«La gente necesita reír más que nunca»

El humorista manchego presenta hoy, a las 20,30 horas, en el Palau de Congressos su nuevo espectáculo ‘Festejen la broma’

| Actualizado a 11 diciembre 2021 06:55
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Pertenece a una de las generaciones de cómicos españoles más brillante de los últimos años y se ha construido una carrera prestigiosa, no sólo como humorista, también como actor y dibujante. Joaquín Reyes (Albacete, 1974) presenta hoy en Tarragona nuevo material en forma de monólogo.

¿’Festejen la broma’ es una reivindicación al sentido del humor?

Lleva una parte de eso, sin duda. El título está pensado desde antes de la pandemia, por lo que ahora dispone de un significado todavía más relevante, por todo lo que hemos pasado. Reír es algo que debemos valorar, y festejar una broma tiene un componente muy sano.

La gente, a veces, ¿tenemos la piel muy fina?

No me he encontrado nunca con un caso así en mis espectáculos. Creo que la audiencia viene a pasarlo bien y conoce perfectamente el contexto. Pienso que el humor debe encontrar el momento de conexión con el público y una broma, quizás en según qué situación, puede molestar, pero en un espectáculo destinado a la diversión no lo creo.

El humor, actualmente, ¿cuenta con buena salud?

Estoy convencido. La gente necesita reír más que nunca. El humor nos une y es algo que está en todas partes. Hasta en el Sálvame han destinado un espacio para la comedia. En España, a nivel general, creo que la comedia está muy bien valorada y actualmente llena muchas programaciones, por suerte. Las personas necesitan evadirse de sus problemas y los cómicos tenemos esa función de entretenimiento.

Usted pertenece a una generación de cómicos brillantes; Ernesto Sevilla, Julián López, Carlos Areces, Raúl Cimas y Pablo Chiapella. De Albacete y Cuenca, curioso.

(sonríe). Aunque seamos un poco cerrados, tenemos buen sentido del humor. Realmente empezamos en esto sin ninguna pretensión, pero sí con mucha convicción. Hacíamos humor de una forma libre, aunque algo irregular. No parábamos de probar cosas y eso nos enriqueció. Hasta hoy.

Se van a cumplir 20 años de ‘La Hora Chanante’, ese show que les puso en el foco. Desde entonces, ¿imaginó una carrera tan consolidada?

Ni por asomo. Casi sin darme cuenta, ya llevo 20 años dedicándome a lo que más me gusta. Y te aseguro que conservo la ilusión del primer día. Han pasado muchas cosas desde entonces, pero, a nivel personal y artístico, he crecido mucho. Me siento muy orgulloso de lo que hicimos con La Hora Chanante y de todo lo que ha venido después.

Volvamos a ‘Festejen la broma’. Regresa al formato del monólogo, con lo que empezó. ¿Es como volver a las raíces?

Sí, aunque en realidad nunca me ha dejado de interesar este registro, lo llevo mucho conmigo. El espectáculo nace de la necesidad de escribir algo nuevo. Después de 20 años ya no soy el mismo Joaquín y por eso me involucré con esta nueva aventura.

Uno de los atractivos del formato es que le expone ante el público sin paraguas, totalmente desnudo. Se enfrenta solo ante el peligro.

A mí me gusta mucho grabar un sketch, pero no es lo mismo que el directo. Esa energía que te ofrece el público es una sensación extraordinaria, difícil de encontrar, por ejemplo, en un estudio. El monólogo te permite enfrentarte a tu propio vértigo en el escenario, y a la vez es un atractivo formidable. Cuando logras crear ese clima recíproco con el público y conectas con él sientes la plenitud. Yo creo que no hay una sensación más bonita que hacer reír a tu audiencia.

Además de destacar como cómico también ha trabajado como actor para varias películas y series. ¿Considera que hay un nexo de unión entre las dos facetas?

Por encima de todo me considero cómico. No te niego que me hace ilusión cuando alguien piensa en mí para una película o una serie, aunque no tengo formación como actor. Soy consciente de que hay papeles que no puedo interpretar, sí papeles relacionados con el humor. Por ejemplo, En Cámera Café, que se hizo hace 18 años, yo todavía me encontraba en La Hora Chanante y fue muy especial que me llamaran. Aprendí muchísimo en esa serie, que además disfrutó de mucho éxito.

Quizás, su creación fetiche es el personaje de Enjuto Mojamuto, que después de tanto tiempo sigue más vigente que nunca.

Lo creé hace 15 años después de leer sobre un perfil de niños japoneses que se pasaban los días encerrados en sus habitaciones y descubrían el mundo a través de internet. Es curioso porque, actualmente, Enjuto Mojamuto refleja a toda una generación. Es verdad que se encuentra más vigente que nunca.

Mick Jagger, Sara Montiel, Michael Jackson, Hulk Hogan y una lista interminable de personajes que ha parodiado. Le he leído que le da una importancia sustancial al maquillaje.

El maquillaje es una herramienta muy potente para hacer humor. Ten en cuenta que yo no imito al personaje con su voz, por eso necesito que a primer golpe de vista, el público sepa qué personaje estoy realizando. Y para ello, la caracterización resulta trascendental. De ahí lo imprescindible del maquillaje.

¿Se queda con alguna de esas parodias en especial?

Recuerdo con mucho cariño a Hulk Hogan, Condoleezza Rice… Es que he hecho muchísimos.

Hoy se presenta en el Palau de Congressos dispuesto a ofrecer diversión y risas. La duda que tengo es si va a sacar al muñeco.

Te avanzo que sí. Braulio siempre tiene muchas ganas de escenario y la ventaja que tengo con él es que nunca llega tarde. Para mí es como un broche de oro a la actuación. Braulio es un señor mayor con el que hago un número de ventrílocuo. El despiporre.

Comentarios
Multimedia Diari