La fotogenia de la guerra

Perpignan. El festival Visa pour l’Image muestra, un año más, lo mejor del fotoperiodismo mundial

| Actualizado a 26 agosto 2021 11:13
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

¿Cree que se debe proteger el catalán en las escuelas?


No

La desesperación de unos refugiados etíopes del conflicto de Tigray. Las ruinas de un Kabul (Afganistán) que vuelve a estar, desgraciadamente, ‘de moda’. Un soldado sirio corriendo angustiado para evitar los disparos de los francotiradores. Una mujer que rebusca entre los restos de su casa en Gaza atacada por los israelíes. Unos niños sentados entre los escombros de lo que fuera su escuela en Sadaa (Yemen) hasta que una bomba la destrozó... Son imágenes muy duras, pero espectaculares. Es la fotogenia de la guerra. 

Pueden contemplarse entre el sábado 28 de agosto y el domingo 12 de septiembre en la Visa pour l’Image, el mejor festival de fotoperiodismo del mundo que se celebra cada año en la localidad francesa de Perpignan, a 282 kilómetros de Tarragona, unas tres horas por autopista.

La organización solo permitirá la entrada a las salas de exposiciones a quien se haya vacunado con la doble dosis o demuestre haber dado negativo de Covid como máximo en los tres días anteriores. El horario es de 10 a 20 h.

De las 25 exposiciones, una decena se centra en las diferentes guerras que asolan Siria, Yemen, Etiopía, Palestina... En una de ellas, 16 fotógrafos sirios recorren en imágenes los diez años de guerra civil en su país. La muestra conecta con otra, la de Angelos Tzortzinis, un fotoperiodista griego que documenta los últimos días del campamento de refugiados sirios de Moria, en la isla griega de Lesbos. La macroinstalación sufrió una pavoroso incendio en septiembre de 2020. La instantánea de unos niños huyendo de las llamas fue elegida mejor foto del año 2020 por Unicef. 

Entre las imágenes, hay dos que erizan la piel, ambas captadas en Siria en un proyecto impulsado por la UNOCHA, la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios. 

En una se ve a cuatro niños sentados sobre los escombros de Saraquib. Contemplan una función de títeres. En medio del horror, aún queda un pequeño rincón para la esperanza y las risas. En la otra, un padre lleva a su hijo dentro de una maleta mientras el niño duerme. Toda la familia ha tenido que huir de Ghouta.

La Visa ofrece, sin embargo, mucho más que fotografías bélicas. Dos muestras se centran en  el estilo de vida ‘made in USA’: «ciclos estadounidenses», con una fotografía de la lavandería autoservicio más grande del mundo, y «The Ameriguns», que refleja la paranoica pasión por las armas de muchos norteamericanos. 

Sin olvidar la pandemia de la Covid. La acongojante imagen de un ciudadano indio llorando la muerte de su padre por coronavirus simboliza la tragedia sanitaria y económica que nos ha tocado vivir. Su autor, Danish Siddiqui, murió meses después cuando cubría el enésimo conflicto bélico. 

Trabajando como reportero integrado en las fuerzas especiales afganas, Siddiqui fue asesinado cuando la unidad luchaba contra los talibanes en la frontera con Pakistán. Una baja más en la nómina de fotoperiodistas heroicos

Comentarios
Multimedia Diari