, estará este fin de semana en la provincia de Tarragona para presentar, por partida doble, su nuevo disco ‘Phantsmaville’. Este sábado, a las 18.00 horas, pasará por La Nau - Centre d’Art de Valls y el domingo, en horario de vermut, a las 13.30 horas, tocará en La Traviesa de Torredembarra. Su guitarrista, Coni Duchess (San Nicolás, Argentina, 1977) charla con nosotros sobre las raíces de esta banda surgida de la escena del rock underground de Buenos Aires en 1997 y establecida en Bilbao y de sus planes más inmediatos.

¿Cómo llega una pareja de músicos argentinos a Bilbao?

Gran pregunta sin respuesta (ríe). Martín y yo nos conocimos en Buenos Aires, los dos somos nacidos en la provincia de Buenos Aires, pero vivíamos en la capital federal y somos muy fanáticos del rock and roll con sonidos de los 60 y 70. ¿Por qué a Bilbao? En ese momento teníamos la fantasía y la idea de formar un grupo para girar por todo el mundo con una furgoneta y no sabíamos cómo se hacía eso. Y ese deseo enorme nos llevó a Bilbao, particularmente porque los abuelos y bisabuelos de Martín eran de Agurain, en Álava, y había curiosidad por conocer estas tierras. Además, mis abuelos maternos, que se asentaron en la provincia de Sant Fe, en Rosario, era de pueblos cercanos a Salamanca, así que ese deseo de regresar, de curiosidad por ver esa tierra con tus propios ojos y sentirla con tu propio cuerpo se fue transmitiendo durante generaciones y, de alguna forma, nosotros cumplimos ese deseo, sumado al fuego, el calor y los sonidos del rock and roll.

¿En España hay más mercado del rock and roll que en Argentina?

Nosotros lo vivimos mas como una experiencia más cercana a lo artístico. Siempre fuimos como daltónicos al éxito comercial, pero sí que lo hemos visto de reojito y en Argentina, desde mi punto de vista, hubo un gran desarrollo a nivel de estudios musicales durante los años 40 y 50 con el tango y, cuando llegaron los jóvenes con sonidos de rock and roll, esos estudios estaban en funcionamiento y hubo bastantes grupos de rock que influenciaron en toda Latinoamérica en los 80. Ahora mismo en Argentina hay como un estancamiento en las grandes industrias y sellos, hay un repetición y no aparecen nuevas ideas. Y como siempre, esa nueva experimentación se encuentra en la escena underground, que hoy en día ya no hace falta que sea en la ciudad de Buenos Aires, sino que puede haber grupo buenísimos en la Pampa, la Patagonia, Mendoza, Córdoba o en distintas partes del país, con los que gracias a internet podemos conecta, descubrir y compartir sonido.

En Argentina se viven los conciertos con una pasión desmedida, más que en cualquier otra parte del mundo.

Ese un tema que yo lo pienso mucho y no le encuentro respuesta, pero es posible que en Argentina, al ser una sociedad que durante muchos años y generaciones es constantemente reprimida social, económica y democráticamente, esa pasión salga por algún lado. A través de la música, el baile, es una de las mejores formas de poder sentir que uno está con el otro, con otra gente al lado y estar todo viviendo y vibrando con las frecuencias y sonidos que te hacen sentir bien y eso es como un regalo enrome que no es muy común.

En su etapa en Argentina se debieron empapar de grandes grupos y conciertos.

Durante toda nuestra infancia y adolescencia tuvimso la suerte de poder conocer y escuchar muchos grupos de Latinoamérica de los 60 y 70 a través de cintas y programas de radio, inclusive programas de televisión aunque parezca extraño. En los 80 hubo programas de rock que ocupaban horarios infantiles, veías dibujos animados y vídeos de David Bowie, entonces eso creaba como un universo fantástico en la mente de un niño o de una niña bastante particular. O si no, en horarios nocturnos, la madrugadas, eran como radios pirata donde pasaban material de los grupos que no estaban constantemente en publicidad y promoción. Y obviamente, lo conciertos, que fueron creado y alimentando nuestro universo. Con Capsula llevamos más de 20 años en movimiento, en la carretera, tocando por muchas ciudades, en distintos continentes, conociendo públicos de distintas partes del mundo y comunicándonos a través del rock and rolll.

El grupo actúa este fin de semana en Valls y Torredembarra. Foto: Lucía Colom

En 2015 abrieron para Pearl Jam en su gira por Argentina.

