‘Núria La Gràcia’, las mil y una caras de la creatividad

Ilustradora, narradora y actriz son algunas de las facetas que le han llevado a viajar por Europa, América y Asia

| Actualizado a 26 abril 2022 13:34
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

De actriz a narradora, pasando por ilustradora, regidora de espectáculos y tour manager, directora creativa en eventos y profesora de workshops de teatro. Desde hace más de quince años, Núria Pellisa Gràcia (Reus, 1984) –conocida artísticamente como ‘Núria La Gràcia’– ha tenido la suerte de trabajar en casi una treintena de países por Europa, América y Asia.

En esta vuelta al mundo le han acompañado sus mil y una caras creativas. «Fui alumna de la Escola de Teatre del Centre de Lectura y más tarde me licencié en arte dramático en Barcelona», explica y recuerda que «siempre me ha llamado la atención el mundo de la interpretación, ya que cuando era pequeña tenía una gabardina con la que jugaba a ser detective».

Sobre las oportunidades que le ha brindado ser actriz, dice que «me ha permitido viajar muchísimo y conocer a muchas personas». De hecho, uno de los últimos destinos que ha visitado ha sido Estambul. «Allí estuve trabajando en un programa de voluntariado, a cambio de alojamiento; una experiencia que me ha permitido seguir creando con la tranquilidad de no pensar en cómo pagar el alquiler mientras estaba allí», reconoce la también ilustradora, quien destaca «hay muchas plataformas, hoy en día, que te permiten trabajar en todo el mundo a cambio de alojamiento; lo que también resulta una manera de conocer a otras personas que viajan del mismo modo».

Asimismo, de su experiencia en el mundo escénico destaca que «cuando trabajas en compañías de teatro pequeñas debes hacer un poco de todo, es decir, encargarte de la organización, producción, etc. Entonces, una cosa te lleva a la otra, y de hecho me encanta todo lo que ocurre entre bambalinas, antes de cada función».

A todo color

Por otro lado, su trabajo como ilustradora también tiene sus orígenes en la infancia. «Siempre me ha gustado dibujar e incluso cuando era pequeña gané algunos concursos», explica. Pero, esta faceta quedó en stand by hasta que despertó de nuevo durante el confinamiento. «Como estuve sola, encerrada en casa, aproveché el tiempo para crear mi marca ilustrada, cuyos personajes son la imagen de todo tipo de artículos».

De su estilo, la reusense destaca que «es naíf y muy colorido, porque casi siempre vamos todos vestidos iguales y creo que falta color a la vida». A cerca de por qué es importante que en la vida haya más color, la ilustradora dice que «es el reflejo de nuestra actitud, es decir, de si hemos escogido vivir entre tonalidades grises o una vida llena de luminosidad».

Por ello, se siente cómoda utilizando «colores frescos como amarillos y naranjas». Y sobre los protagonistas de sus ilustraciones, le gusta dibujar «personajes femeninos que se sienten realizados, es decir, plasmar sus momentos de satisfacción personal». Así, a través de su universo ilustrado, quiere hacer «un llamamiento a que todo el mundo encuentre su propósito en la vida, es decir, a pensar en aquello que nos hace sentir bien».

Viajar y conectar

En este sentido, viajar le ha hecho ver que, en la vida, «lo más importante es el tiempo y la calidad de él mismo, ya que te permite conocer diferentes perspectivas de la vida y distintas maneras de hacer».

Asimismo, dice que «me entusiasma animar a las personas a conectar con su parte más creativa», por lo que opina que «si todo el mundo hiciera lo que realmente le gusta, el mundo sería un lugar mejor y nos sentiríamos más realizados». Además, señala que «el problema es que actuamos de forma autómata, haciendo cosas que nos disgustan; cuando deberíamos tomarnos nuestro tiempo para hacer aquello que nos hace realmente felices». Por ello, ‘Núria La Gràcia’ está en el camino de conectar con su parte más creativa, ya que «quiero adaptar el trabajo a mis necesidades, es decir, prefiero un estilo de vida minimalista, para tener más tiempo de hacer aquello que me gusta».

‘Los viajes de Pila’

Una manera de pensar que comparte con Pila, la protagonista del cuento Los viajes de Pila (Torres Editores), una niña que ha nacido con una ‘pilacurialidad’ y es que tiene una pila en su interior, pero para descubrir su secreto antes necesitará hacer un viaje que la transformará para siempre.

«Pila es mi alter ego, una persona con una alta sensibilidad, lo que significa que capta más estímulos emocionales y sensoriales que los demás, por lo que necesita ser consciente de todo ello para aprender a poner límites», explica la reusense.

En este sentido, la ‘batería’ interior de la ‘Núria La Gràcia’ se agota cuando «estoy rodeada de personas que critican a otras o que se quejan de todo, pero a la vez no hacen nada para cambiar la situación», mientras que «lo que me carga las pilas es viajar, conocer a personas nuevas y emprender proyectos que contribuyan a mejorar el bienestar de la sociedad».

Comentarios
Multimedia Diari