Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

Espaldamaceta: «La limitación ha sido la base de la creatividad»

El artista tarraconense lanza ‘Yo y Espaldamaceta’, un álbum desgarrador en el que desnuda toda su tristeza sin más compañía que su voz y su guitarra

| Actualizado a 22 mayo 2022 20:53
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

¿Cree que se debe proteger el catalán en las escuelas?


No

Espaldamaceta, nombre artístico del músico tarraconense José Juan González (44 años), vuelve a sus orígenes con su nuevo disco, Yo y Espaldamaceta, íntegramente en castellano y publicado por el sello Hidden Track Records. Está compuesto por nueve canciones llenas de tristeza y dolor, sin más instrumentos que su voz y dos cuerdas de su guitarra y con un tempo de 60 bmp. Tanteó la idea inicial de grabarlo de manera convencional, con metrónomo, coros, bajos y baterías, pero la desestimó. Con la influencia de su admirado Leonard Cohen, asegura que con este álbum ha conseguido reconciliarse consigo mismo tras descender a lo más profundo.

‘Yo y Espaldamaceta’. ¿Se ha desdoblado?

Siempre. El número 2 rodea este disco: voz y guitarra, mi relación entre yo como José Juan y yo como Espaldamaceta... Ponerte un pseudónimo te permite tener libertad para hacer una cosa triste.

«Mal, creo que estoy mal». Así empieza la primera canción del disco, ‘Yo y mi amiga’. ¿Qué le ha pasado?

La Covid me trastocó mucho. Tenía miedo a pillarlo, no a morir pero sí a la posibilidad de tener que ir con un respirador. El confinamiento encerrado en casa, me he divorciado... Ha habido muchos cambios en mi vida. Pillé miedo a ensayar y la canción Yo y mi amiga volvió a sacarme las ganas. Empezó con una llamada a una amiga: «Estoy muy mal, muy mal». Probé con acordes y le di forma. A partir de ahí reflexioné y me apetecía tocar solo, sin banda.

¿Se ha vuelto asocial?

En los tres discos anteriores éramos tres músicos. Era lo que quería entonces y estuvo muy bien, pero ahora prefiero ir yo solo, con mi voz y mi guitarra. El cuerpo me pedía tocar cosas tristes.

¿Está más animado ya?

Ahora estoy muy bien. Con la pandemia ha habido grupos que han hecho música alegre y festiva, de festa major, porque estamos en un momento chungo. Soy fan de Manel y Oques Grases y me pareció genial lo de Stay Homas, tres pavos solteros tocando canciones en casa con lo que tenían, pero a mí no me apetecía hacer eso. Es un disco desgarrador y doloroso.

¿Teme que el público se deprima al escucharlo?

Cuando yo escuchaba a Leonard Cohen en el instituto me alegraba. La música triste te conecta con gente que está mal, y yo he estado muy mal. Recomiendo a la gente que escuche este disco en casa del tirón, dura 25 minutos, con auriculares y sin hacer otra cosa. El productor Joan Pons (el Petit de Ca l’Eril) quiso poner una advertencia, «escuchadlo una vez y nunca más», pero al final no lo hicimos.

Todas las canciones tienen un tempo 60 bpm, solo dos cuerdas y nada de coros ni instrumentación. ¿Por qué se puso esas limitaciones?

La limitación ha sido la base de la creatividad. Todos los temas se parecen muchísimo, empiezan por el mismo acorde. Es un disco muy sencillo de tocar. He publicado en internet los acordes y las letras por si alguien quiere probar.

Le bastó un día -el 21 de diciembre- para grabarlo de golpe en el teatro de Ca l’Eril en Guissona.

Quería grabarlo en mi casa, pero se lo envié al sello y se lo dejaron escuchar a Joan Pons. Lo escuchó durante un viaje en avión y dijo «mola, pero es muy duro y hay que grabarlo bien». Al ser solo voz y guitarra necesitaba un buen micrófono y usamos cinta analógica.

Ya lo ha presentado en Barcelona y en el festival Ja Veus, en el Teatret del Serrallo de Tarragona. ¿Cómo fue?

Funcionó bien. Cuando subo al escenario pido a los asistentes que no aplaudan entre canción y canción. Toco el disco entero y luego vuelvo a hablar y toco temas de álbumes anteriores. Lo ideal es hacerlo en un teatro, con la gente sentada y sin alcohol. Aunque se puede también en muchas situaciones si el público está educado.

¿Ya tiene más fechas cerradas?

Gijón, Arbúcies, alguna cosa más por Catalunya y seguramente Barcelona y Madrid. Tengo ganas de moverlo. Quizá, si el disco fuera más variado de ritmo me iría mejor de cara a hacer más conciertos, pero en la música y el arte está guay probar cosas.

¿Saldrá de gira solo y con su coche?

En el escenario seguro que estaré solo, pero siempre que pueda iré con un técnico de sonido y otro de luces.

Comentarios
Multimedia Diari