Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

Parc Samà: un paseo entre palmeras, animales y puentes colgantes

Un jardín romántico en el Baix Camp. Construido en 1881 en Cambrils por el heredero de una familia de indianos, sigue albergando especies de todo el mundo

| Actualizado a 21 octubre 2022 08:03
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

A pocos kilómetros de Montbrió del Camp, en el término municipal de Cambrils, se encuentra el Parc Samà, un jardín botánico privado inspirado en el romanticismo donde pasear entre palmeras, cruzar puentes colgantes y contemplar algunas especies exóticas.

¿Quién construyó el Parc Samà?

Salvador Samà i Torrents (Barcelona, 1861-1933) fue quien encargó a José Fontserè i Mestres, autor del Parc de la Ciutadella, el diseño y la construcción del Parc Samà.

Miembro del Partido Liberal, Samà fue Diputado, Senador y alcalde de Barcelona, entre 1905 y 1906 y entre 1910 y 1911. También fue miembro de las juntas organizadoras de la Exposición Universal de Barcelona de 1888 y de la Exposición Internacional de Barcelona de 1929.

Heredó de su tío abuelo el título de marquès de Marianao, que se había enriquecido en Cuba gracias a sus negocios relacionados con el tráfico de esclavos. La influencia de los viajes familiares se tradujo en la incorporación a la finca de elementos decorativos, plantas y animales para decorar la finca traídos de Cuba, Inglaterra, Francia, y algunos inclusos de China. De hecho, hay documentación donde se recoge que en el Parc Samá llegó a haber una extensa colección de animales entre los que se contaban lobos, monos, cocodrilos, una pantera e incluso un oso.

La idea de Samà, que estaba muy interesado en los movimientos artísticos y sociales, era rodear con unos amplios jardines el palacete que hizo construir en el lugar donde originalmente se levantaba una pequeña masía catalana. Y lo consiguió.

Una finca privada abierta al público

Aunque sigue siendo de propiedad privada, hace años que el Parc Samá ha abierto las puertas de sus jardines a los visitantes. De hecho, fue Salvador Samà i Coll, nieto del fundador, el primero en abrir las puertas a los visitantes y hoy en día también se ha convertido en espacio donde celebrar eventos familiares y corporativos.

El conjunto arquitectónico del Parc Samà incluye un palacete (no visitable), un lago con puentes colgantes y jardines que fueron diseñados en pleno romanticismo. Además, más allá de la exuberante vegetación, también hay una colección zoológica que incluye gamos, pavos reales, guacamayos, faisanes, patos, tortugas, erizos, etc.

Uno de los puntos más espectaculares del Parc Samà es el lago, donde hay tres islas unidas por puentes que imitan troncos de madera. En la isla central hay una elevación donde se puede acceder con facilidad para contemplar el jardín desde las alturas. Un poco más allá de la extensión de agua, el visitante se encuentra la Gruta del Taxodium, con un pasillo de reducidas dimensiones que permite acceder al bosque y al jardín posterior a través de un puente que, años atrás, contó con un sistema hidráulico interno que permitía hacer “juegos de agua”, muy típicos de los jardines románticos de centro Europa.

Ahora bien, sin duda lo que más interés despierta entre los pequeños es el bosque de gamos, un cérvido de tamaño medio, y también el Aviario Marianao donde las aves exóticas sobrevuelan y cacarean sobre las cabezas de los visitantes.

En cuanto a la flora del parque, vale la pena adentrarse en el invernadero, de 350 m2, que alberga más de 75 especies de palmáceas y otros árboles tropicales. Antiguamente, este espacio era el picadero donde Salvador Samà fomentaba otra de sus pasiones, la equitación. El jardín original contaba con otro invernadero, pero este fue destruido durante la Guerra Civil. Durante los años que duró el conflicto el palacio y los jardines fueron confiscados por el Comitè Antifeixista de Cambrils y el recinto pasó a convertirse en un Centro de Instrucción Militar, aunque a finales de 1938 se le dió uso hospitalario, para atender a los soldados heridos en el frente. Si uno presta atención durante la visita, será capaz de localizar el rótulo de la cocina de intendencia y la entrada del refugio antiaéreo.

Actualmente, el Parc Samà está protegido como Bien de Interés Cultural (BIC) y pertenece al Itinerario Europeo de Jardines Históricos.

El Parc Samà se viste de Halloween

Hasta el próximo 6 de noviembre algunos espacios del Parc Samà están tematizados por la celebración de Halloween. A las ya típicas decoraciones con telarañas, calaveras e insectos se suma este año el estreno de una especie de pasaje de terror natural al aire libre en la zona del laberinto.

Además, durante todos los fines de semana, se ofrecen de forma gratuita (hay que pagar la entrada al parque) talleres para niños de globoflexia, dibujos mágicos, manualidades con calabazas. Estas actividades se han programado los sábados y domingos, tanto en horario de mañana (de 11:00 a 13:00 horas) como de tarde (de 16:00 a 18:00 horas).

Para más información clica en el blog DE RUTA EN FAMILIA

Comentarios
Multimedia Diari