Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

Sandra Barneda: «El amor y el dolor se posan donde quieren y cuando quieren»

‘Las olas del tiempo perdido’ es la nueva novela de la presentadora, un thriller emocional con el que viaja a los veranos de la infancia y explora los sentimientos del reencuentro

| Actualizado a 30 noviembre 2022 14:04
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Una muerte en la época de juventud marcará a un grupo de amigos para siempre. Decidieron ignorarla, dispersarse y seguir adelante. Sin embargo, el pasado quedó latente, hasta que veintiún años después, volvieron a reencontrarse. Las olas del tiempo perdido (Editorial Planeta) es la nueva novela de Sandra Barneda, que habla de sentimientos, de amistad y pérdida, de veranos eternos, de nostalgia. Una reunión de unos pocos días donde las emociones emergerán y nada será lo que parece.

¿Qué paralelismos hay con ‘Un océano para llegar a ti’?
Podría haber similitudes, son dos novelas que quizás tienen cierta continuidad, hermanadas en la base de lo que puede provocar una pérdida. En el primer caso habla de un acercamiento y aquí planteo el alejamiento de una amistad que, al mismo tiempo, provoca un acercamiento 21 años después.

¿Cómo describiría los sentimientos que viven los personajes?
Hay mucha rabia escondida. Van al encuentro obligados, son personajes heridos por la vida, que llevan el peso más que la liviandad, que decidieron o quisieron gobernar al olvido, incluso al amor y que en este reencuentro se pueden dar cuenta de que tanto el amor como el olvido y el dolor se posan cuando quieren y donde quieren.

Vuelve a plasmar la tensión emocional.
Es lo que más me gusta. Más que lo que les ocurre por fuera, qué les está ocurriendo a los personajes por dentro porque no todo el mundo hace como piensa y como siente y eso es muy interesante. Es como un thriller emocional que al lector le divierte. Cómo se sienten y, al mismo tiempo, cómo están actuando en la realidad.

En este sentido, ¿es una crítica a la sociedad actual?
No, al menos de forma consciente. Pero es una opción para quien lo quiera ver así. Si nos quedamos con esa cara, con la que no es real, adormilamos nuestra posibilidad de sentir, lo bueno o lo malo.

¿Quién tiene más cartas guardadas?
Todos las tienen. Lo que parece ser un reencuentro, en realidad es como las matrioshkas, van saliendo cartas guardadas.

¿Las amistades son para siempre?
Las relaciones van cambiando. O sea, las tribus, los grupos de amigos van cambiando, pero en cuanto a la cotidianeidad, en cuanto al verte con frecuencia. Sin embargo, aunque no todo tiene que tener siempre la misma intensidad, las amistades pueden llegar a ser para toda la vida.

¿Usted tiene tribu?
Sí. Tengo primera tribu, la mantengo, no nos vemos asiduamente, pero sí.

¿Y se deben mezclar?
Las buenas tribus, si son tribus, se pueden mezclar y son fantásticas. Yo soy muy de mezclar tribus y salen bien. Los amigos de tus amigos son tus amigos. Yo me he llevado bien.

Parte de una muerte que los marca a todos. ¿Para avanzar hay que retroceder?
Si no sabes dónde estás en cada momento, es imposible encontrar el norte. Más que retroceder es ponerle conciencia al cambio que haya ocurrido y si no hay un porqué o no lo encuentras, simplemente aceptarlo y digerirlo, no intentar pasar por encima.

$!Sandra Barneda. Foto: © Carlos Ruiz B.k.

¿El verano está idealizado?
No. Cuando eres pequeño los veranos son mucho más largos, pero las vacaciones, el verano puedes realmente vivirlo con la misma ilusión, de tal manera que se asemeje a la intensidad de cuando eras niño. Por supuesto, esos veranos tan largos, en los que no parecía que había final, incluso que no parecía que fuera a ocurrir nada malo, evidentemente, terminan con la primera juventud.

¿Por qué este libro de la juventud, de la amistad?
Es un libro que celebra la vida. Es una declaración de intenciones. El propio poema de Whitman, en su última frase, dice que la vida ha pasado sin que tú la vivas y ese es un poco el punto de partida. Los personajes regresan para recuperar ese carpe diem que celebraban cuando eran jóvenes y estaban juntos. Hacen toda una evolución en cuatro días.

Ahora que están tan de moda los grupos de Whatsapp de antiguos compañeros, ¿cree que es posible volver a conectar?
Creo que en estos encuentros pueden pasar muchas cosas, en cuatro días intensos de estar juntos, empiezas de una manera y terminarás de otra. Seguramente hay que recordar y ponerse al día. Creo que hay un parón, sobre todo para mirarte a ti, a través de ellos.

La sociedad actual no permite demasiados parones.
Si sientes la necesidad, hay que hacer el parón. Depende de lo que uno sienta, de lo que le toca en cada momento. Personalmente, creo que está bien reflexionar porque siempre tirar hacia adelante sin reflexionar es como dejarte llevar por el GPS y, si no lo has actualizado, de repente te vas al agua. ¿Quién es la sociedad actual?

La televisión, por ejemplo, que es inmediatez. Usted trabaja en ella.
No es tanta inmediatez. Hay mucho preparado, también. La mejor improvisación es la preparada. En cualquier caso, creo en el fluir de la vida porque es imposible tenerlo todo ligado. Que en un momento determinado sueltes cuerda y te plantees fluir con la vida.

Comentarios
Multimedia Diari