Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

Retos virales, ¿una espiral sin fin?

Salud. Para muchos jóvenes, la obsesión por lograr ‘likes’está por encima de las posibles consecuencias peligrosas

| Actualizado a 02 mayo 2022 12:58
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Un 21% de los jóvenes de entre 13 y 19 años ha participado en retos en línea, el 14% de los encuestados tenía entre 13 y 15 años y el 9% correspondía a jóvenes de entre 18 y 19 años. Y un 2% afirma haber hecho retos que ellos mismos consideran peligrosos. Todos son datos de un estudio impulsado por la red social TikTok y que ponen en evidencia el ‘culto’ por los retos virales entre los adolescentes y preadolescentes.

Sobre este fenómeno, la profesora de los Estudios de Derecho y Ciencia Política de la UOC e investigadora del grupo VICRIM-Sistema de Justicia Penal, Irene Montiel, describe que «un reto es una situación difícil o arriesgada que nos pone a prueba y que no sabemos, a ciencia cierta, si vamos a poder superar», mientras que hablamos de reto viral cuando «esta situación se da a través de internet –normalmente en las redes sociales– y se produce un efecto en cadena, es decir, alguien lanza un reto y si resulta de interés empieza a circular de manera masiva, entonces mucha gente lo empieza a hacer y a compartir en las plataformas».

En este sentido, un reto viral nos pone a prueba, pero no significa que siempre sea peligroso. Al respecto, la especialista afirma que «hay muchos retos que son de tipo solidario o que tienen un componente de tipo social, es decir, que no necesariamente entrañan un riesgo para la salud física o psicológica de quien lo practica; encambio, son los realmente peligrosos los que más deberían preocuparnos». En el caso de España, los datos de un reciente estudio de la Universidad Internacional de La Rioja indican que «un 80% ha llevado a cabo retos virales de tipo social –que no conllevan ningún peligro para los participantes y tienen un componente social o familiar–, un 20% ha realizado retos solidarios (por una causa social o de ayuda) y un 8% ha completado retos peligrosos, es decir, que ponen en riesgo la vida o la integridad física o psicológica de las personas.

Desarrollo

En cuanto a por qué los jóvenes se sienten atraídos por los retos virales, el primer motivo es que se producen a través de las redes sociales. «Los jóvenes son los principales usuarios de estas plataformas, es decir, es su terreno de juego», afirma Irene Montiel. En segundo lugar, la experta detalla que «a nivel madurativo, en la etapa de preadolescencia y adolescencia se produce una importante reorganización cerebral, cuando los jóvenes se mueven principalmente por la búsqueda del placer inmediato y la aprobación social y el sentimiento de pertenencia al grupo». Sigue explicando que «la parte del cerebro que se encarga de controlar los impulsos, de planificar y de pensar en las consecuencias de los actos es el córtex prefrontal que en esta etapa no está desarrollado, por lo que los adolescentes se mueven más por la parte emocional generada por el sistema límbico».

A todo ello, se suma que la adolescencia es la etapa en la que «el adolescente forma su identidad y, para ello, necesita ponerse a prueba constantemente, es decir, la asunción de riesgos es algo normativo en esta etapa». Pero, advierte que «muchos de los retos virales ponen en riesgo la salud integral de los menores, y por esta razón preocupan tanto».

En cuanto a qué adolescentes son más vulnerables, la experta dice que «podríamos hablar de una mayor vulnerabilidad entre los adolescentes que necesitan, de una manera extrema, la aprobación de los demás». «Estas personas creen que en las redes sociales y a través de los retos pueden conseguir más likes que, no solo les ofrecen esta aprobación social, sino que además les producen en el cerebro una descarga continua de dopamina, que activa el sistema de recompensa que hay en nuestro cerebro», detalla la profesora de los Estudios de Derecho.

Identificar el peligro

¿Cómo podemos advertir que un reto viral es peligroso? Irene Montiel describe que «la característica principal es que pone en riesgo la salud física o mental. Por ejemplo, todos los retos que promueven la agresión física de otra persona, como ‘La caza del pijo’, evidentemente ponen en riesgo la salud y constituyen una agresión, llegando a ser un delito; también aquellos retos que suponen un riesgo para la propia salud, como consumir ciertas sustancias; o que tienen que ver con conductas autolesivas, como el ‘Reto del Momo’ o ‘La Ballena azul’, que son los más peligrosos».

Ejemplos que demuestran que un reto viral no siempre es un inofensivo juego. «Aunque no todos los retos virales son peligrosos, muchos sí que lo son y, como se presentan como un juego, el niño o la niña puede no conocer las consecuencias que se pueden derivar, como los efectos de tomar ciertas sustancias que pueden llegar a causar la muerte», afirma Irene Montiel.

En cuanto a cómo deben actuar las familias y la escuela, la experta dice que «lo más importante es conocer su existencia y eliminar algunas creencias, como pensar que solo los niños con un perfil más problemático son quienes los hacen, cuando en realidad hay muchos adolescentes que están perfectamente integrados y se ven implicados en estas situaciones porque quieren agradar».

Además, sigue explicando, «es relevante que las familias ejerzan estrategias de mediación sobre el uso de internet –deben conocer en qué redes sociales tienen perfiles sus hijos, si son adecuadas según la edad–, etc.».

En conclusión, «lo fundamental es establecer una comunicación fluida entre padres e hijos, para que conozcan las consecuencias que pueden tener los retos virales».

Comentarios
Multimedia Diari