Más de Cultura

Un viaje activo por rincones históricos

Libro. Siurana, Flix o la Vil·la dels Munts de Altafulla se incluyen en ‘Catalunya: 50 excursions per la història’

Sílvia Fornós

Whatsapp
Siurana - Panorámica de la iglesia. Foto: ‘Chopo’ García-Die

Siurana - Panorámica de la iglesia. Foto: ‘Chopo’ García-Die

«No se trata de una obra excursionista en sentido estricto, sino más bien de una guía de turismo activo». Así se presenta el libro Catalunya: 50 excursions per la historia (Cossetània Edicions, Col·lecció Khroma), cuyos textos firma el historiador y sociólogo Francesc Roma Casanovas, mientras que sobre el terreno el fotógrafo ‘Chopo’ Javier García-Die ha sido el encargado de capturar la belleza y magnificencia de cada uno de los lugares.

A la hora de hacer la selección, Francesc Roma dice que «primero pensé que debía haber parajes de toda Catalunya, y en segundo lugar que cada uno de los sitios sirviera para repasar los principales momentos históricos». De esta manera, dice el autor, «el libro comienza con la cueva del Toll (Moianès), como ejemplo de la presencia de neandertales, y termina en La Mussara (Baix Camp), haciendo referencia al despoblamiento de la década de los sesenta». La idea, resume el historiador, «es que las excursiones sean fotografías de diferentes hechos históricos».

‘Catalunya: 50 excursions per la història’.
Textos: Francesc Roma
Fotos: ‘Chopo’ García-Die
Editorial: Cossetània Edicions

En esta misma línea, Francesc Roma comenta que «la colección es un mix entre lo que son las guías y los libros de fotografía, porque las imágenes son muy importantes y reciben un trato especial para que los lugares resulten atractivos a primera vista. Así, la impresión es que es un libro para regalar a quien le gusta descubrir lugares, caminar, etc.».

Sobre el mapa, y en la demarcación tarraconense, el historiador propone un total de siete itinerarios y que son: Els Munts (Tarragonès); Santes Creus y la Ruta de la Capona (Alt Camp); Siurana (Priorat); Sant Salvador d’Horta (Terra Alta); Flix (Ribera d’Ebre); las Trinxeres de la punta del Duc (Terra Alta); y La Mussara (Baix Camp).

En el caso de los lugares escogidos para representar el Camp de Tarragona y las Terres de l’Ebre, Francesc Roma y ‘Chopo’ García-Die invitan a reseguir el Camí de Ronda para «ver restos de canteras romanas, unas termas y un fortín»; a descubrir «la simplicidad y admirable Ruta de la Capona»; a viajar al pasado hasta Siurana, como el último reducto árabe en Catalunya; a admirar el convento de Sant Salvador en Horat de Sant Joan; a recorrer la huella de la Guerra dels Segadors en Flix; a dejarse impresionar por las Trinxeres de la punta del Duc que se construyeron en verano de 1936; y por último La Mussara, de la que el libro destaca que «los pueblos abandonados son el símbolo de un mundo perdido en lucha por la competitividad en un marco cada vez más globalizado».

La Mussara - Reflejo de la Església de Sant Salvador. Foto: ‘Chopo’ García-Die

Así, las excursiones recogen información sobre su situación, acceso, tiempo, dificultad y desnivel, además de un apartado de observaciones. Por ello, el autor recomienda que «a la hora de plantearse hacer cualquier recorrido, las nociones básicas que debemos seguir es ir bien calzados y vestidos en función de la meteorología que se prevé, tanto en verano como en invierno; llevar agua, comida y el teléfono, es decir, debemos ser previsores ante cualquier emergencia que pueda surgir».

En este sentido, el autor tiene una vasta experiencia en la publicación de obras de excursionismo, ya que ha publicado diferentes libros y guías de montaña sobre el Montseny, Montserrat y el Vallès. Así, es consciente de la evolución que ha sufrido el excursionismo en tanto que dice que «ha cambiado mucho, ya que en los últimos tiempos se ha masificado, incluso antes de la pandemia». «Hay muchos lugares que sufren el problema de exceso de visitantes, con las consecuencias medioambientales que supone esta frecuentación, ya que acaban convirtiéndose en una especie de parques urbanos», afirma el historiador.

Sant Salvador d’Horta - Entrada al convento. Foto: ‘Chopo’ García-Die

En cuanto a las motivaciones para practicar turismo activo y excursionismo, él mismo dice que «coinciden personas con intereses diferentes, a unas les gusta el paisaje, a otras les gusta el deporte, otras buscan monumentos históricos, etc.; y todas ellas acaban convergiendo en determinados lugares que se han popularizado». En este sentido, el autor también hace referencia a que «aunque siempre ha habido personas que han ido de excursión en familia, la motivación ha aumentado en los últimos años, a partir de la incorporación masiva de las mujeres». Asimismo, también identifica como otra de las variables influyentes, «la pandemia que, como factor coyuntural, ha empujado a mucha gente a salir a la montaña, pero habrá que ver si seguirán haciéndolo en el futuro».

Si bien, el nexo en común, en opinión del historiador, debería ser conocer nuestros orígenes. «Hay pocas cosas tan tristes como visitar un lugar y no saber cómo se ha convertido en lo que es hoy en día. Salvador Espriu decía que qui perd els orígens, perd la identitat», concluye Francesc Roma.

Temas

Comentarios

Lea También