En una gira por Estados Unidos tocamos en la ciudad de Seattle, donde solíamos tocar bastante seguido, y allí nos vio una gente cercana a Pearl Jam. Estábamos tocando en una sala bastante cercana a un sitio donde suelen ensayar y el boca a boca hizo que para la gira de ellos en Latinoamérica pidieran especialmente a la promotora local a Capsula para la apertura. Para nosotros fue un honor enorme poder abrir en nuestra propia ciudad y no solo eso, en medio del concierto nos dedicaron una canción y contaron nuestra historia, de un grupo de jóvenes que salen de su país para hacer una banda de rock anda roll. Fue una experiencia muy importante para nosotros y también para el público, en ese momento fue una unión muy especial.

‘Phantasmaville’ es su decimotercer disco. ¿Son supersticiosos?

Somos supersticiosos, pero de nuestras propias creencias. Solemos jugar mucho con las silabas, los números y los sonidos. Todo eso es material que usamos constantemente para crear y escribir discos. Desde el principio, escribimos letras usando técnicas dadaístas, surrealistas, de cadáver exquisito; de esa forma liberamos el inconsciente y todo ese recorrido, una vez que te metes, te va llevando a lugares cada vez más profundos, distintos y nuevos y lo mismo a la hora de buscar sonidos. Los discos siempre los escribimos y los empezamos a partir de las primera ideas que surgen en la furgoneta, donde estamos en movimiento y vamos viendo imágenes a través de las ventanillas y todo eso va activando el cerebro, pero ‘Phantasmaville’ lo comenzamos durante la pandemia y esta vez estábamos dentro de un edificio de cemento y por la ventana veíamos siempre lo mismo. Las noches siempre se

repetían y hubo como una sensación particular que nos pasó a nosotros y a mucha gente, y no sé si a todo el mundo, con la percepción del tiempo, como que se estiraba o se achicaba o se repetían los días y las noches, las noches eran el día y el día las niches. Una confusión con el tiempo que estuvo interesante y que usamos para ‘Phantasmaville’. Íbamos con esa mente al estudio para grabar, empezamos con 1,2,3,4 y ahí comienza nuestro universo. Todo esa combinación de tiempos, sonidos, ideas y peticiones eran la materia prima para poder hacer un disco de rock and roll.

Dicen en su hoja de promoción que es un álbum de rock and roll hecho por punks en una máquina analógica.

La máquina del tiempo analógica puede ser el cerebro. Nosotros nos sentimos unos punks rudimentarios, somos unos seres analógicos, nacimos tanto Martín como yo a finales de los 70 y tenemos una cultura particular combinada de imágenes y rock and roll, historietas de cómics y cultura que nos convierten en lo que somos, y partir de ahí nos lanzamos al tiempo para seguir construyendo y buscando sonidos. Esa es nuestra forma de viajar, a través de los sonidos y de arte, y así nos divertimos.

Han editado el disco en vinilo. ¿Por qué esta vuelta a ese formato?

Tenemos toda la discografía de Capsula editada en vinilo, es un formato que nos atrae y nos gusta mucho. Y es también un formato con el que crecimos, en nuestras casas de chicos veíamos a nuestras familias con sus colecciones de discos, discos como regalo que iban pasando de una generación a otra, así que es nuestro formato. Venimos editando desde 2008 o 2009 y hemos trabajado con distintas casas discográficas de España, Francia y Estados Unidos. ‘Phantasmaville’ está editado por nosotros mismos; la pandemia fue un momento de grandes incógnitas y a partir de esas incógnitas decidimos también empezar trabajar nosotros como sello discográfico y estamos encantados de cómo ha quedado este disco.

Este fin de semana hacen doblete en la provincia de Tarragona, primero en Valls y luego en Torredembarra. Por aquí acaba de pasar la gota fría DANA…

En Valls va a ser un concierto especial porque haremos una grabación en directo en los estudios Limac. Y en Torredembarra, en la mítica La Traviesa, de donde tenemos muy buenos recuerdos de haber estado allí hace años tocando en el Magic Fetsival con grandes bandas. Así que allí estaremos y si hay un temporal DANA nos subiremos a un rayo y estaremos rockeando desde el rayo, eso no será ningún problema. Hermanos del rock and roll, sé que estáis ahí, nos vemos para bailar, danzar, abrazarnos y enloquecer con los sonidos del rock and rollo. Viva el rock and roll.

Temas

Comentarios

Lea También