Josemi Carmona: «La cultura es la bandera de cualquier país»

El prestigioso guitarrista pondrá el cierre al Festival Sona Flamenc el domingo en Sant Pere i Sant Pau

| Actualizado a 31 marzo 2022 10:09
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Josemi Carmona (1971) es uno de los nombres imprescindibles de la escena flamenca contemporánea. El polifacético músico y su guitarra cerrarán el Sona Flamenc este domingo, en el Centre Cívic Sant Pere i Sant Pau (20.30 horas), con un concierto en formato cuarteto que fusionará el flamenco con el jazz y otros registros.

Está a punto de sacar el trabajo de flamenco jazz Vida, junto a Colina y Bandolero. Anda metido en un millón de proyectos.

En los tiempos que corren hay que vincularse a distintas propuestas para seguir viviendo de esto, aunque parece que ahora, por suerte, vuelven a moverse cosas y eso nos da esperanza. Vida saldrá este mes de abril y nos hace ilusión porque, desde el flamenco, nos adentramos en otros estilos. Aunque mi corazón y mi alma se encuentran en el flamenco, me he hecho un músico capaz de ir con mucha humildad a otros lugares.

Se le considera un artista polifacético, un culo inquieto de la música.

Me encanta tocar y compartir con otros músicos, me da energía y me ayuda a aprender. Es verdad que soy un culo inquieto, desde que empecé no he parado, porque tengo claro que lo único que sé hacer es tocar la guitarra.

En alguna ocasión, los puristas del flamenco, no han visto bien la fusión con otros estilos. ¿Le han llovido críticas por eso?

Yo creo que eso pasaba hace unos años. Que conste que estoy muy a favor del flamenco puro, me apasiona escuchar a Marchena, a Camarón o a mi padre, pero también me gusta la música de Stevie Wonder o Miles Davis. Tengo muy claro que el flamenco es una forma de ser y de vivir y, desde esa raíz, intento acercarme, por ejemplo, al jazz desde la responsabilidad y la modestia. Siempre seré un guitarrista de flamenco.

¿Ha encontrado nexos de unión entre su vocación y el jazz?

Para empezar, los dos estilos forman parte de la música del pueblo, explican muchas fatigas. A nivel de guitarra, pienso que el flamenco recibe mucha influencia de los solos del jazz, desde mi punto de vista, los dos formatos, permiten la improvisación y el ingenio. Me gusta la música desde la emoción.

Va a poner fin a la edición de 2022 del Sona Flamenc. ¿Qué le parece que una ciudad como Tarragona apueste por un ciclo de estas características?

Es maravilloso y valiente. Y por eso me apetece mucho tocar allí. Catalunya tiene mucha cultura de flamenco. Sin ir más lejos, en los principios de Ketama, donde más tocábamos era en Catalunya. La cultura es la bandera de cualquier país y en España somos ricos en eso, aunque para mí el déficit que tenemos viene de la educación. Se debería educar en cultura.

En Tarragona ofrecerá un show en formato cuarteto. ¿La carrera con Ketama le ha ayudado a comprender lo significa el concepto de banda?

Ketama me lo dio todo, nuestro mejor logro tiene que ver con las canciones, que siguen vigentes todavía hoy. Ten en cuenta que empecé en el grupo con 14 años y el éxito me llegó muy joven, con 21 o 22. En Tarragona compartiré con Rafita, que es uno de los valores actuales del cante, Josué Ronkio y Bandolero, con el que llevo tiempo trabajando. Vamos a divertirnos con un concierto que será una especie de potaje con flamenco y versiones de canciones mías o de Rafita. A partir del flamenco nos abriremos a otras músicas.

Dice que empezó con Ketama a los 14 años. ¿Cuándo cogió por primera vez la guitarra?

Con tres años y con cinco ya tenía dos televisiones con Enrique Morente. Mi padre me cuenta muchas veces que cogía una guitarra de madera, me sentaba a su lado y ponía los dedos como él. Mira, soy una persona algo insegura, dudosa en la toma de decisiones, lo único que he tenido claro en mi vida es que sería guitarrista.

Ser hijo de Pepe Habichuela, ¿le ha perjudicado o le ha beneficiado en su carrera?

Primero, para mí es un orgullo increíble. He aprendido muchísimo de mi padre y me emociona escucharlo. Con respecto a mi trayectoria, está claro que al principio te puede abrir algunas puertas. Ser el hijo de Pepe Habichuela, por lo menos, genera una expectativa. Y es verdad que luego puede ser un poco más difícil, porque te exigen más.

Comentarios
Multimedia Diari