Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

La siete claves para entender la huelga de médicos

| Actualizado a 30 noviembre 2022 07:00
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Los médicos han dicho basta, ya no pueden más. El sindicato mayoritario de personal médico, Metges de Catalunya, anunciaba el pasado lunes la convocatoria de una huelga de facultativos los días 25 y 26 de enero. La movilización afectará a todos los centros sanitarios, desde la atención primaria hasta los hospitales. El sindicato asegura que la situación que vive el sector es «insostenible», sobre todo por la sobrecarga asistencial, la falta de médicos y la precariedad en las condiciones laborales y retributivas.

La convocatoria de huelga va dirigida a los 25.000 médicos que trabajan en el sistema sanitario público de Catalunya. El anuncio de la protesta llega justo en la segunda semana de huelga de los facultativos en Madrid, cosa que hace sospechar que la precaria situación del sector es un tema generalizado en toda España.

El sindicato pide un plan de rescate, con el objetivo de garantizar la supervivencia de la sanidad pública. Sin ir más lejos, Metges de Catalunya presentaba hace unos días ante el Parlament más de 54.000 firmas para pedir a la administración un decálogo de medidas «urgentes y contundentes» para poner fin a la situación por la que está pasando el sector.

Tras la pandemia, los médicos viven con la sensación de haberlo dado todo, sin haber recibido nada. Están hartos de aplausos, sin medidas que mejoren su día a día. El anuncio de la huelga coincide con las negociaciones de los convenios, tanto del Siscat como del ICS. El sindicato pide que se tengan en cuenta las propuestas de los médicos.

Por su lado, el Departament de Salut se muestra comprensivo con las reivindicaciones de los facultativos y asegura que hay «tiempo suficiente» para evitar la huelga.

El sindicato está abierto a negociar, pero no descarta alargar la movilización si no se llega a un pacto satisfactorio para el sector. Conozcamos las siete claves que nos ayudarán a entender mejor el «basta» de los médicos.

1.- La falta de médicos

La falta de profesionales es uno de los problemas más grandes que presenta el actual sistema sanitario público. Metges de Catalunya calcula que, en los próximos diez años, se jubilarán unos 9.000 facultativos en Catalunya. Se trata de los médicos del baby boom, aquellos que nacieron entre los años 60 y 70 y que, ahora, llegan a la jubilación. Es prácticamente imposible, según el sindicato, reponer todas estas bajas. Para el colectivo, la responsabilidad de esta situación recae sobre la administración, quien no ha sabido planificar las necesidades del sistema a corto, medio y largo plazo. Cabe tener en cuenta que formar a un médico no es cosa de dos días. Como mínimo, se necesitan once años. No estamos a tiempo. Nos quedamos sin médicos.

2.- La incapacidad del sistema para retener el talento

El problema no es solo que el sistema no haya previsto las jubilaciones, sino que los nuevos médicos que salen de las facultades se van de aquí una vez terminada la especialidad. Los motivos son varios. Primero, porque un 70% de los estudiantes son de fuera de Catalunya y, al acabar, vuelven a su ciudad de origen. Gastamos tiempo y dinero en formar a facultativos, para que luego vayan a ejercer a otra comunidad autónoma. Si las condiciones laborales y retributivas fueran más atractivas, quizás el sistema sería capaz de retener este talento. El sindicato asegura que hay una «sangría» de profesionales bien formados. Sin ir más lejos, el año pasado, en la demarcación de Tarragona, acabaron la residencia 81 médicos, de los cuales solo 48 se quedaron aquí.

3.- Precariedad en las condiciones laborales y retributivas

Los médicos quieren que se aproxime el sueldo de los facultativos catalanes al de otros países cercanos. Para hacernos una idea, la media retributiva en Catalunya está entre 55 y 70.000 euros al año sin guardias. En cambio, en Francia, la media es de 88.000 euros, en Alemania, de 165.000, y en Bélgica de 152.000. Además, para el sindicato es primordial mejorar las condiciones laborales, teniendo en cuenta temas de conciliación familiar o de formación. La petición concreta es que se destine un tercio de la jornada laboral a la formación, la docencia y la investigación.

4.- Listas de espera inasumibles

Los médicos aseguran que la situación por la que están pasando tiene afectación directa en los pacientes. Según un informe del Sistema Nacional de Salud –del mes de mayo–, Catalunya es la comunidad autónoma que acumula más pacientes en lista de espera para una intervención quirúrgica. Un ejemplo: los días de dilación para colocarse una prótesis de cadera han pasado en el Camp de Tarragona de 115 en 2019, antes de la pandemia, a 227, más de siete meses. Según el sindicato, las listas de espera son inasumibles, debido al «desbarajuste sanitario». Además, el colectivo asegura que la sanidad pública está intentando reducir estas listas de espera desviando a los pacientes a la privada.

5.- Agendas llenas o, lo que es lo mismo, sobrecarga asistencial

El sindicato pide que se «dignifiquen» las consultas para asegurar una mejor calidad asistencial. Y es que, en la actualidad, los médicos –tanto de primaria como especialistas– pueden llegar a tener entre 50, 60 y 70 visitas al día, diez en una hora. Son agendas «insoportables», con cargas de trabajo no registradas nunca antes. «Nos encontramos que a las nueve de la mañana ya tenemos cinco pacientes para visitar a la vez», explica un médico, quien asegura que «ya empezamos el día con estrés y retraso».

6.- La solución de la administración: maximizar competencias

Ante esta situación, la administración solo ve una posible solución: maximizar competencias. «Eso significa que otros profesionales, como las enfermeras, ejerzan funciones de médico, sin tener la capacidad ni formación de un médico», aseguran desde el sindicato, quienes aseguran que «esta manera de funcionar pone en riesgo tanto al personal como al paciente». Para el colectivo, hay funciones, como el diagnóstico o el tratamiento, que son «competencias indelegables de los facultativos».

7.- La gota que ha colmado el vaso: la pandemia

Para el sindicato, la situación del colectivo médico es insostenible desde hace tiempo, teniendo como origen los recortes de hace diez años. Lo único que ha hecho la pandemia es poner de manifiesto las principales carencias de la sanidad pública. Los médicos han llegado al límite y están dispuestos a seguir con la lucha.

Comentarios
Multimedia Diari